Huffpost Spain

Antes de la Eurocopa, habrá un torneo de fútbol de refugiados LGTB en París

Publicado: Actualizado:
REFUGEES FOOTBALL
Les Degommeuses
Imprimir

En un informe publicado este año, Amnistía Internacional describió la respuesta de la comunidad internacional ante la crisis de refugiados como un "vergonzoso fracaso". En particular, el informe criticaba duramente la gestión de Francia.

Las condiciones que se viven en la Jungla de Calais —uno de los mayores campos de refugiados en Europa— siguen empeorando a medida que las autoridades desmantelan la parte sur del campamento. La agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) manifestó su preocupación por los aproximadamente 4000 migrantes y refugiados que viven allí, entre los que se encuentran cientos de niños, y señaló que las instalaciones de acogida, asistencia legal, psicológica y social eran bastante limitadas.

Los medios de comunicación suelen centrarse en las personas que huyen de zonas en conflicto, pero muchos refugiados que buscan asilo en Europa huyen de la persecución en sus países por otros motivos, ya sea por ideología, activismo, orientación sexual o identidad de género. Afortunadamente, la sociedad civil ha dado un paso al frente allí donde los gobiernos han fallado, desarrollando programas de integración y abriendo centros para refugiados LGTB.

Este verano, los refugiados LGTB tendrán la oportunidad en Europa de jugar al fútbol por la libertad, en un torneo amistoso (Foot for freedom) que se celebrará en París el 5 de junio, justo cinco días antes de que comience la Eurocopa.

El torneo ha sido organizado por Les Dégommeuses, una asociación deportiva y militante que utiliza el fútbol como herramienta para combatir el sexismo, la homofobia y la discriminación contra los atletas LGTB.

"Creemos que el deporte es un factor de emacipación", explica Veronica Noseda, secretaria general de Les Dégommeuses. "Es la ocasión perfecta para conocer gente nueva, reforzar la confianza en uno mismo, aprender a enfrentarse amistosamente a los demás, aguantar la derrota, apreciar una victoria… No hace falta hablar el mismo idioma para jugar juntos al fútbol".

En el torneo participarán once refugiados de países como Uganda, Libia y Malawi, donde todo lo que se salga de la heterosexualidad está castigado por la ley, con cadena perpetua en Uganda, pena de muerte en Libia y castigos físicos y cárcel en Malawi.

Para Thelma Honnor, una joven lesbiana de Zimbabue que desde 2013 vive en Suecia, Foot for Freedom es una oportunidad de liberación. Así contó su historia a la edición francesa del HuffPost:

"Allí trabajaba en Galz (Gays y lesbianas de Zimbabue). Era muy arriesgado, porque la sociedad y las leyes están en nuestra contra. Ponía mi vida en peligro cada vez que iba a la oficina, porque la policía podía entrar a nuestra sede sin motivo, sin ninguna orden, y llevarnos a comisaría. Después de un incidente en el que la policía vino con furgonetas a detener a todas las personas que había en nuestro local, la vida se nos complicó mucho porque buscaban a quienes dirigían la organización, es decir, mi pareja y yo. Nos habían torturado, fichado y confiscado todas nuestras cosas. Teníamos que dormir en casa de amigos porque nos perseguían. Al final, llegamos a Suecia, donde obtuvimos la residencia permanente. Sigo teniendo familia en Zimbabue, pero no puedo volver allí".

Ahora está contenta por poder jugar en París en el partido por la libertad: "Me da la sensación de no tener límites impuestos por mi orientación sexual".

refugees

En el torneo participarán atletas de países como Uganda, Libia y Malawi, donde las personas LGTB son perseguidas como norma general.

Además del torneo, se celebrarán otras actividades deportivas y culturales (proyecciones, exposiciones, debates…) esa misma semana para concienciar sobre la vida de los refugiados LGTB.

Gane quien gane el torneo, la satisfacción que da la sensación de libertad constituye de por sí una victoria.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido por Marina Velasco

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El mapa sin orgullo: la vulneración de los derechos humanos por la orientación sexual

- La camerunesa lesbiana que pide asilo en España: "No puedo volver; quiero vivir"

- Un rayo de esperanza para los refugiados de Calais (FOTOS)

- Banksy denuncia la situación de los refugiados de Calais en su último mural

- Seis datos preocupantes sobre la homofobia en el mundo

- El tabú de ser gay en el deporte: "Queremos mostrar que somos modernos, pero queda mucho por andar"