Huffpost Spain

Bruselas avala la detención de periodistas y voluntarios en Macedonia

Publicado: Actualizado:
REFUGIADOS
YANNIS KOLESIDIS/EFE
Imprimir

La Comisión Europea cree que las autoridades de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) actuaron adecuadamente cuando el lunes detuvieron a unos 80 periodistas y voluntarios que acompañaron a los cientos de refugiados que cruzaron la frontera procedentes de Grecia. No se ha pronunciado, sin embargo, sobre la devolución masiva de los demandantes de asilo a Grecia.

Bruselas ha reconocido la labor que están haciendo los periodistas en la frontera entre Grecia y Macedonia para informar sobre la crisis de refugiados pero ha defendido la actuación de las autoridades macedonias al detener a varios periodistas que cruzaron la frontera, incluidos varios españoles, porque "tiene que garantizar que no se cruza ilegalmente las fronteras". Una de las españolas detenidas ha denunciado el mal trato recibido por las fuerzas del orden de Macedonia.

"La Comisión siempre defiende el trabajo de los periodistas sobre el terreno pero las autoridades nacionales tienen que hacer un trabajo aquí garantizando que las normas sean respetadas y que no se cruza ilegalmente las fronteras", ha dicho en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, preguntada por la detención de unos 30 periodistas.

La portavoz comunitario ha reconocido que estaban al tanto del "incidente de ayer" pero "entre tanto los periodistas han sido liberados".

TESTIMONIOS DE LOS PERIODISTAS

El director de Periodismo Humano, Javier Bauluz, uno de los periodistas detenidos, junto con otros españoles como el colaborador de Público Alberto Sicilia y la periodista de ETB Ane Irazabal, aseguró este martes en su cuenta de Twitter que 80 periodistas y voluntarios ya están "libres" tras "13 horas detenidos por el Ejército de Macedonia por acompañar a refugiados cruzando ríos y montañas".

La periodista freelance Elena Herreros, que no fue detenida, ha denunciado en un comunicado que los militares la tiraron al suelo y le dieron "cuatro patadas con las botas de punta de acero en las piernas, costilla y un brazo". Como iba con los refugiados, le dijeron que ahora iba a vivir como uno de ellos, y junto al grupo de demandantes de asilo, la dejaron "en medio del campo durante más de 8 horas".

"Después pegaron a un refugiado hasta reventarlo delante nuestro al principio, y en una zona oscura, al final. A última hora de la noche llegaron tanques militares, nos subieron e hicieron una devolución en caliente por la valla con concertina a Grecia. Nos dejaron a 4 km del campo de Idomeni, a donde llegamos caminando", concluye su relato.

LA COMISIÓN NO SE PRONUNCIA SOBRE AL DEVOLUCIÓN DE LOS REFUGIADOS

La portavoz del Ejecutivo comunitario ha rechazado dar una "evaluación" jurídica sobre la legalidad o no de la devolución de cientos de refugiados que entraron desde el campamento de Idomeni a Macedonia este lunes y ha recalcado el acuerdo de los líderes europeos de 'no dejar pasar' a los inmigrantes al siguiente país hacia el norte de Europa.

Las autoridades de Macedonia han devuelto a unos 1.500 inmigrantes y refugiados a Grecia después de que el lunes cruzaran la frontera tras salir del campamento de Idomeni, en el norte de Grecia, según ha contado este martes la Policía macedonia. Tres de los refugiados murieron ahogados.

"Por supuesto deploramos estas muertes y estamos haciendo todo lo posible para reducir el riesgo de incidentes similares", ha subrayado Andreeva, que ha reconocido "las imágenes trágicas y las consecuencias de estos viajes" y ha insistido en los esfuerzos de la Comisión para que "esta gente sea reubicada" a otros países desde Grecia y su apoyo financiero y técnico para que "tenga facilidades de recepción para que tengan alojamientos que pueda utilizar para no intentar viajes irregulares peligrosos" hacia el norte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- En libertad tres de los periodistas españoles detenidos en Macedonia

- Decenas de periodistas detenidos en la frontera con Macedonia

- Tres ahogados al intentar cruzar un río fronterizo entre Grecia y Macedonia