TENDENCIAS

Hoteles para irse por las ramas

01/05/2015 10:19 CEST | Actualizado 01/05/2015 10:24 CEST
TREE HOTEL

Si de pequeño no tuviste esa tan anhelada cabaña en el árbol de tu jardín, hoy tienes la oportunidad de hacer tu sueño realidad, porque desde la web de viajes Travelzoo recomiendan una selección de hoteles donde vivir una experiencia al más puro estilo Tarzán. Eso sí, un Tarzán con algunos lujos, pero sin olvidar nunca la sostenibilidad y los valores ecológicos. ¿Quién se atreve a “irse por las ramas”?

Treehotel, Suecia

Situado a 60 kilómetros al sur del Círculo Polar Ártico, en la Laponia sueca, el Treehotel cuenta con cinco imponentes habitaciones escondidas entre las copas de los árboles. Aquí podrás escoger entre dormir en un nido de pájaro, en un OVNI o en un cubo de espejos, entre otros. Una experiencia genuina en la naturaleza que, además, podrás amenizar con actividades como visitas a pueblos de cultura Sami, senderismo, paseos en trineos de nieve y observación de auroras boreales.

Treehotel (Suecia)

Basoa Suites, Navarra

“Nosotros ponemos el bosque, la historia la decides tú…” Así reza el lema de este complejo de suites colgadas de los árboles en el encantador robledal de Amati. Unas suites a las que no les falta ningún detalle: tienen terraza, baño seco, calefacción e incluso una polea con la que subir la cesta del desayuno por la mañana. Una experiencia única para relajarse, desconectar, reconectar o, por qué no, volver a enamorarse, porque si hay algo que no falta en estas habitaciones es el toque romántico.

Basoa Suites, Navarra

Tree Lodge, Pucón (Chile)

Elizabeth Jarpa es la abuela que todo nieto querría tener. Ella sí que hizo realidad el sueño de sus descendientes construyéndoles cabañitas en el jardín de su casa. ¿El resultado? La experiencia fue tan satisfactoria para ella y para sus nietos que decidió lanzarse y crear un proyecto mucho más grande en Pucón, Chile: un tree lodge o, lo que es lo mismo, un hotel con seis cabañas de lujo colgadas a entre cuatro y seis metros sobre el suelo donde sentirse libre, en contacto con la más pura naturaleza y, lo más importante, feliz como un niño. Y parece que lo está consiguiendo, pues antes de inaugurar las cabañas ya tuvo que colgar el cartel de completo.

Tree Lodge, Pucón (Chile)

Hapuku Lodge, Kaikoura (Nueva Zelanda)

Por si el entorno de Kaikoura, en Nueva Zelanda, no fuera lo suficientemente evocador, la familia Wilson decidió construir el Hapuku Lodge, donde además de habitaciones se pueden encontrar espectaculares cabañas colgadas a 10 metros de altura y con magníficas vistas al océano. Al contrario de muchos complejos de este tipo, aquí sí que aceptan niños e incluso hay cabañas familiares para que padres e hijos puedan disfrutar de una aventura que seguramente será incluso mejor que en sus sueños, sobre todo si su estancia la consiguen amenizar con un chapuzón con los delfines o avistamiento de ballenas.


Hapuku Lodge, Kaikoura (Nueva Zelanda)

Hotel Baumhaus, Alemania

Sumergido en el Valle del Neisse y muy cerca del parque de aventuras Kulturinsel Einsiedel, este eco-hotel se compone de 8 cabañas, cada una con su propia historia. Aquí podrás dormir en una cabaña que simula el castillo en el aire de la princesa Fiona o en la casita de una encantadora familia de troles. Tampoco se olvidan de los aficionados a los fantasmas y espíritus: para ellos han creado la Bodelmutzens Geisterhaus, donde se respira un aire místico gracias a una “original” decoración con relojes y despertadores de diferentes épocas repartidos por las habitación y un baño lleno de espejos.


Hotel Baumhaus, Alemania

Un artículo de Sandra García, editora de Travelzoo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter

NOTICIA PATROCINADA

Booking.com