TENDENCIAS

Benicio del Toro en Cannes: "De los rodajes españoles exportaría la hora del bocata"

17/05/2015 11:30 CEST | Actualizado 21/05/2015 17:42 CEST

Hace dos décadas rodó durante un par de días con Bigas Luna en Huevos de oro (1993), pero el oscarizado Benicio del Toro salta ahora al cine español como protagonista de Un día perfecto, que el director Fernando León de Aranoa acaba de presentar en Cannes. Aunque ambientada en los Balcanes, la cinta sobre cooperantes en zona de guerra se rodó en Granada. De su experiencia trabajando en esta producción española se llevaría a Hollywood "la Alhambra y la hora del bocadillo", nos cuenta en el certamen francés.

Del Toro es conocido por su particular rostro, en especial por su mirada. En los próximos días nos vamos a hartar de verlo en la alfombra roja de Cannes porque presenta nada menos que tres proyectos. El sábado se proyectó la cinta española en la sección paralela Quincena de realizadores y el lunes le toca el turno a Sicario, del canadiense Denis Villeneuve, en la que un equipo infiltrado lucha contra el narcotráfico en la frontera entre México y Estados Unidos. El actor también ha prestado su voz a la adaptación animada de El Principito, que se presenta fuera de competición durante los últimos días del festival.

En Un día perfecto interpreta para León de Aranoa a Mambrú, quien, como en la canción popular, se fue a la guerra. Allí, como cooperante, se encarga de apagar los múltiples fuegos que surgen en un entorno conflictivo en los Balcanes. Su personaje es además el centro del equipo de trabajo, el que aglutina al resto de trabajadores, cada uno de una nacionalidad y condición distinta. Ese espíritu de liderazgo que actor y personaje comparten también ayudó a Aranoa durante el rodaje, ya que Del Toro se convirtió para él en "un aliado, incansable a la hora de proponer ideas e implicarse en la narración", dice el director de su estrella. "Suelo entusiasmarme con mis proyectos y contagiar al resto. Además pregunto mucho", explica el actor. Para él, lo mas complicado de Un día perfecto, en la que coincide con Tim Robbins y que se estrena en España el próximo 28 de agosto, fue "encontrar el balance entre el humor y la tragedia". Con un reparto internacional y habiendo sido rodada en inglés, la producción de Mediapro ya ha vendido sus derechos a un buen número de países.

Tras su experiencia con Luna, el actor de Traffic y Sospechosos habituales decidió regresar al cine español al conocer a León de Aranoa en Madrid. Fue poco después de que estrenara Los lunes al sol, una película que disfrutó como espectador. "Conozco bastante el cine español; cuando formé parte del jurado en Cannes en el año 2010 coincidí con Víctor Erice. Pasamos tiempo juntos y tuvimos tiempo de conocernos. Siempre le digo que tenemos que hacer algo juntos... Cuando ruede alguna vez", dice el actor acerca del poco prolífico cineasta, cuyo último largometraje de ficción fue nada menos que El Sur en 1983. Podía haber sido peor y que hubiese contestado que deseaba trabajar con Pedro Almodóvar, como el resto de actores de Hollywood.

Alfombra roja Cannes 2015

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

NOTICIA PATROCINADA