INTERNACIONAL

Cerca de 700 inmigrantes naufragan en el Mediterráneo

19/04/2015 10:37 CEST | Actualizado 19/04/2015 20:43 CEST

Cerca de 700 inmigrantes están desaparecidos en las aguas del Canal de Sicilia al naufragar el pesquero en el que viajaban con destino a Italia a 60 millas al norte de las costas de Libia, confirmó este domingo la portavoz de ACNUR en Italia, Carlotta Sami.

Sami explicó que una de las 28 personas que han podido ser rescatadas con vida aseguró que en la embarcación viajaban 700 más. Según ese testimonio, relatado por Sami, los Guardacostas italianos recibieron una llamada de socorro durante la noche en la que les avisaron de que el barco en el que viajaban estos inmigrantes se encontraba en peligro.

Al menos 28 cadáveres han sido recuperados, según los medios locales, que citan a los servicios de Guardacostas italianos, de la Guardia de Finanza y de la Marina Militar. Los buques de Italia y de Malta trabajan en la zona con el objetivo de encontrar supervivientes aunque varias fuentes han indicado a los medios italianos que "no hay casi esperanzas" de rescatar a más personas con vida y que los muertos "será muchos", indica la RAI.

Ante la imposibilidad de que llegar a tiempo, la Guardia Costera pidió a un barco portugués que navegaba cerca de la zona que se desviara hasta el lugar del suceso. Cuando el barco portugués se acercaba a la embarcación en la que viajaban los inmigrantes, éstos, presos del pánico, "se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento".

La embarcación portuguesa inició entonces las labores de rescate, mientras se desplazaban al lugar naves de la Guardia Costera italiana, la Guardia de Finanza y la Marina Militar y también de la Armada militar de Malta, pues la tragedia sucedió en aguas cercanas a la isla.

En estos momentos, las naves de Italia y de Malta trabajan en la búsqueda de supervivientes. Hasta el momento han sido rescatados 28 inmigrantes gracias a que la temperatura del agua no es demasiado fría, unos 17 grados, por lo que los servicios de rescate confían en encontrar todavía supervivientes.

LA ENÉSIMA TRAGEDIA EN EL MEDITERRÁNEO

De confirmarse, se trata de la enésima tragedia que sucede en los últimos días en el Mediterráneo, después de que el martes la organización Save the Children alertara de que otros 400 inmigrantes están desaparecidos tras naufragar su embarcación, según los testimonios de los rescatados.

"Si se confirman estas cifras, en los últimos días habrían muerto más de 1.000 inmigrantes en el Mediterráneo", afirmó Sami, que volvió a pedir a la Unión Europea que "ponga solución a este problema".

Esta podría ser la mayor tragedia en el Mediterráneo, después de la ocurrida frente a la isla siciliana de Lampedusa el 3 de octubre del 2013 con 366 muertos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) teme que el naufragio puede convertirse en la mayor tragedia de la historia de los desplazamientos de inmigrantes en el Mediterráneo.

ITALIA SE VE SOLA

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, alabó "la labor que está realizando Italia en condiciones casi de abandono" y condenó el hecho de que, frente a estas tragedias, "no haya un sentimiento de cercanía y solidaridad" por parte de la Unión Europea.

Renzi hizo estas declaraciones durante la rueda de prensa celebrada tras la reunión extraordinaria convocada a raíz del naufragio. "La labor que está haciendo Italia en condiciones casi de abandono, a veces acompañada de otras realidades internacionales, es un trabajo extraordinario. Italia está salvando vidas humanas", afirmó el líder del Partido Democrático (PD, en el Gobierno).

"No es posible pensar que frente a estas tragedias que estamos viviendo no haya ese sentimiento de cercanía y de solidaridad que otras veces la UE ha mostrado", añadió.

Renzi también ha dicho que es "prioritario" resolver la crisis de desgobierno y yihadismo en Libia, ya que de allí proceden el 90% de los refugiados que se hacen a la mar rumbo a Italia. Igualmente, ha prometido que "cazará" a los mafiosos que han mercadeado con la vida de estos africanos y que hará todo lo posible por "llevarlos ante la Justicia", informa Reuters.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se ha entrevistado con Renzi y le ha agradecido el "extraordinario esfuerzo para salvar vidas" del Ejecutivo italiano. Ambos políticos han coincidido en que sólo con políticas europeas de inmigración eficaces se puede frenar esta sangría. "Es hora de que la UE haga frente a estas tragedias", ha dicho Mogherini en su cuenta de Twitter.

"LA UE CIERRA LOS OJOS"

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha denunciado que su país e Italia están solos para responder a la crisis de la inmigración y que los gestos de comprensión de la Unión Europea no son más que cháchara política, según ha hecho saber en una comparecencia de prensa a raíz del trágico naufragio de la pasada noche.

"Malta no debería eludir sus responsabilidades por el mero hecho de que los inmigrantes no tuvieran este país como destino", ha lamentado Muscat durante la rueda de prensa recogida por el diario Times of Malta.

"En el Mediterráneo se está desarrollando una tragedia, y si la Unión Europea y el mundo sigue cerrando sus ojos, serán juzgados en los términos más duros posibles, como cuando fueron juzgados en el pasado cuando ignoraron genocidios", lamentó, antes de pedir un minuto de silencio por las víctimas.

RAJOY RECLAMA UN CONSEJO EXTRAORDINARIO

Mientras, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha sumado a la propuesta lanzada por su homólogo italiano y ha reclamado que se convoque un Consejo Europeo extraordinario para abordar la política inmigratoria.

En un comunicado, Rajoy ha expresado su "profunda consternación" tras la muerte cerca de Lampedusa de casi 700 personas. "No podemos permanecer impasibles ante lo que está ocurriendo. No podemos tolerar ni los asesinatos que los terroristas yihadistas cometen contra los cristianos o contra los musulmanes que no comparten su barbarie, ni el tráfico de los seres humanos que huyen de ella", ha defendido el jefe del Ejecutivo.

Rajoy se ha referido a este "nuevo e insoportable episodio del drama" de la inmigración y ha defendido que tiene su origen en la inestabilidad, la guerra, la radicalización, la huida del terror yihadista y la pobreza. Unas causas, ha añadido, de la que "se aprovechan las mafias que se dedican al criminal negocio del tráfico de seres humanos".

DEBATE EN BRUSELAS

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE discutirán este lunes en Luxemburgo la situación en el Mediterráneo, alertados por un naufragio que, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), puede convertirse en la mayor tragedia de la historia en la zona.

"Terribles noticias sobre cientos de muertos en el Mediterráneo. La situación será discutida en la reunión de los ministros de Exteriores el lunes", ha avanzado la jefa de la diplomacia sueca, Margot Wallström, en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha advertido de que tragedias como la desaparición de 700 inmigrantes en el Mediterráneo necesitan una respuesta europea. "Los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones", ha dicho. "Ya no valen las palabras, hay que actuar", ha señalado Rajoy al inicio del mitin del PP en Alicante.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha afirmado, además, que "la inmigración es un problema que nos va a dar muchísimos disgustos, tragedias como la que estamos viendo, y que juntos podemos abordar".

Y LA SOLIDARIDAD DEL PAPA

El Papa Francisco, tras conocer la noticia del naufragio, ha reiterado a la comunidad internacional que tiene que actuar "con decisión y prontitud" y evite más tragedias. "Dirijo un apremiante llamamiento a la comunidad internacional para que actúe con decisión y prontitud, con el objetivo de evitar que este tipo de tragedias vuelvan a ocurrir", recalcó.

El pontífice recordó que "son hombres y mujeres como nosotros, hermanos que buscan una vida mejor, hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras, que buscan una vida mejor. Buscaban la felicidad". Jorge Bergoglio realizó estas reflexiones durante el discurso pronunciado tras el rezo del Ángelus y ofrecido a los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

A ellos les invitó a "orar en silencio primero y después todos juntos por estos hermanos y hermanas" desaparecidos en las aguas del Canal de Sicilia. "Expreso mi profundo dolor frente a una tragedia como esta y aseguro a los desaparecidos y a sus familias el recuerdo en mi oración", apostilló.

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

OFRECIDO POR NISSAN