POLÍTICA
29/08/2015 19:57 CEST | Actualizado 29/08/2015 19:57 CEST

Los países europeos aumentarán el control de la identidad de pasajeros en los trenes

AFP

Más seguimiento será más seguridad. Es lo que estiman las autoridades de nueve países europeos que han decidido que reforzarán el control de la identidad de los pasajeros y de los equipajes en los viajes en tren de larga distancia, según han anunciado este sábado sus ministros de Interior y Transportes en París. Entre estas naciones está España.

No se ha especificado aún, sin embargo, cómo va a afectar eso a los pasajeros ni cuándo se pondrán en marcha las nuevas medidas.

Esta es la primera reacción firme tras el atentado, hace una semana, en el tren Thalys que unía Ámsterdam y París, abortado gracias a la intervención de los pasajeros. El atacante dejó, no obstante, dos heridos.

En una declaración conjunta leída por el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, los nueve países anunciaron también que se ampliarán las patrullas mixtas de policías de diversos países en el transporte ferroviario.

Asimismo, los firmantes consideran "indispensable poner en marcha operaciones de control simultáneas y coordinadas en trayectos puntuales".

Para ello, se aumentará el "control de identidad de los pasajeros, así como la inspección visual de los equipajes", y se hará una "evaluación de las consecuencias de una generalización de los billetes nominativos para los trenes internacionales de larga distancia".

Los nueve países piden a la Comisión Europea que examine "una modificación puntual de las reglas del código Schengen que permita controles permanentes allá y solo allá donde sea necesario".

El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, destacó que España "ha aprendido de la trágica experiencia de los atentados del 11 de marzo de 2004" y por ello su experiencia "es muy valorada" en el conjunto de Europa.

Para Fernández Díaz, el código de fronteras Schengen "ha de ser susceptible de interpretarse de forma que, al tiempo que garantice la libertad de circulación, garantice también la seguridad de los viajeros".

La ministra española de Fomento, Ana Pastor, también presente en la reunión, reconoció que "queda mucho por avanzar" para reforzar la seguridad del transporte ferroviario, con el objetivo de que el tren "siga siendo un modo de transporte cómodo para las personas".

Representantes de España, Italia, Suiza, Alemania, Luxemburgo, Bélgica, Holanda y Reino Unido participaron en la cita junto a los comisarios de la Unión Europea competentes y el coordinador de la lucha europea antiterrorista.

ALEMANIA ASUME QUE EL CONTROL TOTAL ES "IMPOSIBLE"

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, ha reconocido que los países europeos tienen "mucho que hacer para impedir" ataques como el frustrado el viernes pasado en el Thalys, pero ha avisado de que "es imposible tener un control completo de personas y equipajes de millones de personas que viajan cada día en Alemania y Europa".

"Esto es técnicamente imposible. La destrucción de nuestra libertad de movimiento sería una victoria para el terrorismo, de modo que tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre seguridad y libertad de desplazamientos", ha declarado tras la reunión en París.

"Es un trabajo duro y tenemos que ser conscientes de los riesgos pero no podremos pasarnos de rosca respecto a lo que tenemos que hacer dentro del equilibrio adecuado", ha añadido.

El Ejecutivo alemán ha reclamado poner en marcha las medidas ya decididas con "más rapidez", entre ellas la creación del registro de pasajeros, en principio sólo aéreos, o la utilización del sistema de información de Schengen -que permite ver a personas objeto de seguimiento por las autoridades-.

"Tenemos que estar mejor preparados para trabajar juntos cuando tengamos pistas o indicios especiales" sobre potenciales sospechosos de terrorismo, ha añadadido De Maizière.

Y ADEMÁS...

MÁS SERIES