POLÍTICA

Puigdemont opina que Rey no ha tenido una "neutralidad exquisita"

31/01/2016 12:35 CET | Actualizado 31/01/2016 12:35 CET
EFE

El presidente de la Generalitat tiene una cosa que afearle al rey. Carles Puigdemont considera que Felipe VI no ha tenido una "neutralidad exquisita" que habría sido deseable en el proceso catalán, una posición que "sí ejerció cuando era Príncipe".

En una entrevista concedida a El Punt Avui junto con su predecesor en el cargo, Artur Mas, Puigdemont ha reconocido que no conoce "bien" al Rey, y ha coincidido con el expresidente en que es una persona "que se informa y no se precipita", aunque parece "atrapada en su rol".

(Puedes seguir leyendo tras el tuit...).

"Quizás lo que querría hacer no se corresponde con su agenda política y eso le hace perder neutralidad", ha considerado el presidente catalán. Por su parte, Artur Mas ha valorado que "no le veo (al Rey) jugándosela de manera clara a favor" de la situación catalana, si bien ha valorado que "en privado, tras las cortinas, ha intentado ablandar algunas posturas" contrarias al proceso soberanista.

"Ellos (en referencia a España) parten de la base de que Cataluña es una propiedad. Podemos pedir, reclamar, salir a la calle, pero seguimos siendo una propiedad y nos tratan de esta manera", ha argumentado Mas.

SIN AGRADECIMIENTO

Ha lamentado que la Casa Real no le haya agradecido los servicios prestados como presidente de la Generalitat, mientras Puigdemont ha recordado que sólo los dirigentes del PSOE y de Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, respectivamente, y los presidentes de Extremadura, País Vasco y Comunidad Valenciana le han llamado para felicitarle por su elección.

El expresidente catalán ha asegurado que Felipe VI es "una persona que de verdad querría que el tema catalán se resolviera", aunque ha añadido: "Pero me temo que para una mayoría del pueblo catalán ya no es aceptable, hoy por hoy".

Ambos han repasado de forma detallada el proceso de relevo entre ellos y las sensaciones y emociones personales que vivieron a lo largo del fin de semana en el que se decidió el mismo.

ESTABILIDAD "GARANTIZADA"

Para Mas, la estabilidad del gobierno catalán, con el apoyo de la CUP, "está garantizada" gracias al punto número uno del acuerdo firmado con esta formación y ha considerado que "si mi renuncia quiere decir algo, es esta estabilidad".

Puigdemont, por su parte, ha opinado que "no nos hemos de mover de este marco", ha asegurado que conoce "el mundo y la cultura de la CUP", y se ha mostrado seguro de que "harán honor a lo que han firmado".

Respecto a la posibilidad de que la CUP pueda no votar los presupuestos de la Generalitat, Puigdemont ha considerado que no trabaja "con una prórroga, sería tirar la toalla antes de hora".

Mas ha remarcado, en este sentido, que la CUP no puede unir sus votos al PP, Ciutadans ni con el PSC en contra de los presupuestos del Govern, en función del acuerdo parlamentario, y que son la garantía para aplicar las inversiones sociales que se exigen por otro lado.

Respecto a la posibilidad de que Artur Mas pueda ingresar en prisión por poner las urnas el día 9 de noviembre de 2014, el ex presidente ha indicado que si los responsables del Estado "son mínimamente inteligentes y le ponen más neuronas que testosterona, que está por ver", esta "imagen tremenda" no se tiene por qué dar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest