Huffpost Spain

Por si aún no lo sabías: así se hacen las zanahorias 'baby'

Publicado: Actualizado:
Imprimir

No te fíes de las zanahorias baby.

Son una gran mentira que nos han vendido en cómodas bolsas de plástico en cualquier supermercado, como si los agricultores pudieran cultivar zanahorias en miniatura perfectamente lisas en cantidades industriales.

Estamos aquí para abrirte los ojos. La mayoría de las zanahorias baby —esas irresistibles estafadoras— son, en realidad, 100% artificiales.

Las zanahorias normales son en realidad así:

zanahorias reales

Una dosis de realidad para tus ojos.

A pesar de tener un nombre adorable, las zanahorias baby no son más que zanahorias enteras, imperfectas y arrugadas cortadas en trozos más pequeños, esculpidas hasta conseguir esa forma lisa y redondeada, lavadas y empaquetadas para nuestra comodidad. Puedes ver cómo se hacen en este vídeo.

De hecho, las zanahorias baby surgieron como la estrategia de un agricultor para vender más zanahorias. Mike Yurosek, que cultivaba zanahorias en California, inventó esta variante en 1986 porque la mayoría de las que cosechaba eran demasiado feas como para venderse.

En la década de los ochenta, los supermercados solo compraban las zanahorias que tuvieran mejor aspecto, lo que obligaba a los agricultores a transformar las piezas más imperfectas en zumo de zanahoria o comida para animales. Debido a la falta de demanda, la mayoría acababan tirándose, según el museo virtual de la zanahoria Carrot Museum.

En un intento por buscar una segunda vida a los ejemplares más feos, Yurosek puso un par de lotes de zanahoria en un cortador industrial de judías verdes que las troceaba en piezas uniformes de unos cinco centímetros. Después las pasó por un pelador de patatas para dejarlas suaves. Y por último, las mandó a los supermercados y a las fruterías de California. Y se convirtieron en todo un éxito.

zanahorias baby

Hoy en día, a las zanahorias baby se les atribuye el mérito de haber salvado a la derrochadora industria de la zanahoria. Según el Washington Post, este tipo de producto empaquetado constituye prácticamente el 70% de las ventas de zanahorias en Estados Unidos.

La mayoría de las que se consumen en la actualidad son la versión troceada de la zanahoria de la variedad emperador. Los agricultores lasa plantan muy juntas con el objetivo de que crezcan largas y delgadas y así sea más fácil hacer de ellas zanahorias baby, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Para evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos, las zanahorias baby siempre se lavan con una solución clorada —regulada por la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) y la EPA (la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos)— para matar a las bacterias. Las soluciones cloradas se utilizan habitualmente para lavar los productos en la industria de las frutas y las hortalizas y no dejan residuos perjudiciales en los alimentos, según el Consejo de Salubridad y Calidad del Agua de Estados Unidos.

Los trozos de zanahoria sobrantes se utilizan para hacer abonos, comida para animales o zumos.


Aunque la industria de la zanahoria nos haya engañado vilmente, suponemos que podemos perdonarlos; sobre todo porque las zanahorias baby son la solución para muchos platos.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest