Huffpost Spain

Brexit: ¿Evitar el divorcio a cualquier precio?

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Tras el acuerdo alcanzado entre los 28 líderes de la Unión Europea por el que el Reino Unido logra una nueva relación con Europa y despeja el camino para el referéndum sobre su permanencia el próximo 23 de junio, El Huffington Post ha organizado un debate desde la sede del Parlamento Europeo en Bruselas.

En el encuentro han participado los eurodiputados Ramón Jáuregui (Grupo Socialista) y Enrique Calvet (Grupo Liberal), además de la corresponsal en Bruselas de la Cadena Ser, Griselda Pastor.

El acuerdo firmado recientemente contiene cláusulas que cuestionan la vocación histórica de la Unión Europea de avanzar de forma continua hacia una integración más estrecha, permitirá al Reino Unido restringir el derecho a algunas prestaciones sociales a los trabajadores europeos no británicos y blindar los intereses de su sector financiero frente a nuevas regulaciones de los países de la zona euro.

“Sabemos que el objetivo de este acuerdo es evitar que el Reino Unido se marche de la Unión Europea… La esperanza es que Cameron logre vencer el euroescepticismo, pero la duda es saber si se puede lograr con este acuerdo”, ha afirmado Griselda Pastor.

Para el representante del PSOE, Ramón Jáuregui, el acuerdo no puede gustar a los europeístas, "rezuma un olor anti-inmigratorio, discriminatorio… pero responde al pragmatismo necesario para evitar el mayor de los males: la salida del Reino Unido de la Unión Europea”. Sin embargo, para el representante del Grupo Liberal, el acuerdo es un retroceso intolerable. "Supone una bajada de pantalones de los europeos frente a los británicos", ha manifestado Enrique Calvet.

EL PAPEL DEL PARLAMENTO EUROPEO

Sobre el papel del Parlamento Europeo en este proceso de negociación entre el Reino Unido y la Unión Europea, Griselda Pastor ha lamentado que los eurodiputados no hayan tenido un papel más activo. “El parlamento ha perdido una oportunidad de oro para demostrar que puede hacer política de forma responsable…podía haber puesto en marcha a sus comisiones parlamentarias”, ha afirmado la corresponsal de la Cadena Ser. En la misma línea, Enrique Calvet ha apuntado: “El Parlamento ha perdido una ocasión para dar un golpe en la mesa y armar una revuelta”.

Ramón Jáuregui ha recordado el papel que tendrá el Parlamento Europeo una vez que los británicos hayan votado y decidan quedarse en la Unión Europea. La Eurocámara tendrá que modificar la legislación comunitaria para dar forma al acuerdo de líderes y tendrá que convertir en ley sus aspectos más polémicos, como los que afectan a los derechos de los trabajadores en el Reino Unido.

“Puede que tras el trámite parlamentario, las leyes de la UE no respondan a lo que el Reino Unido ha interpretado sobre este acuerdo… Tendríamos un conflicto que nadie sabe cómo se va a resolver”, ha advertido el representante del Grupo Socialista. Jáuregui ha recordado también que en caso de que los británicos decidan marcharse el acuerdo no tendrá validez.

Los que queremos que se queden tenemos que decirles a los británicos: os queremos dentro, quedaos

Los próximos meses que conducirán al referéndum del 23 de junio en el Reino Unido serán decisivos, dado que las encuestas apuntan un resultado muy ajustado y el partido del primer ministro David Cameron se encuentra dividido en dos entre los partidarios de la salida y la permanencia en Europa.

“En la UE, los que queremos que el Reino Unido se quede tenemos que decirles a los británicos: os queremos dentro, quedaos”, ha afirmado Jáuregui. Por el contrario, Cálvet ha manifestado que a los europeos nos conviene que el Reino Unido se marche de la UE, de forma que produzca una catarsis que facilite una mayor integración y una “reconstrucción de Europa”. “Estoy dispuesto a alquilar una bicicleta con el alcalde de Londres para hacer campaña con él por la salida británica de la UE”, ha afirmado el ex miembro de UPyD.

Todos han concluido en señalar que lo que decidan los británicos el día 23 de junio no tendrá marcha atrás. No hay plan B en la Unión Europea. Los británicos tendrán que sopesar las consecuencias últimas tanto de su permanencia como de su posible marcha.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter