Huffpost Spain

La vieja amistad de Umberto Eco y Sherlock Holmes

Publicado: Actualizado:
NOMBRE ROSA
Fray Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso, en la versión cinematográfica de 'El nombre de la rosa'. | YOUTUBE
Imprimir

Una de las más profundas y fructíferas amistades que ha producido la literatura fue la que mantuvieron Sherlock Holmes y el escritor italiano Umberto Eco. No importa que uno de ellos sea un personaje de ficción: es un detalle insignificante. Afortunadamente, nadie se toma muy en serio la inexistencia de Holmes: la sucursal bancaria que estuvo emplazada durante décadas en el 221B de Baker Street antes de que se convirtiese en un museo tuvo que emplear a una persona para gestionar la enorme cantidad de correo que llegaba a su nombre y al de Watson. El detective victoriano enriqueció de manera extraordinaria la obra de Eco, no solo le tributa un gran homenaje en El nombre de la rosa, el más célebre de todos los apócrifos de Arthur Conan Doyle, sino que incluso le dedicó un libro de ensayo, El signo de los tres. Dupin. Holmes. Peirce (Lumen, 1989), un conjunto de artículos que coordinó junto a Thomas A. Sebeok. Pero, lo que es más importante, la sabiduría de Eco proporcionó una nueva forma de leer las aventuras de Watson y Holmes, una visión más académica que detectivesca, pero igualmente divertida: la posibilidad de buscar nuevos ángulos en los rincones de los textos. Ahora, el fallecimiento de Eco, el pasado viernes en Milán, coloca a estos dos genios de la agudeza en el mismo plano y, esperemos, en un lugar lo más cercano posible.

Lee el artículo completo en EL PAÍS