Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

¿Cómo han vivido los diputados novatos esta brevísima legislatura?

Publicado: Actualizado:
TRIBUNA ORADORES
Tribuna de oradores del Congreso | EFE
Imprimir

13 de enero. El reloj marca la diez y media. Sube a la tribuna de oradores del Congreso una joven diputada socialista valenciana de 25 años. María Such es la benjamina de la Cámara y, como marca el reglamento, es la primera encargada de recitar los nombres de sus señorías. Echa a andar la legislatura.

Mira hacia los escaños. Es la primera vez que está allí, pero ya percibe que es un Congreso distinto, con menos canas, más fragmentado, incierto. El 62% de los parlamentarios son nuevos, están experimentado ese día qué se siente al pisar las moquetas del Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Lo que no conocen es que su trabajo durará apenas cuatro meses.

“El primer día que entré en el Hemiciclo estaba bastante ilusionada y nerviosa. Había mucha gente nueva y veía la cara de Mariano Rajoy de estar desubicado, como cuando llegas a un sitio nuevo y no conoces a nadie”, confiesa Such en una conversación con El Huffington Post.

Esa sensación se ha transformado en un sabor “un poco agridulce” tras esta brevísima legislatura. Conforme fue avanzando el tiempo se dio cuenta de que “al final a un lado y al otro estaban en contra de que Pedro Sánchez fuera presidente”. “Había hecho una campaña con expectativas de cambio, crees posible una segunda Transición y que tu generación participe en ella… y ves que no va a ser posible”, traslada.

Todo esto lo dice contrastándolo con el trabajo menos mediático que ha habido en las comisiones del Congreso durante estas semanas, en las que sí se han puesto de acuerdo en iniciativas con Podemos y también con Ciudadanos, y en algunas ocasiones los tres partidos. Ahí han llegado algunos de sus grandes aprendizajes durante estas semanas: “En el día a día tienes que entenderte, dialogar, llamar al portavoz del otro grupos, saber si va a salir adelante tu propuesta”.

(Sigue leyendo después de la imagen)
maría such

María Such

Ahora anda enfangada en el trabajo de “territorio”, como suele decir, en su tierra valenciana de cara al 26 de junio. “Es bastante frustrante haber hecho un trabajo durante estos cuatro meses que sabíamos que no podía luego ejecutarse al no haber cambio de Gobierno. Espero que sirva como hoja de ruta para el futuro y una base para trabajar para el próximo Ejecutivo. Si todo lo aprobado durante estos meses tuviéramos que volver a debatirlo, sería un error”, explica.

En su mente se le ha quedado grabada especialmente la sesión de la investidura fallida del secretario general del PSOE como presidente: “Es el resumen de estos cuatro meses”. “ Ahí es cuando supimos que todo el esfuerzo hecho no iba a dar sus frutos. Ese día fue bastante duro, también por el tono de las intervenciones”, dice Such. Y es que esta joven reconoce que algunas veces ha salido “tocada” del Congreso después de escuchar algunos discursos.

Estaba nerviosa e ilusionada

Un escaño, una etapa nueva. La experiencia también está marcando la vida de esta valenciana, que durante este tiempo se ha alojado en un hostal los días que pasaba en la capital. Lo que más le ha impresionado para bien: que se trabaja con “mucha naturalidad” en la Cámara Baja y que “tienes un fácil acceso al resto de los diputados”. Para nada se ha sentido menospreciada por su edad. Y pone en valor el calor con el que ha sido acogida por sus compañeros de partido.

Sus señorías no solo hablan, también escuchan (aunque no lo parezca). Las palabras que más le calaron durante estos días fueron las de Luz Rodríguez (PSOE) durante un debate en materia laboral. Le llegó cuando dijo al resto de parlamentarios que le hubiera gustado celebrar el 1 de mayo con la reforma laboral del PP derogada. Fuera de su grupo le llamó poderosamente la atención cada vez que se pronunciaba Gabriel Rufián (ERC). “Tiene un tono entre solemne y desafiante. No deja indiferente a nadie”, analiza la diputada.

"LA ATMÓSFERA DEL CONGRESO ES AHORA MÁS POSITIVA"

Junto a Such estaba en zona de oradores del Congreso en la sesión constitutiva de las Cortes Nagua Alba (Podemos), por ser la otra diputada más joven. La donostiarra dice que fueron recibidos como un “elemento hostil” por parte de veteranos diputados que sentían que entraban dentro de su casa. La llegada de los morados, defiende, ha tenido “efecto en la atmósfera del Congreso”, que ahora es más “positiva”.

“Los primero días fueron complejos porque tienes que entender la lógica de la propia institución”, comenta la también líder de Podemos en el País Vasco, que se fijó como prioridad llevar a la Cámara iniciativas que “hasta ahora se habían quedado fuera” de las regias paredes y estaban solo en las calles.

El día que se constituyeron las Cortes observaba desde lo alto: “Tenía una vista privilegiada. Me sorprendió mucho desde esa jornada el ruido que hay, que los plenos no sean silenciosos, hay un murmullo constante. Muchos diputados increpan a quienes están interviniendo. Me impresionó especialmente el momento en el que prometí la Constitución. De repente, desde la bancada del PP empecé a oír gritos, llegó un momento en el que me impedían escuchar mi voz”.

(Sigue leyendo después de la imagen)
nagua alba

Nagua Alba

Una de las preguntas recurrentes que le hacen amigos y compañeros es qué hacen los diputados. “En realidad”, les suele contar, “la mayor parte del trabajo se lleva a cabo en las comisiones, que es por donde más iniciativas pasan”. Y traza esta radiografía de su actividad: “Mi día a día ha sido básicamente tener muchas reuniones y encuentros con agentes de la sociedad civil. Por otro lado, elaborar esas propuestas, redactarlas, trabajarlas y llevarlas al registro, para luego defenderlas. Hay otra parte, que no me había planteado, que es la relación con otras fuerzas políticas, negociar y trabajar propuestas con ellas”.

Me sorprendió mucho el ruido que hay

Preocupa mucho también a los nuevos el funcionamiento de la Cámara Baja. Ella dice que ya “cualquier ciudadano está acostumbrado a la burocracia”. “Había momentos que me recordaban a cuando pedía una beca en la universidad, todo ese papeleo”, apostilla.

Poco a poco se ha hecho con el Congreso. El propio edificio impresiona, comenta: “Pasear por esos pasillos, sentarse en el escaño…” En este momento, recuerda que le llamó la atención la primera vez que entró que era más pequeño de lo que imaginaba, “pero un espacio majestuoso”. ¿Un consejo para los novatos que lleguen tras el 26-J? No duda y dice con rotundidad “perder el miedo a tener iniciativas, a arriesgarse, a presentar propuestas”. Su filosofía es que hay “aprovechar al máximo la oportunidad para sacar el trabajo adelante”. Además, mira de nuevo a las urnas y define con dos palabras lo que piensa aportar otra vez: “alegría e ilusión”.

LA "INTENSIDAD" DE CUATRO MESES

En esta legislatura ha vuelto a experimentar lo que es ser novato Carlos Rojas (PP). El motrileño ha desembarcado en Madrid tras ser durante años uno de los hombres fuertes del Partido Popular en Andalucía. “Siempre hacia adelante”, tiene como lema.

“Intensidad”. Esta es la palabra que más repite a la hora de evaluar lo que ha pasado estos meses en la Carrera de San Jerónimo. “Hemos vivido una experiencia distinta a las que se habían producido. Desde el principio nos han sorprendido las actitudes de otros partidos, en ocasiones muy grotescas, buscando la fotografía, escenas de teatro, intentando provocar hasta el final”.

Para él, es un “altísimo honor estar en el Congreso y poder representar a millones de ciudadanos”. Por ello, critica, “es decepcionante ver cómo ha habido una utilización de la Cámara por parte de algunos partidos para hacer política de confrontación, para hacer su precampaña”.

