POLÍTICA

20-D: España encara sus elecciones más inéditas

03/12/2015 21:53 CET | Actualizado 04/12/2015 18:05 CET
EFE

El próximo 20 de diciembre los españoles irán a las urnas. Y con sus papeletas harán realidad esa nueva España que se ha ido fraguando a lo largo de los últimos cuatro años. Será el momento de enterrar el viejo bipartidismo -como señalan todas las encuestas- y escribir el siguiente capítulo de la historia electoral: el sistema de cuatro partidos.

Acostumbrados a la alternancia entre PP y PSOE y tras los duros años de la crisis económica, se abre paso una nueva forma de hacer política en la que las mayorías absolutas ni se sueñan en los cuarteles generales de los partidos. España se pinta ya en azul, rojo, naranja y morado.

Aunque también este país tiene grandes paradojas. Precisamente, el partido que menos se ha renovado en este epiléptica legislatura, el PP, aparece como el gran favorito en los sondeos. Según la encuesta del CIS publicada este jueves, los populares volverán a ganar, con 120-128 diputados, seguidos por el PSOE (77-89), Ciudadanos (63-66) y Podemos (45-49). Todo ello aderezado con el suspense que supone que algo más del 40% de los votantes no sabe qué harán todavía.

(Sigue leyendo después del gráfico)

Con este dibujo, Mariano Rajoy conservaría La Moncloa, a pesar de los ajustes dramáticos y los casos de corrupción como Gürtel, Bárcenas y Púnica. En estos cuatro años se habrá dejado alrededor de 60 escaños, pero podría seguir gobernando si se lo permite Ciudadanos. Los de Albert Rivera se han convertido en apenas unos meses en el gran fenómeno político -el Podemos de centro-derecha- que tendrá la llave para el futuro Gobierno de la nación.

RAJOY, A POR LOS PUEBLOS DE ESPAÑA

Desde el arranque de campaña esta medianoche, Rajoy y los suyos van a desplegar una estrategia para conquistar España a base de mensajes de experiencia de gestión. En Génova han diseñado una campaña asentada en que España debe seguir “en la buena dirección” y que no puede caer en “experimentos con gaseosa”, como suele decir el líder del partido. A partir del 20-D ya encararán las posibles alianzas, teniendo como ejemplo la colaboración de Cristina Cifuentes con Ciudadanos en la Comunidad de Madrid.

En el Partido Popular están convencidos de su victoria. Además, se han encontrado con una coyuntura que les ayuda a ganar posiciones: el desafío independentista catalán y la lucha contra el terrorismo yihadista. Estos dos asuntos refuerzan su mensaje de que son el partido de Estado que puede hacer frente a dos temas que preocupan especialmente a los españoles. Un discurso que creen que les beneficia frente a algunas ambigüedades de sus rivales.

(Sigue leyendo después del vídeo)

Eso sí, el PP ha situado como principal rival al PSOE. De hecho, el presidente del Gobierno solo ha aceptado un debate durante la campaña y será contra el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, el próximo día 14, organizado por la Academia de Televisión.

Rajoy va a hacer una campaña muy de “pueblo”. Los populares han experimentado un alejamiento del electorado más joven y liberal -que se siente más cercanos a C’s- y se van a centrar especialmente en las medianas y pequeñas localidades. Esa España “silenciosa” a la que suele apelar el presidente y que no quiere ahora cambios radicales. No es época de plazas de toros, es tiempo de la “España en serio”, como reza su lema.

LA "OPORTUNIDAD" DE SÁNCHEZ

Para hacer frente al PP, en Ferraz proclaman con su eslogan “Un futuro para la mayoría”. El PSOE llega a estas elecciones tras cuatro convulsos años internamente, en los que han vivido la mayor derrota de su historia, el transitorio liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba y el ascenso del desconocido Pedro Sánchez.

En el PSOE han experimentado sobresaltos como el adelanto de Podemos en las encuestas hace algo más de un año, la leve recuperación y ahora el posible sorpasso de Ciudadanos. Su líder y candidato sabe que se la juega el próximo 20 de diciembre y se presenta como el hombre capaz de conjugar los avances históricos del PSOE con la nueva sensibilidad política. Anhela llevar a La Moncloa su España de las “oportunidades”.

Aunque se muestra convencido de que serán la primera fuerza, Sánchez apela a la capacidad de pacto del PSOE. Ya en las elecciones municipales y autonómicas los socialistas consiguieron ganar mucho poder territorial a pesar de unos resultados nada abultados. El CIS les da entre 77 y 89 escaños, el peor resultado de su historia. Un número así supondría otra convulsión interna. La poderosísima federación andaluza puede llegar a conseguir el tercio de todos los diputados socialistas en el Congreso, lo que colocaría a su secretaria general, Susana Díaz, en una posición privilegiada para asaltar Ferraz.

(Sigue leyendo después del vídeo)

Ahora es el turno de Sánchez. La estrategia del PSOE, según su guía interna de campaña, pasaba hasta hace unas semanas por centrar el debate entre Rajoy y el líder del PSOE. Quieren transmitir la idea de que solo los socialistas pueden evitar que el PP siga en La Moncloa. No obstante, desde el ascenso en las encuestas de Ciudadanos han empezado a atacar a los naranjas sin disimulo equiparándolos con las Nuevas Generaciones del PP.

EL SUBIDÓN DE CIUDADANOS

Rivera enfila esta campaña conociendo que su intención de voto llega al 19%, según el CIS. Esto le coloca casi en empate con el PSOE, un incremento que ni se esperaban en sus sedes de Barcelona y Madrid. Además, se ha convertido en el candidato mejor valorado por los españoles en los sondeos.

En esta carrera electoral, Rivera se va a volcar en Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, las cuatro autonomías con más escaños y en las que precisamente tiene más posibilidades. Dos actos diarios, para gloria del candidato. Precisamente, una de las grandes dudas sobre el partido y flanco que van a aprovechar sus rivales será el equipo de los naranjas. Escucharemos muchos decir estos días que este partido es “humo”. Él mientras venderá que llega “con ilusión”, el lema para el 20-D. En el propio seno de la formación reconocen que la mayor dificultad serán la organización de las “campañas secundarias”, aquellas que protagonizan los líderes regionales.

(Sigue leyendo después del vídeo)

LA "REMONTADA" DE PODEMOS

Pero ya no hay tres sin cuatro. Podemos, el partido que surgió tras el 15-M y que ha removido los cimientos de la estructura política española, se perfila como la cuarta opción. Hasta casi sesenta representantes morados -sumando las listas de candidaturas unitarias- podrían sentarse en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Tras haber experimentado la sensación de bajón en las encuestas, Podemos está convencido de su “remontada” y de que los sondeos no reflejan correctamente la sensación de cambio en la calle, como pasó con Ahora Madrid en las pasadas municipales.

“Un país contigo” es la frase que venderá Podemos, cuyo programa incluye medidas estrella como una renta garantizada (600 euros mensuales mínimos para todos los hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza), un aumento de impuestos para la población más acomodada, la creación de una banca pública y un plan nacional de transición energética, que crearía unos 300.000 puestos de trabajo.

Podemos espera, especialmente, hacer una demostración de fuerza en Barcelona -donde se presenta como gran favorito con la coalición En Comú Podem- y en Madrid, donde puede superar al PSOE y convertirse en la gran referencia de la izquierda.

Y es que a partir del 20-D tocará también hacer interpretaciones territoriales. España puede pintarse de nuevo de azul y solo teñirse de rojo en Andalucía y en parte de Extremadura. Otro de los resultados de gran importancia será el número de diputados independentistas que lleguen a la Cámara Baja. Según el CIS, Democràcia i Llibertad logrará 9 y ERC, 7. Ellos serán clave en la futura negociación de una hipotética reforma constitucional para adecuar la cuestión catalana.

EL VODEVIL ELECTORAL

Datos, escaños, cifras, porcentajes. Pero también una campaña es show, espectáculo, teatro, vodevil. Sin duda, esta será la campaña en la que las redes sociales tendrán más importancia. Durante estos cuatro años los electores se han convertido en agentes más activos, buscan los programas, interactúan en Twitter y comparten en Facebook sus preocupaciones. Incluso, para los dudosos, proliferan los tests para saber a qué partido te pareces más.

Asimismo, están llamada a ser la campaña más catódica que ha vivido España. Un voto bien vale visitar el programa de Bertín Osborne, tatarear los temas de ayer, hoy y siempre junto a María Teresa Campos o desfilar por el plató de LaSexta Noche. Con ansia se espera ver a Rajoy precisamente en este último espacio el sábado o a Sánchez en Qué tiempo tan feliz. Lo tuyo es puro teatro…

Otra cosa es debatir cara a cara. Sánchez y Rajoy lo harán el 14. Solo los dos. El presidente ha declinado más combates dialécticos. En su lugar acudirá la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el próximo lunes al de Atresmedia, en el que también estarán Sánchez, Rivera e Iglesias. Estos tres ya protagonizaron otro encuentro el pasado lunes, organizado por El País.

Tiempo de debatir, presentar medidas, besar a los vecinos, saltar en los escenarios. El 20-D ya está aquí. Bienvenidos a las Navidades más políticas de la historia de España.

PSOE Programa Electoral 2015


Programa Electoral Ciudadanos


Programa IU-Unidad Popular

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

NOTICIA PATROCINADA