Huffpost Spain

Entrevista a Irene Montero: "Con IU hay una coincidencia estratégica para desalojar al PP"

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Por Esther Palomera

Jamás soñó con la exposición pública que hoy tiene cuando, cinco años atrás, trabajó en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Tampoco la quiere para siempre. Si es cierto que Podemos ha llegado para quedarse, Irene Montero prefiere creer que está de paso en la escena pública.

Sueña con salir pronto de lo que ella llama un “submundo diminuto” como el Congreso para volver a la psicología, a su tesis y a sus libros. De momento, esta madrileña de 28 años, que empezó en el activismo social y pasó como muchos de sus colegas de los platós de televisión al escaño, es la jefa de gabinete de Pablo Iglesias y, junto a Bescansa, la cara femenina más visible de la tercera formación política del Parlamento.

Cercana, sencilla, rápida, tenaz, curranta, perfeccionista y de verbo fácil, no deja pregunta sin respuesta ni se permite un segundo de silencio, que por algo dijo Unamuno que es la peor mentira.

¿Si las encuestas no hubieran detectado una caída en los apoyos a Podemos, habría habido coalición electoral con IU?

Las encuestas han decretado nuestra caída y nuestra defunción casi siempre, sobre todo cuando se van acercando los momentos de las verdaderas encuestas, que son las del voto. No actuamos políticamente por las encuestas, con las que siempre somos muy prudentes, sino por nuestra voluntad política de ganar. Por eso, todos los acuerdos que hemos hecho van en la linea de intentar una candidatura lo más fuerte posible para ganar, poder gobernar y poder cambiar las políticas que, al final, influyen en la gente y permiten vivir mejor.

¿Quién necesita más a quién, Pablo Iglesias a Alberto Garzón o Garzón a Iglesias?

El país necesita una candidatura fuerte, capaz de aglutinar lo más posible a las fuerzas progresistas. Es la tarea que dejamos pendiente tras las elecciones del 20-D. El sistema del turno está sentenciado de muerte, aunque desaparezca más lento de lo que nos gustaría. Entramos en un sistema plural en el que hacen falta acuerdos y ahora, en esta segunda vuelta, tenemos la oportunidad de decir quién queremos que articule, que lidere esa formación de Gobierno. Por eso creo que será positivo para todo aquél que quiera que en nuestro país las cosas cambien y que, en mi opinión, es una mayoría social.

Con IU hay una coincidencia estratégica para desalojar al PP

¿Qué ha pasado para que Podemos haya pasado de querer liquidar electoralmente a IU a buscar este matrimonio de convivencia a toda costa?

Nunca quisimos tal cosa. Lo que nosotros planteamos cuando nacimos fue que hacía falta una fuerza política que no pensara tanto en las etiquetas, ni en izquierda ni en derecha, sino en la vida y los problemas de la gente. Muchas veces los problemas centrales del país no se entienden bien con el eje izquierda/derecha. Cuando a una persona le cortan la luz, no le preguntan a qué partido vota, si es de izquierdas o de derechas. Cuando una persona puede meter su dinero en Panamá en una cuenta offshoref, tampoco le preguntan a qué partido votó o si es de izquierdas o derechas. Los principales problemas se entienden más bajo la lógica élite/gente corriente o privilegiados/gente trabajadora, gente decente que cumple la ley. ¿Qué se suma ahora a ese proyecto que sigue en plena vigencia? Que lo que nos jugamos en estas elecciones es formar un Gobierno, una candidatura que esté en disposición de formar un Gobierno. Con IU, Compromís o con las confluencias que ya tenemos acuerdos, hay una coincidencia estratégica para desalojar al Partido Popular y hacer un Gobierno de cambio.

irene montero

¿Ha dejado de ser IU un partido lleno de cenizos y de estrellas rojas que no han ganado nada nunca?

Creo que…. Bueno, pues, IU tiene su historia, que yo respeto mucho porque he aprendido mucho de ella y de la participación en sus espacios. Pero ahora va a jugar un papel determinante, que es en qué medida las fuerzas progresistas somos capaces de entender que tenemos que dejar a un lado nuestras diferencias porque es la única manera de llegar a gobernar. Dejar de lado nuestras diferencias no significa que cada cual no pueda mantener su identidad, que eso es evidente que será así, pero manteniendo cada cual su identidad podremos encontrar ese proyecto común que nos permite una candidatura que pueda ganar y pueda gobernar.

¿Estamos ante un acuerdo instrumental como dice Íñigo Errejón?

Estamos ante un acuerdo para ganar. Los calificativos que los ponga cada cual. La candidatura es más fuerte y está en disposición de disputarle el primer puesto al PP. El famoso sorpasso no será al PSOE, sino a quien de verdad hay que sorpassar, que es al PP. Si esto ocurre, será mucho más fácil convencer al PSOE de que podemos ser aliados y gobernar juntos. Porque lo que no conseguimos en estos meses fue convencer al PSOE de que éramos mejores aliados que Ciudadanos. Se encerró en un acuerdo con Ciudadanos que no daba, que no servía más que para atraer al Partido Popular, como decía Ciudadanos, a una gran coalición.

¿Qué nos hemos perdido entre la defunción del eje izquierda y derecha que ustedes mismos certificaron hace meses y el nuevo frente izquierdas?

No buscamos un frente de izquierdas. Te insisto en que para nosotros sigue muy vigente la idea de que el principal problema que tiene nuestro país es que hay una élite de privilegiados que se han creído que este país era su cortijo. Hay una mayoría de gente trabajadora que ha cumplido la ley, ha cumplido con todas sus responsabilidades y aun así no llega a fin de mes mientras ve que esa minoría de privilegiados incumple la ley sistemáticamente. Viven al margen de la ley sistemáticamente con la corrupción, con la evasión fiscal y haciendo de este país su cortijo. Eso es los que tiene que cambiar, tiene que mandar la gente decente en nuestro país. Esa candidatura nos puede situar en disposición de gobernar para la gente y de que sea la gente la que esté gobernando, no una minoría de privilegiados.

irene montero

¿Qué fue de la nueva política?

Creo que la nueva política está demostrando que existe una alternativa a las políticas de austeridad. En poco más de dos años hemos conseguido entrar en el Parlamento con fuerza y demostrar que la gente normal y corriente puede participar de las instituciones.

¿No ha resultado un fracaso?

Eso es lo que vamos a ver en esta segunda vuelta. El fracaso ha sido de las élites, de los poderosos que quieren mandar sin presentarse a las elecciones y que querían una coalición. Lo han dicho por activa y por pasiva, y no han conseguido doblar la rodilla a las fuerzas del cambio. En esta segunda vuelta, lo que la gente decidirá y votará es precisamente qué fuerza es capaz de liderar un Gobierno. Y ahí yo creo que Podemos, las confluencias y los acuerdos que se puedan fraguar demostrarán que estamos en disposición de liderar un Gobierno del cambio.

¿Se puede presentar Podemos como una fórmula de éxito después de las negociaciones fallidas de estos meses?

Por supuesto que sí. Las negociaciones han demostrado que Podemos tenía capacidad de ceder y capacidad de proponer, fuimos los primeros que propusimos un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy con Pedro Sánchez como presidente. Podíamos ceder en propuestas programáticas y también en la configuración del Gobierno. Pero ceder no es lo mismo que traicionar el programa electoral con el que uno se presenta a las elecciones y por el que a uno le votan. Estábamos acostumbrados a ver cómo los partidos podían decir una cosa en campaña y su contraria cuando no había campaña. La gente valorará positivamente nuestra coherencia.

Ceder no es traicionar el programa electoral con el que nos presentamos a las elecciones

¿Quién cree que pagará entonces la factura de este fracaso?

Pues yo creo que hay una lectura que no es en cuanto a fracaso, sino a que la gente verá que esto [el 26-J] es una oportunidad democrática para terminar de desequilibrar esa especie de equilibrio generado entre las fuerzas del cambio y las fuerzas del régimen, que estaban en crisis. La segunda vuelta hará que lo nuevo termine de nacer y que estemos en disposición de hacer un Gobierno alternativo al de las políticas de austeridad de Mariano Rajoy.

Pues ustedes prometieron esperanza y han generado frustración…

La gente se siente frustrada cuando no consigue que los derechos sociales y las condiciones materiales que permiten una vida democrática y en libertad se ven sistemáticamente aplastados por las decisiones de los políticos que gobiernan para una minoría. Eso es lo que genera frustración: no tener sanidad pública, no tener educación pública, los recortes… Y también ver cómo el dinero se retira de los bienes comunes y se emplea en construir aeropuertos sin aviones o carreteras por las que no pasan coches o en llevarse el dinero de todos a paraísos fiscales como Andorra o Panamá. Creo que eso es lo que genera frustración y esos son los principales problemas que preocupan a la gente según todas las encuestas. No haber llegado a un acuerdo abre a la ciudadanía una oportunidad democrática para decidir con su voto quién quiere que esté al frente del Gobierno. Haber sido coherentes en defender un proyecto de país que mira a las gentes y no a las élites reforzará a Podemos y a las confluencias.

¿Alguna vez Pablo Iglesias tuvo interés en pactar con el PSOE un Gobierno de izquierdas?

Por supuesto. Tuvimos voluntad de un pacto con el PSOE, de igual a igual, porque la ciudadanía nos había colocado de igual a igual, no para pactar un documento, sino para gobernar juntos y convertirnos en aliados de un Gobierno que permitiese desalojar no sólo al PP, sino también sus políticas, Quisimos hacer las verdaderas políticas de cambio que la gente demanda, que no son otra cosa que respetar la ley y que la ley se cumpla. Hubo voluntad sincera. Y quiero recordar que fuimos los primeros en proponer a Pedro Sánchez que fuese presidente. También que como consecuencia de nuestra propuesta, Mariano Rajoy se retiró y dijo que no estaba en condiciones de poder hacer un Gobierno o de buscar alianzas.

Si no mejoramos el resultado del 20-D, Pablo tendrá que decidir si sigue ocupando el rol de secretario general o pasa a ocupar otro

¿No fue una propuesta maximalista y excluyente?

Fue una propuesta acorde a lo que habían votado los ciudadanos, que dieron cinco millones de votos a Podemos y a sus confluencias y cinco millones trescientos mil votos al PSOE. Nos dejaron en una relación de equilibrio que exigía un acuerdo de igual a igual. Un Gobierno en solitario del PSOE hubiese tenido mucha menos capacidad de negociar con Bruselas de lo que hubiésemos tenido en un Gobierno como nosotros proponíamos con el PSOE, Podemos, las confluencias Compromís e IU. Hubiese sido un gobierno mucho más estable en actividad parlamentaria y mucho más convincente a la hora de explicarle a Bruselas lo que ahora hasta el FMI reconoce y reconocen todos los economistas: que hay que renegociar el déficit y sus plazos.

Una cosa es negociar los plazos y otra implementar un gasto de 60.000 millones, que es lo que ustedes pusieron, entre otras cosas, sobre la mesa…

…con una memoria económica. Fuimos la única fuerza política que llevamos en el programa electoral una previsión de gastos e ingresos No éramos nada revolucionarios, sino muy conservadores. Simplemente decíamos, si en nuestro país hay un Gobierno que se dispone a cumplir la ley, por ejemplo, con la reducción del 80% del fraude fiscal, se pueden recuperar 60.000 millones. Basta con poner a los trabajadores de la Agencia Tributaria a perseguir el fraude de las grandes empresas, que hasta ahora no se ha perseguido.

¿Cómo van a mirar a la cara a la gente para convencerles de que ustedes no han tenido ninguna responsabilidad en que no haya habido Gobierno?

Por suerte hemos tenido mucha atención mediática en estos cuatro meses. Se ha transmitido todo en riguroso directo y creo que los ciudadanos están bien informados para atribuir responsabilidades. Pero esta campaña no va tanto de reparto de responsabilidades como de presentar un proyecto de país viable, serio, coherente. Y nosotros tenemos un proyecto muy firme y de mucha honestidad. Empezamos en esta andadura hace dos años recogiendo esa crisis de régimen que el 15M había expresado con tanta claridad. Y creo que la ciudadanía va a sentir que esta segunda vuelta es una oportunidad para terminar lo que empezamos, que es ganar y poder gobernar.

irene montero

¿Está en deuda Podemos con el 15M?

El 15M es, sin duda, uno de los momentos en nuestro país en los que se evidencia una crisis de régimen. Decían que había que gobernar para todos, pero privatizaban los servicios públicos; decían que gobernaban para todos, pero se corrompían y sacaban mucho dinero de las arcas públicas para corrupción… Creo que nosotros hemos dado, de alguna manera, continuidad, sin pretender apropiarnos del 15M, que es un fenómeno del que nadie puede apropiarse. Sin embargo, hemos pretendido continuar con las lecciones que el 15M dio a nuestra sociedad.

¿En qué ha cambiado Podemos desde que ha pisado moqueta?

Nos hemos afirmado en que hace falta mucho contacto con la gente porque el Congreso pueden ser unos muros sordos, unos oídos sordos en los que después de tres semanas no hayas tenido contacto con nada de la realidad más allá de lo que se esconde tras esos muros. Salir del garaje de tu casa y llegar al del Congreso y del garaje del Congreso al garaje de tu casa. Así se pierde el contacto con la realidad. Ahora me explico por qué el PP decía que no veía pobres por las calles o el PSOE no entendía que la gente de la calle dijera que no les representaba. Claro, porque estás completamente aislado de la realidad que vives en una especie de submundo muy pequeñito que no representa la realidad de tu país. Desde que hemos pisado la moqueta, como tú dices, estamos todavía más convencidos de que hacen falta muchos mecanismos de participación democrática de la gente en las instituciones, mucho contacto directo con las organizaciones de la sociedad civil. Es lo que hemos intentado hacer en esta legislatura tan corta: interacción con la gente para no perder el pulso y no traicionar esa posición de representación de la gente.

¿Cuándo perdieron el contacto con los círculos?

No lo hemos perdido, pero sí debemos de hacer autocrítica. Cuando fundamos Podemos, asumimos que íbamos hacia un modelo organizativo preparado para ser, eso que tantas veces dice Íñigo, una maquinaria electoral. Siendo una formación política nueva que no tenía experiencia y que además no le había pedido ni un euro a los bancos, el modelo se preparó para ir corriendo a librar las batallas decisivas que nos permitieran entrar en las instituciones. ¿Qué nos ha quedado pendiente? Lo explica muy bien Pablo Echenique, pues la participación interna, la comunicación interna, claro que sí. ¿Eso quiere decir que haya estado en nuestra voluntad desatender esas tareas o ir más despacio? No, no ha estado en nuestra voluntad, no hemos podido hacer otra cosa. Cuando acabe el ciclo electoral, el modelo organizativo necesitará cambios. Ya se están haciendo muchas cosas en ese sentido. En eso creo que Pablo Echenique va a ser un excelente secretario de organización.

Nuestra voluntad de pacto con el PSOE de igual a igual fue sincera. Fue una propuesta acorde a lo que votaron los ciudadanos

Se presentan como una fuerza política nueva, pero en estos meses han desvelado algunos tics de la vieja política en cuanto a organización y a luchas internas por el poder orgánico…

Nunca hemos tenido problema en que la gente conozca las cosas que pasan en el interior de Podemos, tanto si son buenas como si son menos buenas. En Podemos hay conflictos y dificultades como en todos los sitios, pero se resuelven democráticamente y a veces eso no es tan bonito como nos gustaría. Es lo que tiene ser mucha gente junta trabajando por un proyecto común. Aun así, seguimos preservando esos lazos de compañerismo, de complicidad, porque hay un motivo superior que nos mueve a todos y es un proyecto político de cambiar nuestro país.

¿Las diferencias internas han desgastado el liderazgo de Pablo Iglesias?

Pablo tiene uno de los liderazgos más fuertes de los últimos años en nuestro país. Y es fruto de un trabajo suyo que viene de mucho antes de Podemos, de cuando participaba en las tertulias televisivas. Tiene un liderazgo tan fuerte como la gente quiere. Creo que es un liderazgo muy basado en que la gente concentra en la figura de Pablo unas expectativas de cambio social y que por otra parte están fraguadas y trabajadas por un proyecto que es colectivo. Luego, Pablo es el secretario general y tiene la obligación de gestionar las diferencias y la marcha de Podemos para todos. Debe de ser el secretario general de todos y creo que así lo hace, y no le desgasta. Demuestra que en Podemos pueden vivir muchas almas, miles de almas, y todas trabajando por un mismo objetivo común que es cambiar este país.

irene montero

¿Ve a Íñigo Enrejón sucediendo a Pablo Iglesias en la secretaría general de Podemos?

Veo a Íñigo Errejón haciendo lo que se proponga. Creo que Íñigo es uno de los principales valores de Podemos.

Pues parece que se ha propuesto suceder a Pablo Iglesias.

No lo sé, creo que de momento Íñigo tiene muy claro que es el secretario político de Podemos y está para aportar todo su conocimiento, toda su brillantez y toda su inteligencia al servicio de Podemos. Creo que hay poco tiempo para pensar en otras cosas. Pero en otro caso, todos tenemos claro que en este ciclo nuestra responsabilidad primera y por encima de cualquier otro objetivo es trabajar por el proyecto común y ganar.

¿Qué le diría a quienes creen, a la vista de la trayectoria de los últimos meses, que Podemos es un partido mutante?

Somos una fuerza mucho más viva que otras fuerzas políticas, en constante evolución y orgullosa de que cuando una cosa no funciona se pueda cambiar. En ese sentido, estoy completamente de acuerdo y además creo que es un motivo de orgullo.

¿Cuál es el objetivo respecto al Partido Socialista, sustituir al PSOE, convertirse en el nuevo PSOE o gobernar con el PSOE?

Gobernar con el PSOE, que sea nuestro aliado. Es cierto que el PSOE en los últimos años ha dado algunas muestras de haber abandonado el espacio que le era el natural, el de la socialdemocracia. Se ha visto en la presencia de sus ex presidentes en consejos de administración; en que han protagonizado también, por desgracia, casos de corrupción; en que han aplicado recortes; en que han sido protagonistas de pactos de gran coalición por ejemplo para reformar el artículo 135 que privilegiaba el pago a los bancos y grandes entidades financieras antes que los derechos sociales…. Todo ello les ha llevado a abandonar un espacio que Podemos ha rellenado. Pero no porque nosotros tengamos la intención de hacerle nada malo al PSOE, sino porque es necesario que haya una fuerza política en nuestro país que se preocupe de la gente. En cualquier caso, sabemos que hay mucha gente en el PSOE que quiere un gobierno de cambio y progreso y por eso queremos que sea nuestro aliado.

El sistema del turno está sentenciado de muerte, aunque desaparezca más lento de lo que nos gustaría

¿Si Podemos no supera al PSOE en número de votos, entendería que han fracasado?

Entendería que nos sigue quedando por delante lo que te decía, terminar lo que hemos empezado. Nacimos para ganar, para gobernar, porque la única forma de cambiar lo que debe ser cambiado en nuestro país es gobernar y desalojar al PP del Gobierno. Así que entenderíamos que seguimos teniendo ese reto pendiente. Creo, en todo caso, que las fuerzas del cambio van avanzado imparables. Ahora, si me preguntas qué deseo, te digo que terminar aquello para lo que nacimos, ganar las elecciones al Partido Popular y que Pablo Iglesias sea presidente del Gobierno.

Si el 26-J Podemos no mejora el resultado del 20-D, ¿deberá dimitir Pablo Iglesias?

Creo que Pablo Iglesias ha sido, y así lo decidimos en Vistalegre, elegido secretario general para ganar, para poder gobernar, para poder hacer fuerte una fuerza política que representaba los intereses de la gente. Si nosotros no mejoramos el resultado electoral, seguiremos teniendo pendiente esa tarea y Pablo tendrá que decidir qué hacer al respecto: si sigue ocupando ese rol o pasa a ocupar otro en el partido. En todo caso, la gente sabe muy bien que Pablo representa, mejor que ninguna otra persona en Podemos, esa voluntad de ganar y de gobernar para la gente, y no para una élite. Pablo es quien vértebra este proyecto desde su nacimiento. Por tanto creo que bueno, pensando más o menos en los resultados electorales, al final tendremos que analizar hasta qué punto hemos cumplido esa tarea para la que nacimos, que es ganar y gobernar. Si no lo hemos conseguido en esta, tendremos que seguir peleando. Ahora, creo que vamos a estar en disposición de conseguirlo en esta.

Imagine que se repiten exactamente los mismo resultados que el 20 de diciembre. ¿Qué harán distinto a lo hecho estos meses para evitar que los españoles vayamos a unas terceras elecciones?

Veo muy difícil que se repitan tal cual los resultados electorales. Si así pasase, creo que nosotros tenemos que hacer en esencia lo mismo que hemos hecho hasta ahora: ser muy firmes en la defensa de un proyecto y de un Gobierno de cambio y de progreso, que es posible porque los números daban. Por eso para nosotros la primera opción nunca fue repetir las elecciones. Tendríamos que seguir en ese empeño, en el de convencer al PSOE para que no se pliegue a los intereses de la gran coalición y de los privilegiados de nuestro país.

El Huffington Post agradece al Círculo de Bellas Artes haber cedido sus instalaciones para la grabación de esta entrevista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

- 23 cosas que no sabías de Irene Montero

- Irene Montero, el poder emergente de Podemos

También en El Huffington Post

Close
Irene Montero
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección