Huffpost Spain

Seseña: un polémico cementerio de ruedas con tragedia anunciada

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Hubo quien hizo el augurio hace tiempo, tras años de polémicas por el gigantesco cementerio de neumáticos que este viernes está ardiendo en Seseña. "Un incendio sería muy difícil y muy largo de combatir y de extinguir dado que la combustión de los neumáticos es muy lenta", avisaba en septiembre de 2014 a El País Vicente García, miembro del grupo de Ecologistas en Acción Espartal de Valdemoro.

Ahora, esas palabras se están cumpliendo casi letra por letra. El cementerio de neumáticos de Seseña, el más grande de Europa con 100.000 toneladas de ruedas, arde desde la madrugada de este viernes en un incendio que ya ha devorado una hectárea y que podría ser provocado.

Pedro Antonio Ruiz, director técnico del Consorcio de Bomberos de Toledo, hacía este viernes unas declaraciones que eran la total confirmación del mal augurio que Vicente García hizo hace casi dos años. "El fuego es muy difícil de atacar", decía mientras explicaba que los cortafuegos de 80 metros de ancho que han realizado no garantizan que las llamas no se puedan propagar.

A 400 METROS DE LA URBANIZACIÓN DE 'EL POCERO'

¿Cómo pudo alguien prever que algo así ocurría? Pues porque el cementerio de Seseña lleva envuelto en una gran polémica desde que las ruedas se empezaron a acumular allí a finales de los 90. Tanto que El País, en aquel reportaje de 2014, calificó como "uno de los mayores problemas medioambientales de España" a esos cinco millones de neumáticos que se amontonan en aquel lugar, a apenas 400 metros de la megaurbanización que Francisco Hernando, El Pocero, construyó durante los años de la burbuja.

(Sigue leyendo después de la imagen...)
incendios

El cementerio, una inmensa mancha negra vista desde el aire casi en la frontera entre Toledo y Madrid, comenzó a formarse a finales de los noventa. Según apunta Efe, una empresa llamada Disfilt SA alquiló dos terrenos a propietarios particulares y empezó a utilizarlos para depositar ruedas sin licencia alguna. En el año 2003, a la vez que El Pocero iniciaba las obras, Disfilt SA solicitó una licencia para triturar las cubiertas, pero la incumplió y dio inicio a uno de los grandes problemas medioambientales de España.

El exalcalde de IU Manuel Fuentes recuerda a Efe que interpusieron las primeras denuncias por estos hechos desde la oposición en el año 1998 y alrededor del año 2000 se produjo el primer incendio, "aunque la magnitud fue muy baja", y fue sofocado en un solo día.

En el año 2003, la empresa solicitó una licencia para triturar las cubiertas, pero la incumplió y dio inicio a uno de los grandes problemas medioambientales de España

SANCIONES DE 600.000 EUROS

Los problemas aumentaron desde 2003, cuando la empresa incumplió la licencia municipal y dio lugar a inspecciones y sanciones por parte de la Junta de Comunidades. La bola, y el cementerio, se fue haciendo más y más grande hasta que un juzgado declaró ilegal la actividad en el año 2009 y precintó el recinto, que ahora es propiedad de dos empresas inmobiliarias. Pero para entonces sus dimensiones eran tan grandes como el problema y la compañía acumulaba expedientes administrativos y sanciones que rondaban los 600.000 euros. Ahora, el responsable está en paradero desconocido, según el consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada.

El juez condenó en ese momento al propietario de la empresa a tres meses de prisión, junto a una multa, al considerarlo responsable de un delito contra el medio ambiente. Ahora, aquellos terrenos están considerados "bien abandonado", por lo que el Ayuntamiento podía hacerse cargo del triturado y de la retirada de neumáticos.

Para ello, el Consistorio contrató a una empresa senegalesa, luego rescindió el contrato y se lo encargó a Gestión de Deshechos y Ruedas Iberia, que tampoco pudo hacerse cargo de la retirada de ruedas por su gran número y por la complejidad de la tarea.

(Sigue leyendo después de la imagen...)
seseña

Según informa Efe, en febrero el Ayuntamiento de Seseña informó de que había resuelto "de común acuerdo" el convenio de colaboración con esta y explicó que, tras este acuerdo, se daba vía libre al Ministerio de Medio Ambiente y a las consejerías de Medio Ambiente de Madrid y de Castilla-La Mancha para que "actuando de acuerdo a sus competencias", adoptasen la solución "más efectiva para finalizar la eliminación del depósito de neumáticos fuera de uso".

El juez condenó en ese momento al propietario de la empresa a tres meses de prisión, junto a una multa, al considerarlo responsable de un delito contra el medio ambiente

LA SOLUCIÓN "ESTABA EN MARCHA"

Ahora, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha lamentado que el incendio haya ocurrido cuando "ya estaba en marcha" la solución conjunta entre la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Agricultura y el Gobierno castellano-manchego.

En declaraciones a los medios desde el lugar de las llamas, García-Page ha señalado que ya ha hablado con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con quien ya tenía acordada una respuesta a través de la empresa pública Tragsa "para darle salida a estos residuos".

Mientras, el incendio puede seguir devorando los neumáticos durante al menos una semana. Unas llamas largamente anunciadas.

Close
Incendio en el cementerio de neumáticos de Seseña
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El humo del incendio de Seseña es "muy dañino" para la salud, según el CSIC

- El incendio del cementerio de neumáticos de Seseña afecta a más de una hectárea

- Las impresionantes fotos del incendio