POLÍTICA

González da su apoyo a Sánchez y pide al PSOE ser la vía entre "inmovilistas y liquidacionistas"

12/04/2015 14:48 CEST | Actualizado 13/04/2015 09:05 CEST

Y Felipe González habló. A poco más de cuarenta días de las elecciones del 24 de mayo, el expresidente del Gobierno ha mandado en público un mensaje a todo el partido: va a apoyar a Pedro Sánchez “en todo lo que pueda” y la formación tiene que ser la vía entre los “inmovilistas” y los "liquidacionistas".

González se ha llevado todo el protagonismo este domingo en la clausura de la convención municipal del PSOE -pistoletazo de salida de la campaña-, donde ha hecho de telonero del actual secretario general. Mientras, miraba en primera fila con gesto serio José Luis Rodríguez Zapatero, que no ha entrado con las ‘estrellas’ del cónclave y no ha tomado la palabra.

Durante su intervención, González ha revelado que no apoyó a Sánchez en la consulta del pasado mes de julio, pero que ahora está con él. "En las primarias no le voté a él, pero estoy a su disposición, es mi secretario general y a él voy a apoyar todo lo que pueda, y eso es lo que pido como cultura de partido", ha proclamado.

Estas palabras llegan después del cuestionamiento interno por parte de algunos sectores del partido acerca del liderazgo de Sánchez. González ha hecho un viaje inverso al de Rodríguez Zapatero, que remó a favor de Sánchez en verano y se ha ido distanciando en los últimos meses.

felipe

"PONTE LAS PILAS"

Tras estas palabras del expresidente, los más próximos al actual líder socialista se mostraban exultantes, pues es un espaldarazo de cara a las primarias de julio. Hasta el momento nadie ha dado un paso adelante, pero no se descarta que haya quien decida disputar el puesto de candidato a La Moncloa si hay un mal resultado electoral el 24 de mayo.

Además, el apoyo de González no ha sido algo fácil para el sanchismo. El expresidente no lo respaldó en verano, pero es que, además, no le sentó bien en el inicio en Ferraz el discurso contra históricos dirigentes en episodios como el de las tarjetas black de Caja Madrid. Pero hoy ha decidido dar la vuelta a la sartén ante los suyos, los candidatos en las elecciones municipales. Aunque ha dicho que se toma “muy en serio” lo de la metáfora de los jarrones chinos en pequeños apartamentos, les ha reiterado en varias ocasiones su respaldo al secretario general. Aplausos y mensaje para los críticos.

Eso sí, cuando se ha despedido, le ha dado un consejo: “¡Ponte las pilas!”

Si González estaba dispuesto a dar un chute a los suyos y a la dirección, Zapatero ha asistido casi como un convidado de piedra a esta clausura. No ha querido pararse ante los periodistas y se ha limitado a decir “sí, claro, siempre” cuando le han preguntado sobre si apoyaba a Sánchez mientras se marchaba. Sánchez todavía no le ha perdonado su reunión con Pablo Iglesias e Íñigo Errejón y el expresidente sigue con el mal sabor de boca por el anuncio de Ferraz de retocar su reforma constitucional.

pedro

"ÁNIMOS" FRENTE A LA "PSICOPOLÍTICA"

Ante el clamor de los suyos, González les ha dicho que tienen que “levantar el ánimo”. “No estamos con mayores dificultades que en 1979, sino diferentes”, les ha comentado, a la vez que ha censurado la “moda” de la “psicopolítica”, que consiste, en su opinión, en decir lo que la gente quiere oír. Un dardo directo para Podemos.

A su juicio, fue la “psicopolítica” lo que hundió a la II República. Algún intelectual, ha proseguido, dijo que aquello no era lo que esperaba, y “entonces lo que llegó fue el chiquitito 40 años”. Y, en este sentido, ha avisado de que España se ha hecho “un poco más provinciana” y no mira lo que está pasando fuera. En su opinión, la recuperación se debe al precio de petróleo y a las medidas que está tomando el Banco Central Europeo.

Durante esta convención, han intentado los socialistas no entrar de lleno en la crítica a Podemos y se han presentado como la “alternativa real” de izquierdas frente al PP. “Somos el fondo de armario”, ha llegado a definir al partido durante la clausura la organizadora de la cita y responsable de política municipal, Adriana Lastra.

pedro sánchez

UNA CAMPAÑA “EN LIMPIO”

Sánchez se ha ido a casa con el respaldo más querido en el partido. Pero, ¿qué ha dicho? El secretario general ha ordenado a los presentes -unas 2.500 personas han participado en la convención- que hagan una campaña “positiva, constructiva, limpia, cercana y sin insultos”. Este discurso va muy en la línea de lo expresado por la líder del PSOE-A, Susana Díaz, durante la campaña electoral.

"Si lo hacemos así, estoy convencido de que ganaremos las elecciones", ha avisado a los suyos, a la vez que ha dicho que su partido pisa en “tierra firme” y tiene proyecto. Tenía ganas ya de aplicar las máximas de la campaña, bajo el lema Gobernar para la mayoría, y no ha sido excesivamente crítico con sus oponentes. Para Sánchez, "lo grave es que cuando uno define lo que es normal y lo que no es normal, lo que está haciendo es excluir. Rajoy es un presidente excluyente, porque qué es normal y qué es no normal”.

Las luces de la convención se apagan, se demonta el escenario, los candidatos vuelven a sus municipios... y Pedro Sánchez duerme esta noche más tranquilo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...