INTERNACIONAL

Tres niños en estado crítico dentro de un camión con refugiados en Austria

29/08/2015 18:33 CEST | Actualizado 29/08/2015 18:33 CEST
EFE

Tres menores han sido rescatados en estado crítico tras ser hallados en la mañana de este sábado dentro de un camión en el que viajaban 26 inmigrantes. El incidente ha ocurrido otra vez en Austria, en concreto en St. Peter am Hart, muy cerca de la frontera con Alemania.

"Ha faltado poco", ha explicado un portavoz policial, David Furtner, en declaraciones a la agencia de noticias austriaca APA. El conductor del camión, de 29 años de edad y nacionalidad rumana, ha sido detenido después de intentar escapar. Se encuentra en prisión preventiva por orden de la Fiscalía.

Los 26 inmigrantes procedían de Siria, Afganistán y Bangladesh y estaban hacinados dentro de la caja del camión.

Los menores estaban muy mal de salud y mareados debido a la falta de agua. Los niños fueron trasladados en ambulancia junto a sus padres hasta el Hospital de Braunau, donde han sido ingresados.

SEGUNDO CASO EN UN DÍA

Se trata del segundo caso de inmigrantes localizados en un camión en el día de hoy después de que las autoridades húngaras detuvieran en la autopista M5 -en las cercanías de la ciudad de Röszke, cerca de Serbia-, a cuatro ciudadanos rumanos que llevaban en un camión a 21 refugiados.

Poco después de la medianoche los agentes de la Policía pararon dos vehículos en la autopista y en uno de ellos, con matrícula búlgara, encontraron a los 10 refugiados sirios y 11 afganos. La Policía confiscó el vehículo e inició un proceso legal contra los conductores por "ayuda a la permanencia ilegal" en el país.

Y ambos casos tienen lugar dos dos días después de que en Austria las autoridades encontraran los cadáveres de 71 refugiados en un camión abandonado en una autopista del este. La Fiscalía húngara ha ordenado este sábado el arresto durante un mes de los tres búlgaros y un afgano detenidos el viernes por su supuesta vinculación con esas muertes.

La extrema violencia de las muertes provocó la indignación internacional y reiteró la crítica situación que atraviesan en estos momentos cientos de miles de personas que están escapando de la violencia en Oriente Próximo y África.

Los sospechosos, esposados y cada uno con una botella de agua, fueron escoltados por fuerzas especiales de la Policía a tribunal de la ciudad húngara de Kecskemet, de donde partió el camión.

Todos ellos están acusados de cargos de tráfico de personas con fines lucrativos y agravante de tortura.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA