Huffpost Spain

Marginedas relata su secuestro a manos de uno de los terroristas de Bruselas

Publicado: Actualizado:
MARC MARGINEDAS
Marc Marginedas, reportero de 'El Periódico'. | EFE
Imprimir

La noche era fría y seca, como es habitual en el norte de Siria a mediados de enero. El formidable convoy que habían formado las milicias de Estado Islámico para Irak y el Levante (ISIL) tras su expulsión de Aleppo, a principios del 2014, por sus antiguos aliados -las facciones rebeldes moderadas sirias- había hecho un alto en el que sería un penoso periplo de varios días de duración hasta la provincia de Raqqa. Abú Idriss, o mejor dicho, Najim Laachraui, uno de los terroristas que el pasado 22 de marzo se inmoló en el aeropuerto de Bruselas, montaba guardia en la parte posterior de una de las furgonetas de la caravana, una desvencijada pick-up rebosante de petrechos y material. Y allí, de mala manera, entre los resquicios de las cajas, pugnando permanentemente por hallar una posición de comodidad, se arrebujaban tres parejas de escuálidos rehenes, esposados a dúo y vestidos con monos de color naranja, a quienes no se les permitía, desde el comienzo del trayecto, probar bocado para evitar que evacuación de sus residuos orgánicos redujera el ritmo de la expedición.

Lee el artículo completo en EL PERIÓDICO