ECONOMÍA

El PP rechaza subir el salario mínimo como reclama toda la oposición

09/06/2015 21:12 CEST | Actualizado 09/06/2015 21:12 CEST
EFE

El PP ha rechazado este martes en el pleno del Congreso incrementar el salario mínimo interprofesional, tal y como le han reclamado todos los grupos de la oposición, que quieren que este indicador aumente progresivamente hasta llegar al 60% del salario medio español, objetivo recogido en la Carta Social Europea, porque ésa es la manera de "distribuir mejor" la recuperación económica.

La socialista Elvira Ramón Utrabo ha defendido una iniciativa que plantea "algo de justicia", como es el incremento del SMI para que se "recupere el más de 5,4% de poder adquisitivo" que ha perdido esta legislatura y se "acerque progresivamente al salario medio".

Sobre todo porque sólo superar las políticas de "devaluación salarial y retroceso en derechos laborales" que promueve el Gobierno permitirá luchar contra la pobreza y conseguir una "auténtica recuperación económica". "Necesitamos un salario mínimo de cuantía adecuada porque es la garantía imprescindible para asegurar la cohesión social y contribuir a una distribución justa de la riqueza", ha insistido.

NO TIENE SENTIDO ECONÓMICO

Por su parte, el portavoz adjunto de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela, ha cargado duramente contra la que considera "una de las grandes injusticias provocada por las contrarreformas basadas en la devaluación salarial como gran mecanismo de ajuste de la crisis" que ha aprobado el PP, y que ha afectado de forma "más grave y dramática a los trabajadores con salarios bajos". "La congelación del SMI es injusta y es una de las causas del aumento de la pobreza y la desigualdad laboral", defiende el diputado catalán, que además rechaza que haya ninguna lógica económica que justifique la medida, ya que un mercado laboral "precarizado y de bajos salarios" no ofrece a la clase empresarial incentivos para "invertir, innovar o arriesgar".

Rafael Calduch, portavoz económico de UPyD, ha señalado que cualquier retoque en el Salario Mínimo debe realizarse "considerando el necesario equilibrio entre la satisfacción de las necesidades básicas y el mantenimiento o mejora del empleo" ya que ignorar una de esas variables "sólo puede servir para el debate ignorante o la demagogia política", además de "provocar perniciosos efectos sociales y económicos para el país". No obstante, considera que en este momento de incipiente recuperación es momento de alcanzar un pacto público en el que las fuerzas parlamentarias se comprometan a "garantizar el crecimiento del SMI los próximos tres años en torno a un 3% revisable al alza según el crecimiento del PIB, del IPC y del mercado laboral".

LA DEVALUACIÓN "HA DEJADO DE TENER SENTIDO"

Por CiU, el diputado Carles Campuzano ha defendido que en el contexto de mejora económica actual "es necesario subir el SMI" porque "la lógica de la devaluación salarial ha dejado de tener sentido" y lo que toca es "distribuir mejor el crecimiento" haciendo uso del "instrumento de política pública que afecta a los salarios".

El portavoz de empleo del PNV, Emilio Olabarria, así como el diputado de ERC, Joan Tardá, han coincidido con los argumentos esgrimidos por los otros diputados. Tardá comparte el rechazo por la congelación de un SMI "totalmente deficiente" y la indignación por la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores con el "anhelo" por acercarse al objetivo de la Carta Social Europea. No obstante, cree que en este debate debe incluirse también el establecimiento de una relación de uno a doce entre el salario mínimo y el máximo en cada empresa.

Por Compromís-Equo, Joan Baldovi subraya que la verdadera pregunta es "qué modelo busca el Gobierno, el de la dignidad o el de la explotación". Mientras que Sabino Cuadra, de Amaiur, coincide en que la subida propuesta es "tremendamente insuficiente" para alcanzar el objetivo del 60% del salario medio.

TENER EN CUENTA VARIOS FACTORES

Sin embargo, la portavoz de Empleo del PP, Carmen Álvarez-Arenas, ha negado que la Carta Social Europea hable en ningún caso de llegar al 60% del salario medio y ha recordado que el Estatuto de los Trabajadores establece que el SMI debe fijarse teniendo en cuenta diversas variables, como el IPC, la productividad media nacional, el peso de los salarios en la renta nacional o la coyuntura económica.

"Fijar el SMI de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores y teniendo en cuenta las condiciones generales de la economía es absolutamente equilibrado para facilitar esa adaptación progresiva del salario mínimo al crecimiento de la economía", ha insistido, acusando al PSOE de presentar una iniciativa "cargada de demagogia y de inexactitudes, por no decir falsedades" y similar a otra propuesta contra la que los propios socialistas votaron en el año 2009.

Finalmente, Álvarez-Arenas ha negado que el SMI haya perdido poder adquisitivo en los últimos años gracias a la evolución del IPC y ha recordado que durante el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se subió el salario mínimo pero, a la vez, se incrementaron el paro, la pobreza y la exclusión social.

"Queda mucho por hacer y mucho por mejorar. Es necesario tener mesura y continuar en la senda actual que, sin duda, está dando buenos resultados. Hay que ir acompasando la recuperación de los salarios con la recuperación del empleo, ése es el equilibrio necesario", ha concluido la diputada madrileña, avanzando el rechazo de su grupo a la propuesta.

TE PUEDE INTERESAR...