Huffpost Spain
Rodrigo Carretero Headshot

Las limpiadoras de hoteles denuncian su precariedad: "Hay que medicarse para empezar el día"

Publicado: Actualizado:
CAMARERAS DE PISO
ISTOCK
Imprimir

Helena -nombre ficticio- trabaja como limpiadora en un hotel. Ella y sus compañeras comparten e intercambian a diario medicamentos, calmantes sobre todo. Algunas hasta los complementan con Red Bull. “Decimos: ‘A ver quién trae las pastillas azules o algo para la espalda’. O: ‘¿Qué llevas hoy por ahí?”, admite resignada. Dice que no tienen otra opción que esa para aguantar la carga de trabajo, que se ha incrementado notablemente durante la crisis. Las llamadas camareras de piso tienen que limpiar hasta 25 habitaciones diarias y hacer 50 camas. Y eso, advierten, el cuerpo lo acaba notando.

El colectivo, que según los sindicatos reúne a cerca de 100.000 personas -casi todas mujeres y muchas de ellas inmigrantes-, ha denunciado su situación laboral en el libro Las que limpian los hoteles, en el que Ernest Cañada ha recogido el testimonio de 26 camareras de piso. En esas páginas denuncian la precariedad, la sobrecarga de trabajo y la eventualidad que sufren. A raíz de eso, sus denuncias han ido inundando las redes sociales y el grupo de Facebook Las kellys, que denuncia la precariedad, suma ya 1.700 seguidores.

“Es un trabajo muy físico, muy repetitivo para los músculos y los huesos. Hay muchísimas, pero muchísimas operaciones del túnel metacarpiano, de la rotación de las muñecas, de espalda, de cervicales, de columna vertebral, y es verdad que se tienen que medicar y pinchar para poder empezar la jornada”, denuncia Francisco González, secretario general de Servicios para la Movilidad y el Consumo de la UGT en Canarias.

JUBILACIONES DIFÍCILES DE ALCANZAR

Los sindicatos advierten de que el desgaste físico es tal que sólo una minoría puede jubilarse a la edad que les corresponde, así que tienen que hacerlo antes o dejar el trabajo. “En muchos casos, si es menor de 55 años sólo les queda el 55% del salario. Y eso si consiguen la invalidez. No les da para poder vivir”, lamenta Gonzalo Fuentes, secretario de Política Institucional de la Federación Estatal de Servicios de CCOO, quien afirma que en 40 años apenas ha conocido camareras de piso que se hayan podido jubilar.

Josefa García Lupiañez, también camarera de piso, asegura que ella es una privilegiada porque en su hotel se respetan bastante los ritmos y las cargas de trabajo. Aun así, lamenta que los días que trabaja no pueda beber mucha agua porque “eso significa ir muchas veces al servicio y no te puedes permitir ese lujo”. “Cuando una se está medicando continuamente, incluso por su propia cuenta, para acabar con los dolores, uno ya presiente que la vejez va a ser mala”, costata mientras advierte de que todas sus compañeras “tienen un boquitín en su bolso”.

"RATIOS IMPOSIBLES DE CUMPLIR"

Las camareras de piso avisan de que el desgaste físico no es el único problema que padecen. Los sindicatos denuncian que la externalización de este tipo de servicios ha golpeado al sector porque ahora los hoteles pueden subcontratar empresas de multiservicios para gestionar áreas como la limpieza o el mantenimiento y devaluar el salario de las trabajadoras, que pueden llegar a cobrar 750 euros al mes por jornadas de más de nueve horas.

Todo ello, dicen los sindicatos, a pesar de que el sector ha capeado la crisis mejor que otros. Por ejemplo, según el INE, en 2015 visitaron España 68,1 millones de turistas internacionales, un 4,9% más que el año anterior. Otro dato llamativo es el que convierte a estas profesionales en la columna vertebral de la hostelería: entre el 20 y el 30% de los trabajadores de los hoteles son camareras de piso.

“Cuando una se está medicando continuamente para acabar con los dolores, ya presiente que la vejez va a ser mala”

“Les imponen ratios de número de habitaciones muy elevados que son imposibles de cumplir en una jornada de cuatro o cinco horas para las que están contratadas. Me he encontrado montones de trabajadoras a tiempo parcial que acaban haciendo sistemáticamente dos, tres y hasta cuatro horas gratis al día para poder cumplir con esos ratios que les han impuesto”, explica Ernest Cañada, el autor del libro.

Helena da fe de ello: “Este tipo de empresas hace muchos contratos de formación. Hay personas que tienen experiencia, pero tiran mucho de personas sin ella que asignan a una trabajadora, a la que le dan más habitaciones. Con lo cual tienes que hacer muchas veces tu faena y la suya. Es una sobrecarga de trabajo porque a las tres o las cuatro tienen que estar listas las habitaciones”. La consecuencia, dice, es que al llegar a casa tienen que seguir medicándose para dormir. Se toman, afirma, relajantes musculares para irse a la cama “zombies”.

"UN SECTOR DESPROFESIONALIZADO"

Cañada advierte de que el empresariado en España está pensando “muy a corto plazo” aprovechando “la situación de crisis en los países del norte de África, que ha desplazado mucho turismo hacia España”. “Pero dentro de cuatro o cinco años, cuando haya procesos de recuperación de estos países, siempre habrá alguien que pueda competir mejor que España en términos de costes laborales. Entonces nos quedará un sector desprofesionalizado, con baja calidad, y con bajos salarios y ante los que otros podrán competir mejor”, avisa.

Fuentes de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos consultadas por El Huffington Post han rechazado pronunciarse sobre el asunto. “No vamos a hacer declaraciones sobre este tema”, zanjan.

"Me he encontrado montones de trabajadoras a tiempo parcial que acaban haciendo sistemáticamente dos, tres y hasta cuatro horas gratis al día"

Cañada denuncia que, además, las empresas han conseguido infundir miedo entre las trabajadoras, que temen reivindicar unas condiciones justas, lo que provoca que el deterioro sea cada vez mayor. “Me contaba un médico en Baleares que las que llegaban a su consulta eran las trabajadoras fijas, pero que las eventuales no iban. Muchas te dicen que si hay que trabajar con 39 de fiebre se trabaja porque no pueden pedirte la baja o un día de permiso”. Y subraya: “Estamos en una rueda viciosa de degradación del sector”.

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

 

Información cedida por ver más