INTERNACIONAL

Panamá, testigo del histórico encuentro entre Obama y Castro

10/04/2015 10:57 CEST | Actualizado 10/04/2015 12:38 CEST

Panamá acoge este fin de semana una Cumbre de las Américas histórica por la presencia por primera vez desde 1994 de Cuba en una cita de estas características pero que podría quedar eclipsada por la actual tensión entre Venezuela y Estados Unidos a raíz de las sanciones impuestas por Washington contra algunos altos cargos venezolanos por haber cometido abusos de los Derechos Humanos.

El tema elegido para la VII Cumbre de las Américas es 'Prosperidad con Equidad: El Desafío de la Cooperación en las Américas' y, aunque como aseguraba esta semana la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel Saint Malo, hay una agenda definida, "los jefes de Estado son soberanos y libres de modificarla".

TODOS PENDIENTES DE UN SALUDO

Así las cosas, todas las miradas están puestas en el que será sin duda uno de los momentos históricos que dejará esta cita: el saludo entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y el cubano, Raúl Castro, después de que ambos anunciaran el pasado 17 de diciembre que los dos países iban a reanudar las relaciones diplomáticas. Ambos ya se habían estrechado las manos durante el funeral de Nelson Mandela en diciembre de 2013.

Desde la Casa Blanca han aclarado que Obama no tiene previsto ninguna reunión propiamente dicha con Castro, pero dan por seguro que ambos podrán "interactuar" durante los dos días de la cumbre. "Estamos seguros de que tendremos la oportunidad de tener un intercambio entre el presidente Castro y el presidente Obama, como con otros líderes de la cumbre", ha indicado el director para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Ricardo Zúñiga.

Además, parece más que probable que el presidente estadounidense aprovechará esta cita para anunciar oficialmente la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo. Según ha informado la CNN, el Departamento de Estado ya ha enviado la recomendación formal a Obama para que dé este paso. La salida de Cuba de esta lista es una de las condiciones que ha impuesto La Habana para proceder a la reapertura de las respectivas embajadas en el marco del proceso de 'descongelación' de las relaciones iniciado el pasado diciembre.

RIFIRRAFE CON VENEZUELA

Sin embargo, la celebrada presencia de Cuba en esta cita, que ya se había confirmado antes del acercamiento con Washington y que varios de los países de la región habían impuesto como condición para acudir ya en la anterior cumbre de Cartagena de Indias en 2012, podría verse eclipsada por el último rifirrafe entre Estados Unidos y Venezuela.

Obama aprobó el pasado marzo una orden ejecutiva por la que se considera a Venezuela una amenaza para la seguridad de Estados Unidos además de imponer sanciones a varios altos cargos de la Administración de Nicolás Maduro por abusos de los Derechos Humanos. La medida ha provocado las iras del presidente venezolano que ha puesto en marcha una campaña para recoger 10 millones de firmas reclamando a Obama que la revoque.

La intención declarada del presidente venezolano es entregar a su homólogo estadounidense las firmas y, según los últimos datos revelados por el Gobierno venezolano, ya se estaría cerca de la cifra de los 10 millones.

El choque con Venezuela ha puesto a Obama en una situación incómoda, ya que han sido varios los países que han salido en defensa de Maduro, principalmente los integrantes del ALBA, pero también algunos aliados tradicionales como el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Desde la Casa Blanca no han querido entrar a valorar estos apoyos y aseguran que las sanciones contra Venezuela no figuran en la agenda del presidente durante su estancia en Panamá. No obstante, se han hecho algunos gestos para calmar los ánimos. El primero de ellos lo hizo el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, quien dijo el martes que su país no considera a Venezuela como una amenaza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

OFRECIDO POR NISSAN