Cuatro jóvenes que viven un sueño con ayuda de la tecnología

08/02/2016 11:07 CET | Actualizado 15/02/2016 10:22 CET

Parece fácil, pero no siempre lo es. Eso sí, cualquiera que sienta una motivación especial por algo puede convertirlo en el eje central de su existencia. E incluso, en algunos casos, vivir de ello. Solo necesitas seguir un consejo: #amaloquehaces. Te lo dice Samsung en su campaña de los nuevos Galaxy A y te lo cuentan cuatro jóvenes, que eligieron el camino que le indicaba su corazón. La tecnología hizo el resto…

CARLOS ASENSIO. Guitarraviva

guitarraviva

A este sevillano le ha cambiado todo en los últimos años. Apasionado de la guitarra desde pequeño, la pasada década logró convertir su instrumento favorito en modo de vida trabajando para artistas y en la televisión. Además, empezó a enseñar guitarra a particulares. Un día, a principios de 2011, un alumno le sugirió que subiera un vídeo de la clase a Youtube para que pudiese ensayar en su casa. “Me grabó con su móvil y lo subí. Empezaron a llegar visitas, mails y, como a la gente le gustaba, seguí subiendo vídeos”, comenta Carlos.

Un año después se dio cuenta de que grabar y subir los vídeos le llevaba más tiempo que las clases, y apostó por ello. “Me tiré a la piscina, porque en aquel momento, en 2012, Youtube no estaba tan de moda”. Aprendió todo el lenguaje del vídeo (edición, iluminación, cámara, etc) solo con su ordenador, quitándole horas al sueño.

Hoy, a sus 34 años, Carlos es el líder mundial de contenidos online de guitarra en español, con más de un millón de suscriptores en su canal principal de Youtube (sin contar su web, blog y otra RRSS). En su canal, Guitarraviva, se puede empezar a tocar las guitarra desde cero de una manera muy práctica y amena, con las canciones que más te gustan.

DANIEL ROIG. Psious

psious

Este barcelonés de 33 años se define como una persona creativa y emprendedora: “la generación de ideas debería estudiarse desde pequeño”. Le encanta dibujar y escribir, aunque es físico y algo friqui de la tecnología: “desde los 10 años he estado en contacto con ordenadores, formándome de forma autodidacta”.

Tras acabar la carrera no le costó mucho encontrar trabajo, pero se aburría en él y decidió emprender. La clave, entonces, la tenía dentro: su fobia a los aviones. Habló con psicólogos sobre la aplicación de la realidad virtual para curar fobias e imaginó una tecnología que hacía esta terapia más asequible. Y hace tres años creó Psious, un sistema basado en la terapia de exposición que se puede llevar acabo con unas gafas de realidad virtual y un móvil. Su tecnología es hoy líder a nivel mundial en el terreno de las fobias.

Eso sí, para Dani la revolución tecnológica no ha hecho más que empezar: “la conectividad, omnipresente con los smartphone, me hizo ver que ya nada seria igual. Todo está cambiado, están pasando cosas que definirán el futuro”.

IRENE G PUNTO. Micropoetisa

micropoesia

Madrileña, 35 años y periodista. Nada extravagante. Pero hay mucho más… Su capacidad para sentir y su necesidad de expresarse le han llevado a escribir desde muy jovencita, aunque solo hace unos pocos años entendió que lo suyo era transmitir la esencia, teclear en 'tarro pequeño'. Y se hizo micropoetisa. En 2013 publicó su primer poemario “Micropoesía, Macrocorazón y Mercromina” y en 2014 el segundo, “Punterías”, ambos con Torremozas. Dos libritos repletos de grandes frases, donde la ironía y la honestidad hacen buenas migas con el canalleo y la desolación. De esa coctelera saldrá pronto “Carrete Velado” (Ed Aguilar), su tercer libro.

Pero ni siquiera los poetas viven ya solo del papel. Irene es consciente de que su género, pequeño pero no menor, encaja como un guante en la ‘prosa’ de la redes sociales. “Muchas veces mantengo conversaciones en tiempo real con gente de México, Argentina o Málaga. Una vez que públicas algo llega al mundo en un segundo y eso hace que el mundo también pueda llegar a ti”, dice Irene. Irene G Punto incendia su blog y redes sociales a diario con reflexiones en forma de texto, vídeo o foto. Y por si fuera poco, hace recitales en vivo. “Tengo la sensación de que cuando uno tiene un sueño, tarde o temprano encuentra el medio para cumplirlo. Un consejo, que tu sueño no te pille dormido”.

JESÚS PÉREZ PACHECO. Fotonazos

fotonazos

A Jesús Pérez Pacheco, madrileño de 32 años, le encanta la fotografía y viajar. Así que este técnico de sistemas informáticos, ‘enganchado’ a las nuevas tecnologías, decidió abrir en 2008 un blog donde contar sus experiencias viajeras, sobre todo las rutas moteras que hacía con los colegas durante los fines de semana. Así nació Fotonazos.

Pero a partir de 2010, con la explosión de las redes sociales, sus perfiles en Facebook y Twitter comenzaron a sumar visitas y a crecer exponencialmente (hoy tiene entre ambos unos 18.000 followers). Eso llamó la atención de muchas oficinas de turismo, que comenzaron a invitarle para que contase esos destinos a sus seguidores. Hoy su smartphone encarna ese vínculo permanente que tanto le gusta tener con sus fieles, ya que le permite transmitir en tiempo real, con fotos, palabras o hashtags, lo que está viviendo en cada lugar que visita. “Ni me imaginaba todo esto cuando abrí el blog”, dice Jesús, que cada vez tiene más ganas de viajar y compartir sus experiencias.

Son solo cuatro ejemplos de personas jóvenes que gracias a su tesón, su talento y la inestimable ayuda de la tecnología, hoy al alcance de la mano con smartphones como los nuevos Galaxy A de @SamsungEspana, han sido capaces de lograr metas que ni siquiera imaginaban. Y recuerda, la clave de todo es #amaloquehaces.

MÁS:samsung