Huffpost Spain
Rodrigo Carretero Headshot

No le dejan ser padrino por ser gay: "Ahora me hubiera pensado salir del armario"

Publicado: Actualizado:
SALVADOR ALFREZ
Salvador, a la izquierda, junto a su pareja | EL HUFFINGTON POST
Imprimir

“Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?” Lo dijo el papa Francisco en julio de 2013, pero, por lo que se ve, una parte de la Iglesia española ha decidido obviar las palabras del pontífice. Para muestra, Francisco Reina, el cura de la parroquia de Santa Cruz de Écija (Sevilla) que se niega a que Salvador Alférez sea padrino en el bautizo de su sobrino. ¿El ‘pecado’ de Salvador? Ser homosexual y vivir con su pareja.

Es la primera vez que este camarero de 40 años y residente en Madrid se topa con la Iglesia. Dice que, hasta ahora, nunca había tenido problemas con ningún cura por ser gay. De hecho, el 16 de abril se va a confirmar -requisito para ser padrino de su sobrino- y su sacerdote de Madrid no le ha puesto ni una sola traba. Es más, permitirá que la pareja de Salvador será su padrino en el acto.

“El cura de Madrid me pidió el teléfono del de Écija y se puso en contacto con él, pero ni así. Dice que no hay nada que hacer”, lamenta en conversación con El Huffington Post Salvador, que ve peligrar la tradición de su familia, en la que él es siempre el padrino de los hijos mayores de sus hermanos. Y, hasta ahora, con otros curas, sin problema.

"DIJO: 'AH, ENTONCES NO. NO PUEDE SER"

Explica que el sacerdote de Écija le pidió a su hermano que buscara un padrino para su sobrino y subrayó que tenía que hacer un curso para confirmarse. “En un ensayo, le preguntó: ‘¿Qué tal el padrino? ¿Está haciendo el curso? ¿Lo ha conseguido? ¿Con quién vive? Mi hermano respondió que vivo con mi novio. Y fue cuando el cura dijo: ‘Ah, entonces no. No puede ser’. Así, sin más. Ya está”.

Desde entonces, Salvador ha intentado hablar, sin éxito, con el sacerdote. Le ha llamado varias veces por teléfono, pero nadie responde. También ha ido a la parroquia, pero dice que nunca está. Tampoco El Huffington Post ha conseguido ponerse en contacto con Francisco Reina.

“El abogado me ha dicho que con la Iglesia hemos topado porque ellos tienen sus normas, como si la Iglesia tuviera derecho de admisión”

“El abogado me ha dicho que con la Iglesia hemos topado porque ellos tienen sus normas, como si la Iglesia tuviera derecho de admisión”, critica Salvador, quien lamenta que estos hechos hacen más complicado hacer pública la homosexualidad. “Ser padrino de mi sobrino lo es todo para mí. Si me lo niegan, la verdad es que me hubiera pensado ahora salir del armario”, admite.

IGLESIA CON DERECHO DE ADMISIÓN

Salvador ha denunciado su situación a UGT, el sindicato al que pertenece. Su secretaria de Igualdad, Ana Sánchez de la Coba, afirma que los hechos suponen una "vulneración absoluta" de la intimidad de las personas y rechaza que se "estigmatice" a una persona por su condición sexual. "La Iglesia parece una empresa privada con derecho de admisión", ha remachado.

El Observatorio Español contra la LGBTfobia (STOPLGBTFOBIA) también ha criticado en un comunicado la actitud del sacerdote. "Desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia consideramos este hecho una discriminación fragante por orientación sexual, y entra en clara contradicción con los posicionamientos del Papa Francisco sobre el acogimiento de las personas homosexuales en el seno de la Iglesia Católica", afirman desde la Asociación.

Hay un precedente reciente de la situación. Es el caso recuerda al de Álex Salinas, al que el pasado julio la Iglesia también le negó ser padrino por ser transexual. Tras la polémica, el arzobispado de Cádiz acabó rectificando, pero meses después volvió a prohibir a Salinar ser padrino. Aseguró que había consultado el caso con la Congregación para la Doctrina de la Fe y que ésta le ha denegado la posibilidad al considerar que la transexualidad es “contraria a la naturaleza del hombre".

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest