NOTICIAS

El Barcelona, campeón de Liga

17/05/2015 20:50 CEST | Actualizado 17/05/2015 23:00 CEST
EFE

Luis Enrique ya tiene la primera de las tres coronas a las que aspira en su primer año en el banquillo del Barcelona.

Los culés han ganado la Liga en el Calderón (0-1, gol de Leo Messi) y obtienen así su vigésimo tercer título nacional tras una competición desigual, en la que los blaugranas han ido de menos a más, terminando la temporada en excelentes condiciones.

Sin llegar al excelso juego de Guardiola (quién sabe si se volverá a ver algo similar sobre un campo de fútbol), Luis Enrique ha conseguido superar la apatía que generó el 'Tata' Martino la pasada temporada, en la que los barcelonistas cerraron el año en blanco. Ahora es el máximo rival, el Real Madrid, el que se marcha de vacío tras no alcanzar ni la final de la Champions, ni la de la Copa del Rey, en las que sí estará el Barça.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Un Barça que comenzó muy bien la Liga, liderando desde el primer partido (3-0 al Elche), pero que, tras sumar siete victorias y un empate en ocho jornadas, comenzó a mostrar algunas carencias.

Primero en el Bernabéu, donde cayó por 3-1 ante el Real Madrid con un mal partido de la defensa. Y justo una semana después, volvió a evidenciar problemas futbolísticos (sobre todo, de puntería) en el Camp Nou, con una sorprendente derrota ante el Celta de Vigo (0-1), que supuso además ceder el primer puesto al Madrid.

Los blancos comenzaron a resolver sus partidos con más facilidad mientras que el Barça sufría de lo lindo para sacar los suyos adelante. Y eso que desde el Bernabéu ya contaban con Luis Suárez, sancionado por su infantil mordisco a Chiellini en el Mundial de Brasil. Pero el uruguayo no logró ver portería hasta pasados siete partidos.

A eso se sumaba que Luis Enrique no daba con la tecla del equipo y llegó a sentar en el banquillo a figuras como Neymar o Piqué. De hecho el Barça terminó el año empatando sin goles contra el Getafe y dejándose otros dos puntos en la lucha por el liderato contra un Madrid que seguía ganando, que ya estaba a cuatro puntos y que acababa de llevarse el Mundialito de Clubes.

UN MAL COMIENZO DE 2015

Pero el peor momento para el Barcelona llegó a la vuelta de las vacaciones de Navidad. Ante la Real Sociedad, Luis Enrique decidió dejar en el banquillo de Anoeta a Messi, Neymar, Alves, Piqué y Rakitic. El experimento no pudo salir peor y los culés perdieron 1-0 desaprovechando una ocasión de oro para acortar distancias con el Madrid, que cayó 2-1 contra el Valencia. El Barça seguía a cuatro puntos y estaba empatado con el Atlético en la segunda posición.

Esa misma semana, las portadas amanecían con titulares que aseguraban que la relación entre Messi y Luis Enrique era inexistente, algo que tuvo que desmentir el técnico en rueda de prensa.

A la crisis deportiva había que sumar la crisis institucional con la destitución de Andoni Zubizarreta como director deportivo y la consecuente dimisión de Carles Puyol como su ayudante. Además, a principios de febrero el juez Ruz decidía imputar al actual presidente, Josep María Bartomeu, por el caso del fichaje de Neymar.

Pero el equipo, lejos de verse afectado por el mal ambiente, comenzó a carburar y encadenó varias victorias consecutivas. El Madrid, sin embargo, comenzaba a decaer y se estrellaba con estrépito ante el Atlético en el Calderón (4-0). Pese a la derrota culé ante el Málaga (1-0), que devolvía a cuatro la distancia entre ambos, las trayectorias de los dos equipos se habían tornado.

EL MES NEGRO DEL MADRID

El mes de marzo llegó con el Madrid en su peor momento de forma y el Barça subiendo y subiendo. Los blancos lapidaron toda su ventaja en apenas dos semanas tras empatar (1-1) contra el Villarreal y perder (1-0) en Bilbao contra el Athletic, que supuso la vuelta al liderato del Barcelona.

El negro mes de marzo para el Madrid se completó en el Camp Nou tras un partidazo entre los dos equipos que el Barça se llevó por 2-1 con goles de Mathieu y Luis Suárez. Faltaban diez jornadas y el Barcelona le había dado la vuelta a la tortilla situándose a cuatro puntos de ventaja sobre su máximo rival.

Entonces fue cuando ambos equipos pusieron su mirada en el calendario y vieron los huesos duros de roer que aún les quedaban. Los dos tenían que visitar al Celta y al Sevilla, y recibir al Valencia en casa. Además, el Barça, en la penúltima jornada, se jugaría la Liga en el Calderón ante el Atlético de Madrid.

Culés y madridistas superaron el examen de Vigo, pero el Barça se dejó dos puntos en Sevilla (2-2), mientras que el Madrid logró una ajustada victoria ante los hispalenses (2-3), volviendo a ponerse a dos puntos. Sin embargo, los de Luis Enrique sí que vencieron al Valencia en casa (2-0), mientras que los blancos, a falta de tres jornadas, empataron ante el Valencia en el Bernabéu (2-2), dejándose media Liga en casa entre los pitos del público a Casillas.

El final ya lo sabemos. El Barcelona ha hecho los deberes en el Manzanares y se ha proclamado campeón de Liga sin dejar opción a que la última jornada pueda haber sorpresas. Ahora mira de nuevo al calendario para fijarse en dos fechas: el 30 de mayo en el Camp Nou ante el Athletic, contra el que se jugarán la Copa del Rey; y el 6 de junio en Berlín ante la Juventus, a la que disputará la Copa de Europa.

De momento, ya ha dado el primer paso hacia lo que puede ser otro triplete histórico teñido de azulgrana.

Así lo ve Mathieu...

Y este es el tuit oficial del equipo:

OFRECIDO POR NISSAN