POLÍTICA

Desalojadas 43 personas por el desplome de un edificio en Madrid

19/08/2015 08:05 CEST | Actualizado 19/08/2015 08:05 CEST
KIKO CUESTA/EFE

El bajo y la primera planta de un edificio de la calle Amalia, 1, esquina con Bravo Murillo, de Madrid se desplomó en la tarde del miércoles, y los técnicos municipales decidieron derribar el bloque de manera controlada la misma noche ante el riesgo de colapso total. La alcaldesa de Madrid informó desde el lugar del siniestro de que 43 personas fueron desalojadas, 37 de las cuales han dormido en un hotel pagado por el Ayuntamiento y el resto, en casas de familiares.

La primer edil ha llegó poco después de las 22.15 horas a las inmediaciones del inmueble, situado en el madrileño distrito de Tetuán. Allí habló con técnicos de edificación y personal del Samur y Samur Social que se encontraban en el lugar, y que atendieron a los afectados, incluso desplegando una tienda de campaña en la zona.

Carmena conversó después con algunos de los residentes desalojados para tranquilizarles y proponerles una solución habitacional. Esta operación ha sido comandada por la concejal de Equidad y Derechos Sociales y mano derecha de Carmena, Marta Higueras. Hasta la zona también se desplazaron otros cargos como la concejal presidente del distrito, Montserrat Galcerán y con el de Chamartín, Mauricio Valiente.

Carmena, que volvió el lunes de vacaciones, explicó que fueron Valiente y el concejal de Seguridad quienes le avisaron a última hora de la tarde de lo ocurrido. Tras hablar con los bomberos, la alcaldesa indicó que las características del edificio y del derrumbe son diferentes al ocurrido hace unas semanas en Carabanchel.

Además de recordar las labores de los bomberos al llegar al lugar, la exjueza confirmó que finalmente los técnicos habían optado por demoler el inmueble, habida cuenta del riesgo de colapso del mismo "porque al romperse los pilares se está sujetando por los ladrillos y puede que colapse desde arriba".

EL DETALLE "BONITO" QUE EMOCIONÓ A LA ALCALDESA

"Un detalle bonito es que el portavoz de los afectados [de Carabanchel] ha venido para solidarizarse con estos vecinos, dar las gracias al Ayuntamiento, expresar su solidaridad y ver si podían ayudar a las personas con su experiencia. Esto demuestra que a veces no somos conscientes de la buena sociedad que tenemos, que las personas tienen una capacidad de empatía y solidaridad que es importante no perder de vista", ha relatado.

Manuela Carmena ha destacado que muchas de las personas desalojadas son inmigrantes, la mayoría de origen asiático. "Algunos de ellos no hablaban bien español. Otros estaban sorprendidos de la ayuda y preguntaban quién iba a pagar el hotel y cuando les hemos dicho que lo iba a pagar el Ayuntamiento se han quedado muy sorprendidos. No están acostumbrados a vivir en sociedades donde afortunadamente tenemos servicios y derechos sociales que creemos que son de imperativo necesario para una sociedad en desarrollo como la nuestra", ha declarado.

La preocupación de los afectados, que ya están en un hotel, es ahora, según palabras de la regidora, cuándo pueden ir a recuperar sus efectos personales. "Ellos se han quedado tranquilos. Ahora hay que ver qué alojamiento se le va a dar. Llevaremos un seguimiento parecido al de anterior derrumbe", ha anunciado.

INSPECCIÓN TÉCNICA DE EDIFICIOS

Carmena no aclaró si el inmueble afectado había pasado convenientemente la inspección técnica, algo en lo que están ahora los técnicos de control de edificación. "Esto nos obliga a la reflexionar muchos sobre la necesidad de rehabilitar los edificios viejos de Madrid y no confiar solamente en las inspecciones técnicas, que son más formales, sino proceder a programas grandes de rehabilitación que mejoren las edificaciones de nuestra ciudad", ha manifestado.

De hecho, ha apuntado que el Ayuntamiento ya tiene en marcha varios planes de rehabilitación. "La primera semana de agosto nos reunimos con todas las asociaciones de vecinos para ver los proyectos. Los fondos para la rehabilitación vienen forzosamente del Ministerio de Fomento y de la Comunidad de Madrid y estamos pendientes de algunos que los firme la Comunidad y así podamos utilizar esos fondos", ha concluido.

La alcaldesa y su equipo abandonaron el lugar minutos antes de la medianoche, momento en el que recibieron un sonoro aplauso de los vecinos que habían acudido a ver lo que había ocurrido.