(Sigue leyendo después de la imagen)
carlos rojas

Rojas, en el centro

En estos meses la figura de Rojas ha ganado peso en la política nacional y se ha convertido en uno de los rostros del PP más frecuentes en medios de comunicación. Dentro de la Cámara Baja, el momento con el que se queda es el discurso de Mariano Rajoy durante la sesión de investidura “por su seriedad, por defender los intereses de España y por invitar al diálogo”.

Otras formaciones buscan la fotografía, la escena de teatro

Si los de Podemos acusan al PP de montar bronca cuando hablan, Rojas dice que vivió con “cierta perplejidad” algunos de los momentos protagonizados por los de Pablo Iglesias. Cuando entró en la Cámara Baja ya esperaba “algún tipo de show” de los morados, remacha. Él ya había experimentado una Cámara fragmentada antes que sus compañeros a nivel nacional, ya que vivió el inicio de la legislatura andaluza en la que consiguieron escaños en el Hospital de las Cinco Llagas Podemos y Ciudadanos.

Ya con al 26 de junio en su cabeza, comenta que el PP debe seguir haciendo las cosas como hasta ahora. “La gran fortaleza del Partido Popular es que tenemos un líder como Rajoy, que ha sacado a España adelante de una situación muy difícil, de una crisis gravísima. Somos un partido con muchísima unidad, que garantiza un buen Gobierno. El PP garantiza esos valores, la unidad de España, el desarrollo de la Constitución, y pone encima que está aquí para servir a los ciudadanos y hacer un servicio al país”.

"NO SABÍAMOS MOVERNOS POR EL CONGRESO LITERALMENTE"

Coincide con Rojas al definir como “intensos” estos meses Miguel Gutiérrez (Ciudadanos). Ha ocupado, además del escaño, el cargo de secretario general del grupo parlamentario de los naranjas y ha sido uno de los miembros más activos del equipo negociador de C’s.

A su mente le vienen dos momentos especiales cuando repasa esta legislatura. El primero es la firma del acuerdo de El Abrazo -la propuesta de gobierno de PSOE y Ciudadanos-. “Ha sido el único que se ha conseguido cerrar en todos estos años de democracia entre partidos sin contraprestaciones. Eso es lo más bonito que se puede hacer, eso lo guardo con muchísimo cariño”, relata Gutiérrez. Luego está la primera vez que subió a la tribuna de oradores. Lo hizo para intervenir en un debate sobre posibles modificaciones a la ley de secretos oficiales.

(Sigue leyendo después de la imagen)
miguel gutiérrez

Miguel Gutiérrez

Y, sobre todo, tiene buenas palabras para todo el personal en el Congreso, desde los letrados hasta los agentes de seguridad pasando por los informáticos. Ellos han hecho “que los nuevos diputados nos sintiéramos como en casa, nos han recibido con los brazos abiertos”. Entre risas añade: “Es que no sabíamos ni movernos literalmente”.

Pero también ha tenido tiempo para que le chirríen algunas estructuras de la propia Cámara, que están “anquilosadas”. “Hace falta una regeneración”, continúa, a la vez que propugna cambios en el reglamento y la incorporación de nuevas tecnologías. “Un poco más de frescura porque la manera de funcionar se ha quedado en el siglo XX”, reflexiona el miembro de Ciudadanos.

De otro intento de acuerdo habla orgulloso Ignasi Candela (Compromís). Este alicantino de 28 años fue uno de los promotores del Pacto del Prado, la propuesta lanzada por su partido in extremis para lograr un Ejecutivo de izquierdas. “Lo intentamos hasta el final”, comenta.

Han sido muchas experiencias, muchos momentos. Lo que menos le ha gustado ha sido el “ambiente que se vive en los plenos, los insultos desde la bancada del PP e incluso del PSOE”. “Recuerdo que cuando iba al colegio de pequeño te decían que interrumpir estaba mal, te reñían y te castigaban por eso”, dice irónicamente. Lo mejor para él, sin duda, es la “capacidad” que te ofrece la institución para hacer leyes y mejorar la vida de la gente. No se olvida, además, del buen rollo que reina entre los miembros de Compromís con los compañeros de Podemos, las mareas e IU. Le ha dado tiempo hasta para hacer amigos de otros partidos.

(Sigue leyendo después de la imagen)
candela

Ignasi Candela

Todos han ido aprendiendo a desenvolverse en las formas del Congreso y en sus trucos. En una de las intervenciones que hizo, Candela se dio cuenta de las “habilidades de Albert Rivera para despistar al orador”. “Me hizo un gesto, no despectivo, con esa intención. Eso se me ha quedado grabado”, revela.

Albert Rivera hace gestos para despistar al orador, es muy hábil

Candela tiene tendencia a “naturalizar” todas las situaciones, pero sí ha comprobado la repercusión que tiene estar en el Congreso. “Ahora que estoy en mi tierra me doy cuenta del impacto mediático”. Tuvo algunos nervios al principio, pero la sensación que más destaca es que fue “bonito” porque creía que se estaba viviendo la legislatura “del cambio”. En cambio, estos días el sabor es “agridulce” -una palabra que repiten varios de los entrevistados-. “Es normal que haya un poco de desazón”, subraya Candela.

Y un mito se le ha caído: “Es gente corriente. Aquí no te comen”.

"UN ENSAYO GENERAL, SE HA QUEDADO SIN ESTRENAR LA OBRA"

“Mi sensación de la legislatura es que ha sido breve e intensa. Supongo que ese sería el titular”. Esta palabras son de Sol Sánchez, la diputada novata de Izquierda Unida, que agrega: “Una de las cosas que me han dicho más veces durante estos meses ha sido ‘esto no había pasado nunca”.

Para ella, se ha vivido “un ensayo general y se ha quedado sin estrenar la obra”. Una de las cosas que más le ha llamado la atención -”me removía por dentro”- es la “distancia” con la que se habla de alguno temas, especialmente por parte del Partido Popular. “Cuando hablan del salario mínimo es como el que mira a una bacteria en un microscopio. Hay que tender las repercusiones que tiene sobre la vida de la gente. Me impactó un poco esa lejanía y la ligereza”, dice.

(Sigue leyendo después de la imagen)
garzón

Alberto Garzón y Sol Sánchez

Para ella, ha sido toda una aventura adentrarse en ese “microcosmos del Congreso, con mucha gente trabajando dentro que hace que funciona, desde el personal de la cafetería hasta los ujieres”. Un mundo en el que también está muy presente el ruido en los plenos para ella. “De repente, la gente se da la vuelta, no te escucha, tienes que pedir silencio. No se me ocurre ni en un parvulario”, describe la parlamentaria de IU.

Todo ello desde la tribuna. ¿Se pasan nervios la primera vez? “Uffffff, muchísimos. La primera vez que te enfrentas al micrófono en el Hemiciclo impone. Al final se coge el tranquillo”, responde. Ella se quedó “muy a gusto” cuando habló de fiscalidad y de impuestos, un tema sobre el que ha trabajo mucho. “Ese día fue muy reconfortante”, comenta.

A Sánchez le gusta mucho cómo habla su compañero Alberto Garzón. Pero tiene una debilidad: “Mira, ahí lo reconozco y lo traía desde casa, soy muy fan de Joan Tardá. Me gusta la gente que sabe decir cosas muy serias con sentido del humor”.

Ellos ya han pasado la novatada durante estos cuatro meses. Les toca volver a la campaña. Seguro que algunos les pedirán consejos después del 26 de junio. Ya no se pierden en los laberínticos pasillos y túneles que comunican el complejo del Congreso. No les hace falta mapa.

Close
Las Cortes echan a andar
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El PP agita el miedo a Podemos-IU para movilizar a su electorado y ganar el 26-J

- Joan Baldoví: "Habrá 'sorpasso' al PSOE en votos, en diputados está por ver"

- La nueva vida de Rosa Díez

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest