INTERNACIONAL

Más de 400 desaparecidos tras un naufragio en el río Yangtsé en China

02/06/2015 07:31 CEST | Actualizado 02/06/2015 08:19 CEST
YUAN ZHENG/EFE

Más de 400 personas, la mayoría turistas chinos de entre 50 y 80 años, continúan desaparecidas unas 15 horas después de que se hundiera el barco en el que viajaban por el río Yangtsé, del que sólo 17 personas han sido rescatadas. De ellas, las autoridades han confirmado que cinco han fallecido.

Los equipos de rescate desplazados al lugar del accidente, en la sección de Jianli (centro de China) del río Yangtsé, el mayor y más caudaloso río del país, afirman que se escuchan voces y ruido dentro del barco, según la agencia oficial Xinhua.

Las imágenes divulgadas por medios estatales chinos muestran miembros de los equipos sobre la quilla del barco hundido, que sobresale de la superficie del río, intentando localizar de qué parte del interior de la embarcación proceden las llamadas de los posibles supervivientes.

EL CAPITÁN Y JEFE DE MÁQUINAS, A DISPOSICIÓN POLICIAL

Mientras, la cadena de televisión oficial CCTV informó de que, de momento, sólo 17 de los 458 ocupantes del barco han sido rescatados, entre ellas el capitán y el jefe de máquinas, quienes han sido puestos a disposición policial.

El Gobierno chino, según Xinhua, ha desplazado a más de 1.000 policías a la zona para participar en las tareas de rescate equipados con, entre otras cosas, 40 lanchas zodiac, mientras un dispositivo provincial lleva a cabo tareas de rescate desde esta madrugada.

El barco, llamado Eastern Star, se hundió el lunes a las 21:28 hora local (13:28 GMT) cuando estaba en ruta de Nankín, capital de la provincia oriental de Jiangsu, a Chongqing (suroeste), debido al impacto de un ciclón.

De los 458 pasajeros, cinco son empleados de una agencia de viajes y 47 son miembros de la tripulación, con la mayoría de los integrantes de la embarcación oriundos de la provincia oriental de Jiangsu (204) y de otros lugares del este del país como Shanghái, Tianjin, Shandong, Fujian y Anhui.

El primer ministro chino, Li Keqiang, ya ha llegado a la zona para coordinar las tareas de emergencia junto al viceprimer ministro Ma Kai y el consejero de Estado Yang Jing.

Citado por la agencia oficial, Li instruyó a los equipos de rescate a su llegada para que la prioridad sea rescatar vidas, mientras el Gobierno ordenó al Ministerio de Transporte y a la Administración Nacional de Turismo de China movilizar a todos sus efectivos disponibles para acelerar las tareas de emergencia. El presidente chino, Xi Jinping, por su parte, dio orden de activar al máximo las tareas de rescate.

El pasado enero, un total de 22 personas fallecieron en el hundimiento de un remolcador recién fabricado en el curso bajo del río Yangtsé, mientras tres fueron rescatadas.