POLÍTICA

Díaz dice que no son días "fáciles" y que pedirá a Griñán el escaño si se le imputa un delito

09/04/2015 10:07 CEST | Actualizado 09/04/2015 11:21 CEST

La presidenta en funciones de Andalucía, Susana Díaz, ha asegurado que “no están siendo” días fáciles por la ronda de declaraciones en el Tribunal Supremo por el caso de los ERE y ha insistido en que si el juez imputa un delito a José Antonio Griñán y Manuel Chaves, les pedirá que dejen su escaño.

En una entrevista en El Programa de Ana Rosa, la líder del PSOE andaluz ha dicho que espera que la Justicia sea lo “más rápida” posible para que se aclare la situación “cuanto antes”, ya que será mejor para los ciudadanos y para que los “responsables asuman esa responsabilidad también”.

Díaz ha afirmado que tiene la misma “vara de medir” para todos los casos y ha subrayado que en las elecciones ya dijo que no iba a tener ningún imputado sentado en ninguna Cámara. La presidenta ha revelado que comunicó personalmente a los dos expresidentes su postura.

"No fue una negociación o diálogo, yo les comuniqué lo que le había comunicado a todos los andaluces porque tengo que usar la misma vara de medir con todos y voy a hacerlo por igual", ha declarado.

Respecto a si Griñán -al que considera inocente- ya ha respondido políticamente por el caso de los ERE, ha señalado: "Hoy no sería presidenta si no se hubiera asumido esa responsabilidad".

PIDE A LOS PARTIDOS QUE NO BLOQUEEN EL GOBIERNO

Estas palabras de Díaz llegan en plena negociación en Andalucía del PSOE con el resto de partidos para lograr la investidura de la presidenta. Hasta el momento, los socialistas no han conseguido arrancar el apoyo de ninguno de los partidos de la Cámara -PP, Podemos, Ciudadanos e IU-.

La presidenta ha pedido al resto de partidos durante su intervención que no bloqueen el Gobierno de Andalucía si no tienen una candidatura alternativa para el Ejecutivo. La negativa a facilitar su investidura, según Díaz, se debe al "tacticismo político" y a que no quieren que se produzca hasta después de las municipales del 24 de mayo.

El Partido Popular ha dicho que no se opondría a la investidura si el PSOE respeta a la lista más votada en las próximas elecciones municipales, extremo al que no están dispuestos a ceder los socialistas. Podemos y Ciudadanos han puesto sobre la mesa la condición de que los expresidentes autonómicos Manuel Chaves y José Antonio Griñán dejen sus escaños en el Congreso y en el Senado respectivamente.

Esta posición de parlamentarios les permite ser aforados, por lo que tienen que rendir cuentas por el caso de los ERE ante el Tribunal Supremo y no ante un juzgado ordinario. Precisamente, este jueves declara ante el Alto Tribunal Griñán, mentor político de Díaz y su antecesor en el cargo. Cuando le han preguntado por su relación de ahijada política, Díaz ha dicho que solo tiene un padre y un padrino, "que los dos son fontaneros".

Por lo tanto, las negociaciones para la investidura están condicionadas en parte por lo que suceda en el Supremo. El PSOE se reunió este miércoles con el PP y constataron las diferencias casi irreconciliables. Este jueves continúa la ronda con Ciudadanos y esta semana podría ser también la reunión entre las delegaciones socialistas y de Podemos, dentro de esta segunda ronda de contactos.

El nuevo Parlamento andaluz se constituirá el próximo 16 de abril. Para ser investida presidenta en la primera vuelta Díaz necesitaría contar con mayoría absoluta (55 de los 109 diputados del Parlamento). El PSOE logró 47 el pasado 22 de marzo, por lo que le harían falta los votos de PP (33), Podemos (15) o Ciudadanos (9). De no conseguirlos, en la segunda tendría que contar con mayoría simple y le bastaría con que se abstuviera alguno. En caso de fracasar en el segundo intento -tiene un plazo de dos meses-, tendría que convocar de nuevo comicios autonómicos.

La presidenta ha pedido "sentido común" y "responsabilidad" a todas las fuerzas. En este sentido, ha dicho que ella ha entendido el mensaje que han mandado los ciudadanos el 22-M: que gobierne el PSOE, pero "con diálogo". "Yo no voy a gobernar ni con el PP ni con Podemos, no voy a gobernar con nadie", ha recalcado, a la vez que ha resaltado que la negociación no puede ser un "trueque".

NO SE PRESENTARÁ A LAS PRIMARIAS Y SERÁ “NEUTRAL”

Sobre la situación interna del PSOE, Díaz ha remarcado que el secretario general, Pedro Sánchez, cuenta con el apoyo y la ayuda de los socialistas andaluces. Sobre las primarias de julio para elegir al candidato a La Moncloa, ha comentado que los militantes decidirán cuando llegue ese momento.

¿Tiene Sánchez su apoyo para esa carrera? “Ni lo tiene ni lo deja de tener”, ha contestado Díaz, quien ha hecho hincapié en que no se va a presentar y que no va a apoyar a nadie -se mantendrá "neutral"-. “Votaré como una militante más”, ha apostillado.

Durante sus contestaciones sobre la situación del partido, Díaz ha dejado entrever que conocía que el rey iba a abdicar. Ha recordado que apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba la noche después de las elecciones europeas. Al día siguiente anunció el entonces líder socialista que convocaba un congreso extraordinario para el verano. En ese momento no se sabía públicamente la decisión de don Juan Carlos, que se produjo unos días más tarde.

“Sabía lo que se jugaba España, sabía las decisiones sobre la mesa y nunca he perdido de vista que el PSOE vertebra España”, ha sentenciado. “Esa semana el PSOE tenía que estar a la altura”, ha precisado.

TE PUEDE INTERESAR...