TENDENCIAS

¡Tengamos la fiesta en paz! Claves para no discutir con la familia en las comidas de Navidad

24/12/2015 16:19 CET | Actualizado 24/12/2015 16:40 CET
PIXABAY

Estas navidades prometen. España sigue con resaca electoral, sin un Gobierno en firme ni nada que se le parezca, y este tema dará mucho juego en cenas de Nochebuena y comidas de Navidad. Al final se acabará poniendo inevitablemente sobre la mesa, como si de un plato más del menú se tratase, y eso que muchos seguro que habrán prometido previamente que NO, que este año la política NO está invitada.

Las elecciones, conflictos sociales o internacionales, la legalización de la prostitución o las drogas o el matrimonio homosexual son conversaciones de las que no te libras ningún año. Y menos este. Resulta más incómodo aún si se producen con alguien con quien no haya mucha confianza, especialmente con una persona: tu cuñado. ¡Qué pereza!

¿Eres el típico cuñado de las comidas de Navidad? (TEST)

A continuación te damos algunos consejos para que puedas sobrevivir a estos encuentros.

1. NI POLÍTICA, NI FÚTBOL, NI RELIGIÓN

Hablar de política con alguien con quien no tienes demasiada confianza y con quien es posible que no compartas opinión siempre es un tanto delicado. Seguramente dentro de tu familia haya diversas posturas, añadido a la presencia del típico miembro que se cree que sabe más que tú.

La política, el fútbol o la religión suelen ser los temas 'arruina-cenas' por excelencia y por eso es mejor evitarlos. Pero dados los resultados de las elecciones hace unos días o el panorama que tiene por delante el Real Madrid, te va a resultar un poco difícil. Procura que estos temas salgan antes de que se acabe el vino o el champán, ya que el exceso de alcohol no ayuda mucho en estas situaciones.

Puedes cambiar de conversación preguntando quién quiere un poco más de vino o contestar a las típicas frases de tu cuñado con frases hechas: "Aún no sabemos qué va a pasar", "es más bonito que haya opiniones diferentes"... Pero sobretodo, intenta no perder los nervios.

2. CALMA LOS ÁNIMOS

Es difícil no contestar a frases como "Pablo Iglesias es un bolivariano perroflauta que no se ducha", "yo vuelvo a votar al PP porque no me fío del resto" o "Ciudadanos son de Nuevas Generaciones2. Pero si ves que las conversaciones están subiendo de tono, es mejor no opinar con el objetivo de no incitar esa situación. Nadie quiere que vuelen la cristalería familiar o acabar el año llamando al 112.

Aprovecha esos momentos para cambiar de plato o sacar el turrón nuevo que habéis comprado exclusivamente para esa noche. Pregunta por temas más irrelevantes como dónde han comprado los modelitos que llevan puestos o qué tal les va en el trabajo.

3. NO TE PASES CON EL ALCOHOL

El exceso de alcohol nunca es bueno, pero menos aún si estás en plena comida familiar con primos, tíos y demás miembros que suelen ponerte de los nervios. A veces tiendes a darle al vino para que poco a poco te importe menos lo que dicen, pero no va a funcionar. En cuanto saquen algún tema polémico de los mencionados anteriormente te sentará mucho peor que si estuvieses sobrio y comenzará una discusión de la que seguramente te arrepientas al día siguiente.

4. SIEMPRE CON UNA SONRISA

Que no se te borre la sonrisa. Recuerda en todo momento que es Navidad y que estas fechas son para pasar buenos ratos con la familia, aunque haya momentos en los que te entren ganas de hibernar hasta el 7 de enero. Seguro que la mayor parte de tu familia tenía ganas de verte, así que sé agradable. No tengas cara de acelga toda la noche por ciertos comentarios que no te gusten.

5. PLANIFICA BIEN LA CENA

No lo dejes todo para el último momento. Planifica las horas, recoge la casa y ten claro lo que vais a comer y el vino que beberéis. Entérate de si a todos les gusta el menú, compra más de un tipo de turrón o mazapán y elige buena música. Seguro que todos lo agradecerán y un ambiente como ese sólo dará ganas de pasarlo bien.

6. INTENTA VER A TU CUÑADO (O QUIEN SEA TU 'CONTRINCANTE') COMO UN ALIADO

Piensa que, aunque te resulte algo irritable, seguramente cuñado sólo vaya de buen rollo a quedar bien delante del resto de la familia. Es la persona que ha elegido tu hermana y la quiere, así que quédate con esa idea. Dile lo bien que le queda el traje o que te recomiende alguna película que haya visto últimamente y así crearás un poco más de complicidad entre vosotros.

7. SI NO HAY MUCHA CONFIANZA, NO FUERCES LA SITUACIÓN

No te empeñes en que esa persona con quien discutes se convierta en tu mejor amigo y no des por hecho una confianza que no existe. Puedes empezar por preguntarle por temas que no sean especialmente personales, como qué hace en su tiempo libre o sus gustos musicales. Así, se generará un poco más de confianza y él o ella se sentirán cómodos a tu lado. No te verá como un competidor.

8. NO RECUERDES DISCUSIONES DE OTROS AÑOS

Sé listo y evita temas que por experiencia sabes que no van a salir bien. Si has discutido ya otros años por ciertas cosas, huye de esas situaciones.

9. Y RECUERDA... ¡HAS VENIDO A PASÁRTELO BIEN!

Aunque a veces de un poco de pereza, estas fechas son para pasarlo bien con la gente a la que quieres. Nadie quiere pasar las navidades solo con su gato....

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest