INTERNACIONAL

Centenares de migrantes, atrapados en la frontera entre Italia y Francia

17/06/2015 09:38 CEST | Actualizado 17/06/2015 11:37 CEST

Más de un centenar de inmigrantes han vuelto a pasar este miércoles la noche, la cuarta, en la escollera de la localidad italiana de Ventimiglia, en la frontera de Francia, a la espera de que las autoridades galas les permitan el paso al país.

Como pudo constatar Efe, los inmigrantes, mayoritariamente procedentes de África, se agolpan en la escolla que se extienden en la costa de este municipio ligur (noroeste), a pocos metros de distancia de la frontera entre ambos países europeos.

Estas personas, que se lavan y hacen sus necesidades en el mar, protestan así ante el cierre de los confines franceses y, en la actualidad, están siendo asistidas por voluntarios de Unicef y otros organismos como la Cruz Roja italiana o Caritas.

Pero también por numerosos vecinos que acuden a la zona con sus vehículos cargados con todo tipo de víveres y objetos como mantas, lonas, colchones o sombrillas, con las que guarecerse de las lluvias que se esperan para esta noche. Precisamente estos días ha corrido por las redes sociales la foto de una niña de la zona que pasea entre los inmigrantes repartiendo caramelos y que recogen nuestros compañeros de L'Huffington Post de Italia.

Por otro lado, se han establecido potentes medidas de seguridad: la escollera en la que los inmigrantes se encuentran han sido vallada y para llegar a la zona en cuestión, cerca del puente de San Ludovico, se suceden los controles policiales a los vehículos.

DECISIÓN UNILATERAL DE FRANCIA

Esta es la cuarta noche que se repite esta situación, debida a la decisión unilateral de Francia de establecer controles más férreos en su frontera italiana y prohibir el paso a quienes no cuenten con un permiso de permanencia legal en la Unión Europea.

Una de las personas que esperan la reapertura de la frontera italo-francesa es Saddam Ahmed, de 19 años, que abandonó junto a su familia su país, Sudán del Sur, donde estudiaba Fisioterapia, para escapar de la violencia que en él se respira, explicó a Efe.

(Sigue leyendo después de la galería...)

Inmigrantes a las puertas de Francia

Sobre improvisadas camas apiladas cerca de las rocas, Ahmed señaló que pretende llegar a Europa para encontrar "otro planeta" y aseguró que "esperaremos (a la apertura de la frontera) el tiempo que sea necesario porque no tenemos otra opción".

"QUIERO PASAR, SÓLO PASAR"

"He decidido venir aquí y cambiar mi futuro (...) Yo no quiero ir a Francia. Quiero pasar, solo pasar, para ir a Noruega. Allí tengo primas y familia", explicó el joven, que llegó a Italia a bordo de un pesquero procedente de Libia con otras 610 personas. Muchas de esas personas, de hecho, muestra carteles en los que se lee "We need to pass" ("Necesitamos pasar").

Pero los inmigrantes no solo se encuentran en las rocas de esta apacible ciudad italiana sino que en su centro, concretamente en su estación ferroviaria, se agolpa otro centenar de personas que prefieren esperar ahí a que les permitan el paso a Europa.

Así, la estación se ha convertido en un improvisado campo de refugiados en el que pernoctan hombres, mujeres y niños en precarias condiciones higiénicas que han provocado el avance de enfermedades como la sarna.

Los pasillos de esta estación se encuentran saturados de colchones y en el ambiente se respira un intenso y desagradable olor, a pesar de que cada día decenas de voluntarios se afanan en limpiar el lugar.

A PEOR

Viviana Dumitru, voluntaria de Unicef, explicó a Efe que la llegada de inmigrantes "empezó hace un mes y que la situación, evidentemente, cada vez ha ido a peor".

"Hay una emergencia continua porque siguen llegando. Hay hombres, mujeres, niños y ancianos. Hemos tratado de organizarles del mejor modo posible (...) Hay muchos voluntarios que vienen a jugar con los niños para que no estén mucho aquí, que hay mucha infección y suciedad", señaló.

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

MÁS SERIES