NOTICIAS

Entrevista al crítico de series Toni de la Torre: "Ver una serie de J.J. Abrams es una traición constante"

29/12/2015 09:06 CET | Actualizado 29/12/2015 09:06 CET

2015-12-24-1450965846-579155-portada_jjabrams_tonidelatorre_201507311220.jpg

Toni de la Torre es un apasionado del director J.J. Abrams, un nombre cada vez más familiar para los aficionados a la buena ficción audiovisual. El autor de Perdidos, del reboot de Star Trek y la nueva entrega de Star Wars, El despertar de la Fuerza, protagoniza su último libro: La teoría de la caja (Planeta).

En él, analiza en profundidad los secretos para contar historias del que muchos califican como "el nuevo Spielberg". Una forma de narrar que se centra en crear misterios y más misterios, sustentados en personajes complejos que tienen tantas capas como la propia historia.

El Huffington Post ha charlado con él para que nos descubra curiosidades sobre Perdidos, nos revele detalles sobre la nueva película de La guerra de las galaxias y nos haga comprender cómo nos cautiva un guionista y director que ha llevado el timón del renacer de dos sagas con los fans más exigentes del mundo. Y con éxito.

¿Qué influencias tiene Abrams?

Sus series nunca son nítidas, empiezan de forma oscura y se van complicando cada vez más. La intención es que te pierdas, al igual que lo hacías en La dimensión desconocida de Rod Serling, una de sus grandes influencias. Que te sientas confuso, perdido. Ver una serie de Abrams es una traición constante.

También tiene algo en común con Twin Peaks, la serie de David Lynch. Tanto él como Abrams creen en un espectador activo con el que establecer un diálogo. Sus series suscitan conversación hasta en el trabajo.

Tiene aún más mérito lo de Twin Peaks, porque ahora con internet es fácil encontrar fans y saber qué piensan (aunque eso también puede ser un peso); ¿pero qué habría pasado si Twin Peaks hubiera llegado en la época de las redes sociales?

Muchos critican que nadie sabía qué rumbo tomar en la serie de Lynch. ¿Sabía Abrams cómo iba a acabar Perdidos antes de llegar al final?

La lucha entre hermanos, la iniciativa Dharma, los hostiles, todas las paredes maestras estaban desde el principio. Fluctuó el día a día por la industria televisiva, que exige que se firme por episodios. Por ejemplo, las historias de algunos personajes a medida que fueron avanzando —como que Hurley se quedara de guardián de la isla; era el favorito de la audiencia— eran como dejar a los espectadores de guardianes.

Pero eran las partes menos fundamentales. La historia de Jack se decidió desde el principio, desde el momento en que se le otorgó el papel de héroe, que en origen iba a ser para Kate. También estaba decidida la trama de Locke, que tiene parecidos con el protagonista de Breaking Bad, Walter White: son personas desgraciadas a las que la vida se lo ha puesto difícil; cuando encuentran algo en que apoyarse, se inicia en ambos una transformación hacia su lado oscuro.

"¿Qué habría pasado si Twin Peaks hubiera llegado en la época de las redes sociales?".

A pesar de sus aciertos como narrador, el final de Perdidos tiene tantos detractores como fans...

Aunque existe un cierto peligro en las explicaciones que se dan, lo que pasó con el final de Perdidos fue sobre todo consecuencia del hype que se había creado, el efecto de la popularidad que tenía, que no forma parte de la narrativa. Le ha pasado también a otras series, como True Detective en su segunda temporada.

El generar expectativas es a la vez bueno y malo, la clave y uno de los problemas derivados del motor de la teoría de la caja. Una pregunta lleva a otra, como Alicia, te vas metiendo en la madriguera, pero cada vez se generan más preguntas. Responden a casi todas en el capítulo de Across the sea, pero para entonces Abrams había delegado todo en el cocreador de la serie, Damon Lindelof. Cuando se fue, le fue muy difícil a la gente cambiar el chip porque Abrams era el rostro tras la historia.

Ese fue el problema... ¿cuál fue el gran logro de Perdidos?

Consiguió salir del perfil de espectador que tiene una serie así. A medida que vas entrando en la caja de misterios de la isla, la serie lo fue notando en los espectadores, que se fueron yendo cada vez en mayor número, a medida que la historia se convertía en un producto de género; pero acabó con muchos más de lo que este tipo de producciones suelen tener.

Pasó algo parecido con Expediente X; era una serie de ciencia ficción encubierta, disfrazada con una carcasa de policiaca. Fue uno de sus fuertes, junto a la fascinación por los ovnis que había en la época. Las respuestas tardan en llegar en ambas.

Y, al igual que Dana Scully, sus protagonistas son también mujeres fuertes, independientes...

Es verdad, ahora hay muchos más personajes femeninos, pero cuando salieron Alias y Felicity era minoría. Abrams no elige mujeres protagonistas a propósito. Escribe personajes fuertes con puntos débiles, personajes muy completos, que resulta que son mujeres.

Es algo diferente, una chica en un rol solitario. Lo normal es que el chico sea el héroe y la chica una comparsa o interés amoroso. Y en Star Wars nos ha traído a Rey, que es muy fuerte. Todas sus series y pelis están plagadas de referencias a Alicia en el País de las Maravillas; quizá por eso busca su Alicia, más que por un interés en el feminismo en sí.

"Abrams no elige mujeres protagonistas a propósito. Escribe personajes fuertes con puntos débiles, personajes muy completos, que resulta que son mujeres".

Hablando de Star Wars... ¿qué encontramos típico de Abrams en El despertar de la Fuerza?

Ha vuelto a la esencia de la trilogía clásica. Abrams forma parte de los fans decepcionados con las precuelas, y se le ha dado la oportunidad de devolver a Star Wars el espíritu aventurero, con menos efectos especiales y más interés en lo humano.

La renuncia a los midiclorianos también es característica; se apartaba del concepto espiritual de la Fuerza, de que cualquiera puede convertirse en héroe, que es algo que a Abrams le atrae.

Y también ha traído algo muy suyo, un espacio donde no todo tiene que ser explicado. Como en la trilogía original, da la sensación de que vemos una pequeña porción de algo mucho más grande. Los personajes son lo más importante, particularmente le pone énfasis a Rey y Finn.

Son pequeñas historias en un gran universo. Aunque la gran pregunta que todos nos hacíamos al empezar era "¿dónde está Luke?", vamos a seguir enganchados por saber cómo acaban Rey y Finn.

En el libro tocas todos los puntos fuertes de Abrams como creador. ¿Cuáles son sus debilidades?

El gran punto débil de Abrams es que, desde Perdidos, se ha convertido en un director de orquesta, más que en un autor. Delega en exceso, ejerce un control superficial sobre sus series, aunque no le pasa tanto en el cine. Ha producido historias que incumplen la teoría de la caja, y otras no consigue crear personajes de carne y hueso, como Alcatraz o Revolution. Su equipo no siempre sabe seguir al maestro.

Como director, aunque está empezando, no tiene sello autorial. En Star Trek, probó los destellos de cámara para crear un estilo, y aunque ya todos lo identifican como suyo, no tuvo éxito. Super8 es canónica, sigue las convenciones. Puedes ver una película suya y no saberlo, porque cualquiera podría dirigirla.

En el guión y los personajes se le distingue en seguida, la construcción del misterio, la teoría de la caja. Es un gran guionista que dirige pelis por culpa de Tom Cruise; hasta que le fichó para hacer Misión: Imposible III, nunca se le había ocurrido dirigir cine.

"Como director, aunque está empezando, no tiene sello autorial. Puedes ver una película suya y no saberlo, porque cualquiera podría dirigirla".

¿Cómo fue esa historia?

Cruise rechazó a nombres importantes para dirigir la tercera entrega de las andanzas de Ethan Hunt. Cuando vio Alias, dijo: "Yo quiero esto".

Ficharon a Abrams y le dieron 150 millones de dólares para hacer la película, el presupuesto más grande que nunca ha tenido un debutante. Y ahora, tras Star Wars, está más cerca de convertirse en un productor, como Spielberg, que en director y autor. Es difícil que le propongan a partir de ahora algo mejor y más emocionante para él.

Te has empapado bien de toda la filmografía de Abrams... ¿cuáles son tu serie (o peli) y personaje preferidos?

Como serie, me tengo que quedar con Perdidos. Hay que valorarla como tal, pero también hay que tener en cuenta cómo la viviste; fueron muchos años dedicados a ella y ha sido la que más me ha emocionado.

Como personaje, mi favorito es Walter Bishop (Fringe). No es un personaje típico de Abrams, no es ambiguo, no es un narrador poco fiable. Es entrañable, lo quieres mucho.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest