TENDENCIAS

¿Supondrá 'Black Mass' el regreso definitivo de Johnny Depp? El actor llega a Venecia

04/09/2015 19:14 CEST | Actualizado 04/09/2015 19:14 CEST
AFP

VENECIA.- Mucho se ha hablado de la querencia excesiva de Johnny Depp a disfrazarse en sus películas; también nos hemos reído de los numerosos fracasos que encadena en taquilla desde hace años, cada vez que se aleja de la saga de Piratas del Caribe. A juzgar por la respuesta inicial que su nueva película, Black Mass, ha tenido en el Festival de Cine de Venecia, el actor vuelve a lo grande. Su interpretación de uno de los mafiosos más peligrosos de la historia, James Whitey Bulger, le coloca de nuevo en primera línea.

Si Michael Keaton con Birdman (2014) y Mickey Rourke El luchador (2008) ya resurgieron en su día sobre una góndola veneciana, mucho más fácil lo tenía Depp, quien en realidad nunca llegó a morir del todo a pesar de sus batacazos encadenados: El llanero solitario, Transcendence y Mortdecai, entre muchos otros. Veneno para la taquilla, se decía con saña de algunas de las estrellas femeninas del cine clásico cuando fracasaban a la hora de vender entradas, y Depp comenzaba a tener esa fama, tras años habiendo reinado en todos los flancos posibles.

El actor ha mostrado ante la prensa algunos dejes "piratas" de su Jack Sparrow aunque, para curarse en salud, se ha apresurado a asegurar que la cerveza que llevaba en la mano cuando el reloj todavía no marcaba las dos de la tarde era una sin. Los fans esperaban en el Lido veneciano desde las seis de la mañana para poder encontrarse con el actor. Él respondía ante el gesto asegurando que no los considera admiradores: "En realidad ellos son nuestros jefes, porque son los que ponen el dinero en este negocio", comentaba tras la proyección de la película.

Quizá Black Mass —que llega el próximo 23 de octubre a los cines españoles— no reviente taquillas, pero se coloca en buena posición en los primeros compases de la temporada de premios. Dirigida por Scott Cooper, la cinta se proyecta fuera de concurso en el certamen italiano y se basa en la historia real del agente del FBI John Connolly, quien mantuvo una compleja relación con el gángster irlandés en el Boston de los años setenta. De nuevo horas de maquillaje y peluquería sobre el rostro de Johnny Depp para convertirse en un tipo malo de los de verdad. "Me aproximo a Bulger como a un ser humano. Nadie se levanta por las mañanas y piensa que es mala gente cuando se mira al espejo. No importa lo que haga, nadie se ve de esa forma ni se refleja así en sus relaciones familiares·, dice el actor acerca de un personaje que vive en una enorme dicotomía entre su vida profesional y personal, capaz de todo tipo de crímenes y al mismo tiempo de ser leal a sus raíces; una situación en la que Depp logra ver algo "incluso poético".

depp black mass

Depp, en la presentación de Black Mass en Venecia.

Al actor no le importa estar encadenado de manera permanente a caracterizaciones extremas. Considera que era mucho peor la frustración que sufría cuando era estrella juvenil en la serie de televisión ochentera Nuevos policías. "Me sentía atrapado en un trabajo en el que tenía que recitar frases mal escritas. Mientras mis ídolos eran tipos que mutaban en pantalla, como John Barrymore, Marlon Brando y John Garfield, yo luchaba por dejar de ser el chico de los póster", recuerda como los orígenes de esa obsesión por transformarse. Hace unas semanas ocupaba los titulares al tener que sacar a sus perros de Australia en avión privado, después de que las autoridades del país amenazaran con sacrificarlos por no haber pasado el protocolo de diez días de cuarentena al que está obligado todo animal que entra en el país. "Al final los maté y me los comí, bajo órdenes directas de un funcionario australiano gordo y sudoroso", espeta el actor, a lo Jack Sparrow.

72º Festival de Cine de Venecia 2015: FOTOS


MÁS SOBRE VENECIA 2015

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

MÁS SERIES