POLÍTICA

Pablo Iglesias y Alberto Garzón se reunirán este miércoles para "intercambiar reflexiones"

23/06/2015 18:40 CEST | Actualizado 23/06/2015 18:50 CEST
FLICKR: PODEMOS

Pablo Iglesias y Alberto Garzón se reunirán mañana miércoles, en un lugar indeterminado del que no se ha querido dar detalles, para "intercambiar reflexiones y análisis sobre el momento político", según ha explicado Izquierda Unida en una nota informativa.

Será una buena oportunidad para que Garzón le plantee personalmente a Iglesias lo que ha estado reclamando en los últimos días, la necesidad de una candidatura de unidad popular que suponga la convergencia de las fuerzas de izquierda de cara a las elecciones generales.

El candidato de Izquierda Unida a las presidenciales dijo hace cinco días que las diferencias con Podemos "son salvables" porque están "de acuerdo en el objetivo: la unidad popular, transformar la sociedad". "No es que sea posible, que técnicamente naturalmente lo es, es que es necesario, no para las organizaciones que pretendemos formar parte de ese proceso, sino para la sociedad", añadió.

Según Garzón, las diferencias con Podemos eran estratégicas. Pablo Iglesias, secretario general de la formación morada, siempre ha rechazado, desde el nacimiento de la misma, conformar lo que denomina "una sopa de siglas".

De hecho, hace año y medio tuvo la oportunidad de planteárselo frente a frente al propio Garzón, en un debate organizado por eldiario.es. Esto es lo que dijo al respecto:

"Yo sé que todos los militantes de izquierdas quieren la unidad de la izquierda. Si es que está muy bien. Partiendo de una premisa que les encanta a nuestros enemigos: si todas las organizaciones políticas de la izquierda están unidas, entonces podemos ganar a estos sinvergüenzas que están mandando. Están encantados, Rubalcaba y Rajoy, de que pensemos así, porque saben perfectamente que el límite de eso es un 15%, un 20% de los votos. Que se dediquen a eso, que hagan sopas de letras, que hagan lo que quieran, no pueden ganar así. (...) Yo quiero ganar, no quiero ser el 20%, no quiero ser el 15%. No quiero que mi máxima aspiración política sea arrancarle tres consejerías al maldito Partido Socialista. No quiero ser una bisagra, quiero ganar. (...) Yo sé que a al gente de izquierdas nos jode, nos gusta vernos todos juntos, estamos convencidos que juntando cuatro siglas en un cartel, eso supone que vamos a ganar y qué va, tiene que ver con otra cosa".