POLÍTICA

El 'tamayazo' de Almería

13/06/2015 17:02 CEST | Actualizado 13/06/2015 20:17 CEST

Los almerienses se acostaron este viernes pensando que tendrían un alcalde socialista después del acuerdo del PSOE con Ciudadanos para arrebatarle la ciudad andaluza al Partido Popular.

Pero tres cuartos de hora antes del pleno la sorpresa ha saltado. El portavoz de Ciudadanos, Miguel Cazarola, anunciaba que al final se abstendrían por orden de la dirección nacional y, de esta manera, volvería a gobernar el PP.

Finalmente, el candidato del PP, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, ha sido proclamado alcalde de la ciudad con 13 votos, los correspondientes a su concejales, frente a los once votos obtenidos por el socialista Juan Carlos Pérez Navas, quien ha sido respaldado por IU, y a quien C's ha retirado su apoyo en el último momento.

El alcalde, que ha aceptado el cargo, ha jurado como regidor mientras que buena parte del auditorio desalojaba el Auditorio Maestro Padilla antes de que recibiera la vara de mando de la ciudad por parte del presidente de la Mesa, Rafael Esteban.

Asimismo, ha hecho entrega de la medalla de concejal a quienes no estaban en posesión de la misma tras un pleno convulso, en el que el líder de C's ha sido abucheado en varias ocasiones, por lo que la presidencia ha tenido que interrumpir el acto y llamar al orden al menos en seis ocasiones.

Ya en su discurso como regidor, cargo que renueva tras doce años en la Alcaldía, Rodríguez-Comendador ha trasladado su "agradecimiento emocionado y sincero" al tiempo que ha pedido "perdón" por el "proceso" que se ha seguido en las últimas semanas y por el se que se ha "tardado en decidir" al primer edil. "Esperamos que los errores del pasado se conviertan en aciertos en el futuro", ha dicho.

PITIDOS A LOS CANDIDATOS DE C'S

La sesión se ha desarrollado en un ambiente tenso entre los asistentes al pleno, propiciado por el cambio en el sentido de su voto anunciado por el candidato de Ciudadanos apenas media hora antes de que comenzara la sesión, sentido en el que ha sido pitado y abucheado en repetidas ocasiones, especialmente cuando ha acudido a prestar juramento, que ha tenido que iniciarse varias veces hasta que la sala le ha dejado intervenir.

Por el contrario, los aplausos y vítores han sido una constante en cada una de las intervenciones del candidato del PSOE, Juan Carlos Pérez Navas, sobre todo durante su discurso de investidura en el que ha anunciado que permanecerán "vigilantes" en su lucha contra el desempleo y en la búsqueda de una sociedad "más participativa", por lo que se mantendrán abiertos al "acuerdo y diálogo" con todos los miembros de la corporación.

Llegado el turno de las votaciones, los asistentes volvieron a abuchear con intensidad al grito de "fuera, fuera" a Cazorla en el momento que fue a depositar su papeleta en la urna. Así, cuando se retiró a su asiento nuevamente, se dirigió a la platea mientras negaba con el dedo y la cabeza el comportamiento de los asistentes, gesto que mantuvo una vez ya sentado nuevamente en su lugar.

Pese a las continuas llamadas de atención por parte de la presidencia, la conducta de crispación fue palpable prácticamente durante toda la sesión, en la que los concejales socialistas, con Consuelo Rumí a la cabeza, mostraron su papeleta antes de depositarla en la urna, lo que provocó unas palabras entre la socialista y Rodríguez-Comendador, cuyo asiento se ubicaba próximo al lugar de las votaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...