POLÍTICA

IU busca en la 'unidad popular' su supervivencia

19/06/2015 13:41 CEST | Actualizado 19/06/2015 13:41 CEST
EFE

El pasado sábado el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, observaba desde la tribuna de invitados, junto a los exalcaldes Juan Barranco y José María Álvarez del Manzano, cómo Manuela Carmena se hacía con el bastón de mando de la capital. Veía a los 57 concejales del ayuntamiento tomar posesión, pero, por primera vez en la historia desde que se fundara el partido, ninguno era de Izquierda Unida.

Sí estaban allí sentados como ediles algunos de sus antiguos compañeros de IU Madrid como Mauricio Valiente y Jorge García Castaño. Ellos apostaron, tras meses de peleas internas, por dar el salto a Ahora Madrid, la candidatura de unidad popular que logró el 24-M veinte ediles y que gobierna la ciudad con el apoyo del PSOE.

Garzón lleva tiempo defendiendo la necesidad de crear un frente común para las próximas generales en el momento más débil para IU como marca. Ahora Madrid y Barcelona en Comú son un ejemplo de éxito para él. “Si eso continúa expandiéndose, puede ser el año del cambio”, decía ante los periodistas minutos antes de que comenzara el primer pleno del nuevo ayuntamiento madrileño.

Izquierda Unida se enfrenta en estos meses a una batalla de supervivencia. El fenómeno Podemos los ha convertido en una fuerza casi en proceso de desaparición y muchos en la federación ven en la unión de candidaturas su futuro. “IU debe refundarse”, ha llegado a declarar el excoordinador Julio Anguita, que apuesta por hacer bloque con Podemos, Equo, las mareas, los movimientos antidesahucios y otras organizaciones sociales.

garzón

Barranco, Álvarez del Manzano y Garzón

DERRIBADO EL OBSTÁCULO MADRILEÑO

A Garzón le ha costado mucho el viraje de su partido hacia este tipo de candidatura. Pero ahora tiene el camino casi allanado para intentarlo. Además, este domingo consiguió apartar a su mayor obstáculo: la federación madrileña.

Las direcciones nacional y madrileña han peleado duramente en el último año. La ‘vieja guardia’ madrileña -encabezada por Ángel Pérez y Gregorio Gordo- acusaba a los que fueron los ganadores de las primarias para la Comunidad y el ayuntamiento de Madrid, Tania Sánchez y Mauricio Valiente, respectivamente, de querer entregar el partido a Podemos a través de la integración en las listas. En cambio, ellos -apoyados por Garzón- entendían que era un momento histórico de cambio y que había que entenderse con lo que finalmente ha sido Ahora Madrid. Los renovadores perdieron aquel pulso, pero al final el candidato de IU a la Presidencia ha ganado en la batalla final.

IU se divorció oficialmente de la federación madrileña el pasado domingo, cuando el 70% del Consejo Político apoyó la ruptura “legalmente” con esta organización territorial. Esta decisión afecta a unos 5.000 militantes, que deberán hacerse de nuevo el carné de IU si quieren seguir perteneciendo al partido.

"A partir del día 14 de junio Izquierda Unida Federal se desvincula, a todos los efectos legales, jurídicos y políticos del partido político denominado Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid (IUCM)", señalaba la resolución, cuyos trabajos fueron dirigidos por el veterano dirigente aragonés Adolfo Barrena. En concreto, consiguió 113 votos a favor -el de Cayo Lara entre ellos-, 45 en contra y 3 abstenciones en el Consejo Político.

alberto garzón

LOS PLANES DE GARZÓN

En esa misma cita también se ratificó el documento de Garzón en favor de la unidad popular, con el apoyo de 124 miembros y 9 abstenciones, sin ningún voto en contra. Ese resultado es “histórico” para IU y supone un “apoyo bestial”, explican a El Huffington Post fuentes del entorno del candidato. “Se está limpiando la casa por dentro y la gente lo está reconociendo fuera”, apostillan.

Garzón ha emprendido una ronda de contactos con otras fuerzas políticas y movimientos sociales para analizar la posibilidad de concurrir juntos, aunque no bajo el paraguas de la marca Podemos. Lo que ahora pretende es “reflexionar entre todos” sobre los resultados del 24-M. Su lectura de las elecciones es que donde ha habido procesos de este tipo se ha derrotado al bipartidismo -Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña-, en tanto que a nivel autonómico -donde no han cristalizado este tipo de candidaturas- el PP y el PSOE se han hecho con el poder.

iglesias garzón

Iglesias y Garzón

Para las generales, Garzón cree que hay que auspiciar una candidatura tipo Ahora Madrid o Barcelona en Comú. El mismo día que anunció que iba a hablar con distintos actores sobre esta posibilidad recibió la llamada de muchos partidos y mareas, según fuentes de la federación.

Con Podemos tiene previsto reunirse, pero todavía no hay nada cerrado. Lo que sí ha dicho ya su secretario general, Pablo Iglesias, es que no tiene intención de una alianza a nivel nacional con Izquierda Unida. Garzón está a la espera de ver cómo se mueven los morados porque entiende que todavía no se ha producido el debate interno -que llegará- sobre su fórmula para ir a las generales. “Hay mucha gente en Podemos que quiere que cuaje esto”, piensan en IU.

Garzón se va a pegar un “palizón” durante el próximo mes y medio con reuniones en toda España para hablar sobre la confluencia. Ya se ha reunido, por ejemplo, con el líder de Equo, Juan López de Uralde, en Madrid. La idea es crear un “espacio en el que esté todo el mundo cómodo”.

Lo fácil para Garzón, dicen en su entorno, hubiera sido "marcharse con las ofertas que tenía de otros partidos”, pero su concepción de la política no es la de un “mercado de fichajes”. Y además no tiene la intención de abandonar el PCE.

En los dos próximos meses se juega el futuro de Izquierda Unida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Alberto Garzón


IU vintage