POLÍTICA

Rus, un barón populista con 20 años en el poder

03/05/2015 10:41 CEST | Actualizado 03/05/2015 10:41 CEST
MANUEL BRUQUE / EFE

El presidente de la Diputación de Valencia y hasta ayer barón provincial del PP, Alfonso Rus, lleva 20 años en la primera línea de la política, en la que ha ocupado varias responsabilidades orgánicas e institucionales, pero a falta de 22 días para las elecciones ha sido suspendido cautelarmente de militancia.

Una grabaciones conocidas en la investigación judicial sobre presuntas irregularidades en la empresa pública de la Diputación de Valencia Imelsa, en las que Rus aparece contando dinero, han llevado al PPCV a abrirle expediente disciplinario y suspenderle de militancia, por el "deterioro público" de la imagen del partido.

Rus, nacido en Xátiva (Valencia) hace 64 años, ha ejercido desde 1995 como alcalde de su ciudad natal, un municipio de 30.000 habitantes que gobierna desde 1995 tras lograr en las urnas cinco mayorías absolutas consecutivas y en el que a día de hoy es el candidato de su partido a la reelección.

A la vara de mando local sumó en 2004 la presidencia del Partido Popular de la provincia de Valencia, y desde 2007 preside la Diputación, mientras que esta legislatura ha ocupado también un escaño en Las Cortes Valencianas, aunque no repite en la lista autonómica para los comicios del 24 de mayo.

DE LA MÚSICA A LOS ELECTRODOMÉSTICOS Y A LA POLÍTICA

Este empresario valenciano, que en un principio se dedicó a la música, luego se hizo promotor de conciertos, pasó al comercio de electrodomésticos y en la actualidad preside una mercantil del mueble, comenzó con 33 años en política, en la que ha ido progresando con un discurso populista y en ocasiones alejado de la línea oficial de su partido.

Para la posteridad han quedado frases suyas, como cuando llamó "gilipollas" a los profesores que decían "aleshores" y "gairebé" -por las que fue juzgado y absuelto de un delito de injurias-, o como cuando prometió a los vecinos de Xátiva que si le votaban haría llegar la playa hasta esa localidad y luego les llamó "burros" por creérselo.

También llegó a prometer que si le votaban tendrían un Ferrari, como el que él se compró antes de entrar en política, y su estilo desenvuelto le ha llevado a reirse de su propia estatura, hasta el punto de que en algún mitin electoral no ha dudado en pedir un cajón al que subirse para llegar bien a los micrófonos.

En paralelo, nunca se ha alejado del deporte, pues preside el club de fútbol de su ciudad natal, el Olímpic de Xátiva, que actualmente milita en Segunda División B, y su largo sueño ha sido presidir el Valencia CF, algo que intentó sin éxito tanto en 1997 como el año pasado.

La denuncia de Esquerra Unida sobre presuntas irregularidades en Imesalsa presentada ante la Fiscalía, que a su vez la llevó a un juzgado de Valencia, ha desencadenado que finalmente este "verso suelto" del PPCV haya sido suspendido provisionalmente de todas sus responsabilidades en el partido.

"NADA MALO"

Rus afirmó el pasado jueves, cuando se puso en marcha en la Diputación de Valencia una comisión de investigación sobre Imelsa, que dimitir "sería de cobardes" porque no ha hecho "nada malo", y hoy, poco antes de conocerse la decisión del PPCV, aseguraba que iba a continuar "adelante".

Está por ver cómo acata Rus la decisión de la dirección regional de su partido, presidida por Alberto Fabra.

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

MÁS SERIES