INTERNACIONAL

Cerca de 8,2 millones niños necesitan ayuda humanitaria en Siria, según Unicef

24/11/2015 12:57 CET | Actualizado 24/11/2015 12:57 CET
MOHAMMED BADRA / EFE

Imagina que todos los ciudadanos de Andalucía, todos, necesitasen urgentemente de ayuda humanitaria. Pues tantos como esos, 8,2 millones, son los niños sirios que están en situación de emergencia, según ha denunciado este martes Unicef.

"En Siria no hay ningún lugar seguro para los niños", ha resumido gráficamente en Berlín la delegada del Fondo de la ONU para la Infancia en Siria, Hanaa Singer, al presentar un informe sobre la situación de los menores en el país, asediado por la guerra desde marzo de 2011.

En estos ya cuatro años largos, de los 250.000 muertos registrados al menos 11.000 son niños. No se respetan ni siquiera las siglas de este organismo de Naciones Unidas, ya que sus recintos también han sido atacados. Por ejemplo, en septiembre de este año, seis menores murieron durante un ataque a un centro de la organización. 60 escuelas fueron objeto de ataques armados sólo en 2014, añade el informe.

La guerra ha llevado al desplazamiento forzoso de muchas familias -hay cuatro millones de refugiados fuera de Siria y otros siete desplazados internos, de los que la mitad también son menores- y a que tres cuartas partes de la población siria viva en la pobreza.

(Puedes seguir leyendo tras el gráfico...).

En este gráfico se incluyen los principales conceptos del informe de Unicef. Si pasas el ratón por encima de cada uno de ellos, verás las cifras que ha desvelado la ONU.

Es especialmente preocupante, abunda Unicef, la situación de dos millones de niños que viven en lugares directamente afectados por los combates y que sólo reciben esporádicamente ayuda. El fuego constante de las tropas del régimen sobre zonas calificadas como rebeldes, los choques entre este Ejército y los grupos opositores armados más el dominio de zonas del país por parte del Estado Islámico o de Al Nusra (el brazo de Al Qaeda en la zona), hacen imposible el acceso de trabajadores humanitarios y de camiones cargados con lo esencial.

UNA GENERACIÓN EN RUINAS

En muchas áreas las infraestructuras están completamente destrozadas y, por ejemplo, en Alepo -una de las ciudades más castigadas- cerca de dos millones de personas estuvieron sin agua potable durante varios días. "El acceso al agua potable se ha convertido en un arma de guerra en Siria", afirma Singer.

Dos tercios de los hospitales no funcionan debidamente y aproximadamente dos millones de niños no pueden ir a la escuela a causa de la guerra. "Después de casi cinco años de guerra en Siria, la vida de toda una generación de jóvenes y niños está en ruinas", añade el representante de Unicef en Alemania, Christian Schneider.

En los países vecinos -Jordania, Líbano Irak, Turquía y Egipto- viven dos millones de niños desplazados, muchos de los cuales tienen que trabajar para su subsistencia, por lo que no pueden recibir formación escolar. La falta de perspectivas para los niños, que no pueden visitar la escuela ni en Siria ni en los países vecinos, es uno de los factores que empujan a muchas familias a huir hacia Europa.

214.000 MENORES REFUGIADOS HAN LLEGADO A EUROPA

Hasta septiembre de este año, 214.000 niños sirios habían solicitado asilo en algún país de la Unión Europea y una cuarta parte de los refugiados que llegan a ella desde Siria son niños o jóvenes.

Sin embargo, Schneider recordó que "la gran mayoría de los desplazados no emprende el camino a Europa, sino que se queda en los países vecinos o en algún lugar de Siria y ansía permanentemente regresar a casa". Los que emprenden el camino a Europa suelen ser, de hecho, los que se encuentran en mejores condiciones, dado lo caro del viaje que hay que pagar a las mafias. En los campos de refugiados la vida es muy complicada y los ciudadanos sirios se ven privados de derechos esenciales como el del trabajo.

11 realidades de los niños en Siria

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest