TENDENCIAS

'The Danish Girl' en Venecia: el orgullo transexual da el salto definitivo en el cine

05/09/2015 17:05 CEST | Actualizado 05/09/2015 17:05 CEST

VENECIA.- En tiempos de Caitlyn Jenner, sentirse mujer en un cuerpo de hombre puede terminar con una portada en Vanity Fair y un reality show propio como manifiesto de identidad. Pero a quien vivía esa misma situación en la Europa de hace casi un siglo sólo le esperaba el manicomio, que es casi lo mismo pero con menos gente mirando.

The Danish Girl, la esperada cinta de Tom Hooper, traviste a Eddie Redmayne para elaborar el retrato del pintor danés Einar Wegener, una figura pionera entre la comunidad transexual, al ser una de las primeras personas en someterse a una operación de reasignación de género para convertirse en Lili Elbe.

El actor británico y la sueca Alicia Vikander construyen juntos ante la cámara de Hopper un amor de tal pureza que resulta casi umbilical y tan infrecuente como nos sigue resultando la cotidianidad transexual, a pesar de ser ya una realidad en nuestras pantallas (Orange is the new black, Transparent, Sense 8).

Hopper centra su relato en "la inclusión conseguida a través del amor. La crisis de los refugiados que está viviendo Europa demuestra lo dividido que está el mundo y por eso el personaje de Gerda es tan extraordinario, capaz con su amor de que todo sea posible", apuntaba el director tras la proyección de la cinta, que cuenta con el diseño de vestuario del español Paco Delgado.

Las dos mitades de este matrimonio comparten vida, profesión e incluso el título de la película y les cuesta tanto desentrañar el nudo de su relación como encontrar el camino hacia la cura adecuada para las tribulaciones interiores de Wegener. A medida que una latente Lili Elbe gana la batalla en el cuerpo del pintor, también invade el espacio vital de su protectora esposa Gerda, quien encuentra en su nueva compañera de viaje al objeto de sus desvelos y a la musa inspiradora con la que crear arte desde las entrañas.

El Oscar hace tan solo unos meses por su interpretación de Stephen Hawking consagró a Eddie Redmayne y es su trabajo en The Danish Girl el que confirma su nueva condición de estrella del cine. No lo era cuando leyó el guion de esta cinta que el propio Hopper le entregó mientras coincidían entre las barricadas ficticias del set de rodaje de Los Miserables.

Como le ocurrió a Jared Leto en Dallas Buyers Club, parte de la comunidad LGTB ha lamentado que no fuera un transexual quien diera vida al personaje, hecho que el director ha justificado por el limitado acceso a intérpretes transexuales en la industria. Además de ciertos rasgos andróginos en su físico, Hopper valoró que el actor "ya hubiera interpretado personajes femeninos, por lo que ya tenía trabajado ese instinto", argumentaba ante la prensa.

Con deliberado trazo grueso, el cineasta se basa en la novela de David Ebershoff que ficciona la vida de estos personajes reales y repite la fórmula de su exitosa El discurso del rey. Este melodrama, aunque no tan osado como para prescindir de las audiencias masivas y las candidaturas a premios, marca con precisión las diferencias entre sexualidad e identidad de género y abre el debate hacia cuestiones todavía por resolver. "Hasta hace poco dominaba un punto de vista dual, en la que era obligado operarse para ser un hombre o una mujer por completo. Cada vez el espectro se abre màs a situaciones intermedias que no condenan a esa dualidad", apuntaba.

Redmayne, vestido como un niño bien de internado británico en su visita a Venecia, recogió los mayores elogios en la crítica por su paulatina transformación vital en pantalla y explicó que la convivencia con parejas que habían sobrevivido a una situación similar a las de los dos protagonistas le ayudo a conformar la esencia del personaje y a entender la enorme empatía necesaria en esta historia de amor.

En The Danish Girl se amplía el circulo afectivo a un tercer personaje, el amigo de la infancia de Einar Wegener que colabora en el cambio de sexo del protagonista mientras se enamora de su esposa. El actor emergente Matthias Schoenaerts completa el vértice de un complejo triángulos que culmina la idea de lealtad incondicional de la que habla la cinta.

72º Festival de Cine de Venecia 2015: FOTOS


MÁS SOBRE VENECIA 2015

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN