INTERNACIONAL

Empieza el desmantelamiento de Chernóbil 29 años después de la tragedia

11/04/2015 21:46 CEST | Actualizado 11/04/2015 21:46 CEST
REUTERS

Las autoridades ucranianas han comenzado por fin este fin de semana el desmantelamiento de los tres primeros reactores de la planta nuclear de Chernóbil, 29 años después del mayor desastre nuclear de la historia.

A pesar de que el cuarto reactor quedó inoperativo tras la fusión declarada en 1986, los reactores 1, 2 y 3 siguieron funcionando durante años después de la catástrofe, hasta que dejaron de operar en 1996, 1991 y 2000, respectivamente.

El proceso de decomisado que ha puesto en marcha la Inspectoría Estatal para la Regulación Nuclear tardará diez años en acometerse y cuenta con un presupuesto de 30,2 millones de dólares -unos 28,5 millones de euros- para garantizar "el almacenamiento seguro y controlado de las sustancias radiactivas y fuentes de radiación que contienen".

La Inspectoría asegura que los efectos actuales de la radiación en la zona circundante "ya no exceden los límites establecidos", según un comunicado recogido por la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

De todos modos, Chernóbil dista todavía de ser un ambiente completamente seguro, por lo que se está construyendo un escudo antirradiación alrededor del devastado reactor de la unidad 4 para impedir la filtración radiactiva que todavía persiste, casi tres décadas después del terrible suceso.

UN DESASTRE IMBORRABLE

El 26 de abril de 1986 se decretó el nivel de alerta 7 tras la explosión del reactor número 4 de la central de Chernóbil, en Ucrania, territorio que en ese momento pertenecía a la hoy extinta URSS. El equipo que operaba en la central causó de forma no voluntaria el desastre, al colapsar el reactor. Una sobrecarga de energía inesperada ocurrió durante un experimento para probar el nuevo núcleo enfriador de emergencia. La explosión y el fuego liberaron grandes cantidades de partículas radioactivas en la atmósfera. Los trabajadores intentaron un apagón de emergencia, pero esto falló, causando que surgiera un exponencial aumento de la energía. Según algunas estimaciones el reactor sobrepasó alrededor de diez veces la potencia normal de funcionamiento.

Más de 350.400 personas fueron evacuadas y reubicadas desde las zonas más gravemente contaminadas. El Foro sobre Chernobyl predice una cifra de 4.000 muertos entre las personas expuestas a los más altos niveles de radiación.