POLÍTICA

Las voces que acompañan a Pedro Sánchez a su reunión con Rajoy post 20-D

23/12/2015 08:25 CET | Actualizado 23/12/2015 08:38 CET
SERGIO BARRENECHEA/EFE

Pedro Sánchez acude este miércoles al Palacio de la Moncloa para reunirse con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras la cita electoral del domingo. El líder de la segunda fuerza política salida de las urnas el 20 de diciembre es el primero que escuchará las propuestas de Rajoy para intentar formar Gobierno. El secretario general del PSOE no estará solo en esa reunión. Le acompañarán las presiones y los ecos de los barones de su propio partido, sobre todo las que vienen del Sur, que le piden que diga no a Rajoy pero se abstenga de llegar a pactos con Podemos.

El País publicó el martes por la noche que Rajoy tiene previsto ofrecer al PSOE la presidencia del Congreso y que considerará una reforma de la Constitución si le permite formar Gobierno. El Ejecutivo en funciones lo desmintió, así que habrá que esperar al fin del encuentro en Moncloa, que comienza a las 12 de la mañana, para saber con qué oferta intentará Rajoy seducir al PSOE.

La presidenta de la Junta de Andalucía, legitimada para alzar su voz en un partido que ha perdido millones de votantes, porque ella los ha mantenido, es quien más alto y claro habló el martes. Susana Díaz ha pedido al PSOE que evite el "aventurismo político" y el "oportunismo", es decir, que a Sánchez no se le ocurra diseñar o participar una fórmula de Gobierno en la que pacte con Podemos.

A los socialistas le toca, según Díaz, por un lado, cumplir con su palabra con los ciudadanos y "votar rotundamente no a Rajoy y al PP en la sesión de investidura". Por otro, tiene que asumir que está en la oposición, donde le han colocado los votantes, y hacer una "reflexión profunda" acerca de por qué ha perdido su confianza y tratar de recuperar la credibilidad.

Siempre más suave, pero no menos contundente que la andaluza, el extremeño Guillermo Fernández Vara, que también ha tenido un buen resultado electoral dentro de la debacle, opinó que los socialistas deben votar en contra de Rajoy en la investidura. Abstenerse para que gobierne el PP sería como decir que no hay alternativa a sus políticas, cuando el PSOE debe hacer lo contrario y representar a la gente que les ha votado. Es más, ve "chocante" que Rajoy pretenda que el PSOE le allane el camino. "No podemos hacer que gobierne Rajoy cuando en la campaña hemos estado diciendo todo lo contrario", zanjó.

A FAVOR Y EN CONTRA DE PACTAR CON PODEMOS

Solo si Rajoy no consigue gobernar y el rey le encarga a la formación de Gobierno a Pedro Sánchez, este "tiene que intentarlo" aunque esto implique llegar a acuerdos con Podemos. Pero sin cruzar determinadas ciertos límites, advierte el presidente de la Junta de Extremadura. "No podemos aceptar determinadas líneas que van contra la historia del partido, un partido que ha defendido siempre la unidad nacional y tiene un proyecto que es la igualdad, no la independencia ni el derecho a decidir, pero eso entrará en la negociación, nadie nos puede imponer nada ni obligar a nada", ha advertido. Esta es sin embargo una de las condiciones de Podemos para sentarse a la mesa con el PSOE.

No todos los barones socialistas opinan igual sobre la formación de Pablo Iglesias. Ximo Puig, el presidente de la Generalitat Valenciana, secretario general del PSPV y miembro de la Ejecutiva federal, ha recordado que él no tiene "ningún problema" en acordar con Podemos, como se ha visto en la Comunitat Valenciana.

Pero la hipótesis de un pacto de izquierda, como ha señalado, es "una eventualidad que en estos momentos no es posible, no suma". "No es plan A o plan B", ha señalado Puig, quien ha destacado que el único plan que sí que sumaría sería un acuerdo del PP y del PSOE, algo que con lo que no está de acuerdo, porque va en contra de las convicciones y del voto expresado por los ciudadanos.

MIENTRAS, EN MADRID, CRÍTICA Y AUTOCRÍTICA

Otras federaciones socialistas como la madrileña, donde el PSOE cayó a la cuarta posición el 20-D, están tan debilitados y en tal estado de shock que no pueden permitirse decirle al secretario general qué debe hacer, pero sí lanzarle críticas muy directas. En una reunión del PSM este martes por la noche, concluyeron que deben abrir "un periodo de autocrítica", y cargaron contra la dirección del partido, "que permanece callada, asuma responsabilidades ante los decepcionantes resultados" del 20D.

"La ciudadanía no se ha sentido identificada" con el PSOE, eso lo tienen claro, y para cambiarlo, consideran que "hay que devolver el partido en Madrid a sus militantes y reconstruir el PSOE-M mirando a la gente" y con "democracia interna". Han pedido "integración", sacar al partido del "problema que tiene en Madrid" y "abrir una nueva etapa para el socialismo madrileño", según otras fuentes presentes en la reunión.

En la cita también se ha pedido al concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona que dé un paso al frente y se presente a secretario general del PSOE-M, pero él ha dicho que "no es momento para presentarse, sino para sacar el partido adelante". Carmona fue destituido en agosto de este año por la dirección del partido, y le sustituyó Purificación Causapie.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Noche electoral

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA