POLÍTICA

Jaume Collboni (PSC): "Salgo a ganar, no a pactar"

14/04/2015 10:29 CEST | Actualizado 14/04/2015 10:29 CEST
ANTONIO RUIZ

Estos días Jaume Collboni (PSC) no tiene tiempo ni de leer alguna novela. Está a las puertas de su gran examen del 24 de mayo. Hace un año dejó su escaño en en el Parlament para presentarse a las primarias de su partido y lograr su gran objetivo: ser el próximo alcalde socialista de Barcelona. Llega la hora de las urnas.

Las elecciones en la capital catalana se han convertido en una batalla apasionante con candidatos como Ada Colau (Barcelona en Comú), Alfred Bosch (ERC) y Xavier Trias (CiU). Las encuestas no le son favorables, pero Collboni tiene en la cabeza ser el alcalde de la “Barcelona de los derechos”. Es lo que quiere para su ciudad aquel niño criado en el Baix Guinardó, el joven vinculado a los movimientos estudiantiles y sindicales que compartía piso en la Teixonera y en el Gòtic y el hoy dirigente del PSC que vive con su marido en la Dreta de l’Eixample.

Tras años de fugas del PSC a otros partidos, Collboni se enorgullece de haber revertido el proceso con el fichaje para su lista de Joaquim Mestre (ICV) y advierte de que no piensa poner a cero el contador del socialismo. Este admirador confeso de la obra de Arthur Schopenhauer y de la filmografía de Stanley Kubrick, tiene claro que Barcelona es el “reflejo” de lo que son los socialistas.

Llega a las elecciones con el PSC en un momento complicado y no tiene las encuestas a su favor. ¿Por qué ha evolucionado así el PSC? ¿Y cómo encara la campaña desde esa posición?

La encaramos como siempre, hablando de las cosas que importan a la gente, que son el empleo y las desigualdades, que se han incrementado en los últimos cuatro años. Esto se debe a unas políticas que no han aprovechado la buena salud económica que tenía la ciudad y que heredó Xavier Trias de Jordi Hereu (PSC). En la medida en que hablemos de la ciudad y de la gestión, los ciudadanos van a reconocer el buen gobierno que han hecho los socialistas en Barcelona. No voy a poner el contador a cero de la historia de la izquierda, la voy a reivindicar porque es la mejor carta de presentación.

El momento electoral del PSC es fruto de la coyuntura y el contexto político de Cataluña por el debate independentista. Esto ha provocado que una parte del electorado se decante por otras opciones, pero a nivel municipal la gente reconoce el buen trabajo.

¿Qué resultado confía en lograr el 24-M?

Yo salgo a ganar evidentemente, no voy a renunciar a ganar en una ciudad que hemos gobernado en 30 años. En términos generales, Barcelona es el reflejo de lo que los socialistas somos. Es abierta, cosmopolita, una auténtica ciudad del mundo y, a la vez, ha sido capaz de mantener un nivel de cohesión social y de calidad de vida muy alto. Es nuestro ADN, nuestra carta de presentación.

collboni

"SI NO GANO, NO TENGO EN LA CABEZA UN PACTO"

Lo que parece claro es que el 24-M va a cambiar el mapa político como lo conocíamos. ¿Con quién está dispuesto a pactar? ¿Con quién nunca lo haría?

Se va a fragmentar mucho, es una evidencia. Yo salgo a ganar, no a pactar. Y, por lo tanto, si soy la candidatura más votada y no tengo la mayoría suficiente para formar gobierno, abriré conversaciones en base a un programa de progreso, no en base a unas siglas. En la medida en que haya acuerdo, configuraré esa mayoría. Si no gano, no tengo en la cabeza llegar a ningún pacto. Puedo llegar a acuerdos puntuales porque soy partidario de una oposición constructiva.

¿Ha tenido contactos con el resto de partidos de cara al día después de las elecciones?

Sí, todos hemos hablado de una forma más formal o informal. Pero el escenario está tan abierto que es imposible hacer cábalas sobre cómo puede configurarse. Yo mantengo línea abierta con todos los grupos, tanto con aquellos con los que potencialmente sé que puedo llegar a acuerdo como con los que no.

La lucha por Barcelona se ha convertido en una batalla apasionante con nombres como Ada Colau, Xavier Trias, Alfred Bosch. ¿Quién es el rival más fuerte? ¿Y el más débil?

El rival más fuerte es la exigencia de presentar un proyecto sólido para la ciudad. Vamos a ver una campaña de un alcalde en decadencia, que no ha gobernado la ciudad y que no tiene modelo. El resto de fuerzas a nuestra izquierda no va a presentar un proyecto solvente para resolver los problemas.

"BARCELONA EN COMÚ NO ES UNA COALICIÓN SÓLIDA"

En estas elecciones aparece con fuerza Barcelona en Comú. ¿Qué le parece el fenómeno de esta candidatura? ¿Y su ‘número uno’, Ada Colau?

Yo creo que forma parte del momentum político que vivimos. No creo que tenga mucho recorrido a medio plazo, no creo que sea una coalición sólida. En su interior está plantada la semilla de las contradicciones que pueden acabar con el proyecto. Barcelona tiene que tener un proyecto sólido y opciones políticas con recorrido, conocimiento de la ciudad y capacidad de gestión.

¿Qué se ha hecho mal durante estos cuatro años en Barcelona? ¿Y bien?

Lo que se ha hecho bien ha sido mantener el funcionamiento de los servicios públicos de la ciudad que estaban bien diseñados y financiados. Pero Barcelona necesita proyectos a medio y largo plazo que ahora no tiene para seguir desarrollándose. Yo propongo un cambio en el modelo económico y social de la ciudad para que crezca, pero que sea inclusivo y no se deje fuera a capas sociales. Si seguimos con esta fórmula, Barcelona se va a fracturar en dos: una de éxito y otra de barrios olvidados.

¿Que sería lo primero que haría si llega a la Alcaldía?

Lo que ha dejado sin resolver Trias: horarios comerciales, modelo turístico, inversiones en infraestructuras estratégicas.

"CIUDADANOS ES EL PODEMOS DE LA DERECHA"

Ahora está dando el salto al resto de España Ciudadanos después de haber nacido hace años en Cataluña. ¿Cómo ve lo que está pasando?

Tenía que pasar, la derecha necesita su Podemos. Lo que estamos viendo es que el desencanto del PP tenía que cristalizar en una opción y eso es Ciudadanos a nivel de España. En Cataluña nació de otra manera, fue para hacer frente al independentismo desde posiciones muy conservadoras. Pero al final va a ser el Podemos de la derecha.

Barcelona tiene un gran éxito turístico, ¿pero qué modelo en este sentido plantearía? ¿Se ha convertido en una ciudad pensada más para el turista que para el ciudadano?

Ese es el riesgo. La ciudad tiene que tener una industria turística potente porque es una fuente de riqueza. Pero, bajo ningún concepto, tiene que ser una ciudad turística y que supedite su urbanismo, sus barrios y su modelo económico al turismo de forma exclusiva. Luego pasa lo que está pasando, que hay un nivel de saturación que hace difícil la convivencia y tiene el riesgo del monocultivo económico.

collboni

Ha fichado para su lista al concejal de ICV Joaquim Mestre. ¿Cómo puede recuperar el PSC votos de la izquierda?

El hecho de que Mestre y algunos independientes se hayan incorporado en mi candidatura es un mensaje muy claro de que el proyecto del PSC es de suma. En los últimos tiempos habíamos visto más bien salidas del partido y por primera vez en años hemos revertido este proceso. Vamos a ser coherentes con lo que hemos hecho en la ciudad, no vamos a poner el contador a cero y tenemos un modelo que, aunque hay que poner al día, es de éxito. Hay mucha gente de la izquierda y del centro-izquierda que va a reconocer esto.

Ha pedido la cocapitalidad de Barcelona y que se traslade el Senado allí. ¿Sigue manteniendo esas propuestas? ¿Cuáles son sus apuestas para que Barcelona participe en la vertebración del país?

Barcelona tiene una vocación de liderazgo global, es una ciudad del mundo. Con Trias ha perdido la vocación de liderar la zona euromediterránea. En consecuencia, tiene que ser la otra gran capital de España y, además, contar con un papel en el proceso de reforma y nuevo pacto constitucional. Si de alguna cosa ha adolecido la estructura territorial de España en los últimos años, es de querer seguir centralizando el poder político. Yo soy federalista, descentralizar instituciones del Estado es lo más normal del mundo. La propuesta del Senado -reformado y federal- la recupero de una idea de Pasqual Maragall.

Barcelona ha sido el gran escenario de las reivindicaciones independentistas con las marchas de la Diada y el 9-N. ¿Se ha rebajado el soufflé independentista desde entonces? ¿Debería haber referéndum?

La tensión ha disminuido, pero el problema político e institucional continúa existiendo. Que nadie se engañe, que no haya manifestaciones muy importantes no quiere decir que no haya un número de ciudadanos muy importante en Cataluña que quiere la ruptura del Estado. Eso es un tema que debe preocupar y ocupar al Gobierno de España. El señor Rajoy ha mirado para otro lado y ha incrementado el problema. También hay una parte muy importante que no es independentista, pero que quiere un cambio. Mi partido y yo mismo somos de los que sin ser independentistas queremos un cambio. La independencia no es la solución, sino que pasa por una Constitución que se tiene que refrendar. De este conflicto saldremos, pero con diálogo, un pacto y votando.

¿Le cuesta votos al PSC su posición ambigua sobre el derecho a decidir?

Hubo una cierta confusión, pero no solo en el PSC. Todos los partidos han tenido debate, excepto los de los extremos. Hemos tardado un tiempo, que creo que ha sido récord, en dar una respuesta y no instalarlos en el inmovilismo del PP. Ese tránsito nos ha causado un desgaste que es temporal.

"LO NATURAL ES QUE SÁNCHEZ ENCABECE LA CANDIDATURA"

En julio votarán en tres primarias en su partido: candidato a La Moncloa, candidato a la Generalitat y para número uno del PSC al Congreso. ¿Apoya a Miquel Iceta para liderar la lista de las catalanas?

Yo lo apoyo, está haciendo una labor magnífica como primer secretario y creo que es el candidato natural.

¿Respalda a Pedro Sánchez para ser el ‘número uno’ para las generales?

Yo creo que ha surgido de un proceso de elección directa de los militantes por primera vez en la historia del PSOE. Todos los que participamos en ese proceso, lo votáramos o no, teníamos en la cabeza que estábamos votando al secretario general del PSOE y al candidato a la Presidencia. En consecuencia, lo natural es que quien ganó esas primarias encabece la candidatura.

¿Y cree que Carme Chacón se presentará a alguna de estas primarias?

Eso se lo tendrá que preguntar a ella. Yo creo que Carme tiene un potencial político muy importante y que lo hará muy bien donde lo invierta.

Los ciudadanos piden cada día más transparencia a los políticos. En ese ejercicio, ¿cuánto gana al mes? ¿Le paga el partido?

Yo gano 1.900 euros netos, que es lo que establece el convenio colectivo del PSC para los técnicos titulados superiores. Yo dejé voluntariamente el escaño en el Parlament para presentarme a las primarias. Nadie me obligó, pero soy un firme partidario de que a cada político le corresponde un cargo y un sueldo. Pensé que no era honesto mantener mi escaño y salario y a la vez dedicarme a las primarias. Si no hubiera ganado, no estaría en política hoy y hubiera vuelto a la actividad privada.

Defina a…

Ada Colau: Incógnita.

Xavier Trias: Pasado.

Alfred Bosch: Fuera de la política local.

Artur Mas: Uno de los responsables de la situación más crítica de Cataluña desde que tenemos democracia.

Jordi Pujol: Ha hechos buenos todos los tópicos negativos del nacionalismo, la cartera y la bandera.

Pedro Sánchez: Futuro.

Susana Díaz: Futuro.

Pablo Iglesias: El resultado de un tiempo político y social concreto en este país.

JAUME COLLBONI

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...