ECONOMÍA

El BBVA nombra consejero delegado a Carlos Torres Vila en sustitución de Ángel Cano

04/05/2015 18:56 CEST | Actualizado 04/05/2015 19:25 CEST
EFE

El BBVA ha nombrado consejero delegado a Carlos Torres Vila, actual miembro de su comité de dirección, con la idea de "iniciar una nueva etapa en la que la transformación digital sea la principal prioridad estratégica del grupo".

El nuevo consejero delegado sustituye a Ángel Cano, que cesa como miembro del consejo de administración y se prejubila de la entidad, según ha informado el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Además, el consejo de administración del gigante presidido por Francisco González ha aprobado una nueva organización, que implica un cambio en la primera línea ejecutiva de la organización.

"UN GRAN CONSEJERO"

Nacido en Santander en 1961, Cano fue elegido número dos de BBVA en 2009 tras la marcha de José Ignacio Goirigolzarri y ahora se prejubilará.

Para el presidente del banco, Francisco González, Cano ha sido "un gran consejero delegado durante unos años muy complejos", sin embargo la entidad comienza "ahora" una nueva fase para avanzar en su objetivo de ser "el mejor banco universal de la era digital".

El propio consejero delegado saliente reconoce que "han sido años difíciles e intensos", pero destaca que BBVA está "en una magnífica posición" y considera que su sucesor es "la persona idónea para seguir impulsando el proceso de transformación".

"CONTINUAR CON LA HISTORIA DE ÉXITO"

Torres Vila (Salamanca, 1966) es licenciado en Derecho por la UNED y en Ingeniería Eléctrica por el Instituto Tecnológico de Massachussetts. Llegó a BBVA en 2008 como responsable de estrategia y desarrollo, momento en el que se incorporó al comité de dirección del banco. Posteriormente asumió la dirección del área global de banca digital.

Previamente había sido presidente ejecutivo de Isofotón, director corporativo de estrategia y director financiero de Endesa y socio de McKinsey & Company.

El nuevo consejero delegado considera que "la transformación" del banco es responsabilidad de todos los que forman parte de BBVA, ya que les permitirá "liderar la nueva industria bancaria y continuar con la historia de éxito de este gran grupo".