Huffpost Spain

Carmona, sobre su conversación con Pineda: "No hay nada punible, es de lo más normal"

Publicado: Actualizado:
CARMONA
GTRES
Imprimir

El concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona ha negado que haya algo "punible" de la conversación que mantuvo el pasado 15 de febrero con Luis Pineda, líder de Ausbanc, en la cárcel por extorsión y organización criminal.

Según Carmona, de la grabación desvelada por el sumario del caso Ausbanc "lo único que puede desprenderse es una buena relación" con alguien que le transmite "una queja sobre la concejala de Cultura".

"Tuve relación con Luis Pineda especialmente como compañero en tertulias radiofónicas, relación que traicionó a raíz de descubrirse su imputación en diferentes delitos", asegura Carmona en una nota enviada a los medios de comunicación.

El concejal socialista dice que fue Pineda quien le llamó "para denunciar un acto contra una feria por parte de la concejala de Cultura". "Y yo le remití a nuestra concejala de Cultura, como haría con cualquier otro ciudadano", agrega Carmona.

"No descubro nada nuevo cuando digo que el Grupo Municipal Socialista ha pedido reiteradas veces la dimisión de la señora Mayer, tal como le transmití a Pineda", prosigue el dirigente socialista, quien insiste en que "la conversación es de lo más normal con un compañero de tertulias del que desconocía que hubiera cometido los delitos que posteriormente se le han imputado". "Nada de lo que arrepentirme", sentencia Carmona.

PEDÍA LA "CABEZA" DE MAYER

Una llamada telefónica pinchada del 15 de febrero y contenida en el sumario del caso Ausbanc-Manos Limpias, evidencia cómo el presidente de Ausbanc pide ayuda a Carmona para "que ruede" la "cabeza" de Mayer.

En esa conversación, el edil socialista le ofrece ponerle en contacto con la concejala de cultura de su grupo para que negocie con Pineda la forma de cesar a Mayer. El presidente de Ausbanc bromea con Carmona sobre su consulta -"igual me encarcelan a mí también"- pero cree que "merece la pena" provocar la salida de Mayer.

Pineda tiene interés en sacar a la concejala de Ahora Madrid del Ayuntamiento de la capital porque recientemente le había denegado -"por joder"- un proyecto por el que la entidad que preside iba a organizar las jornadas de consumo Consumeralia, que llevaba dirigiendo años atrás en Madrid.

A causa de la negativa del ayuntamiento, Pineda llama a Carmona y le pregunta sobre su relación con "la titiritera, con la concejala ésta", a lo que el socialista le contesta que no tiene trato con ella pero que ha pedido su dimisión "miles de veces".

Tras unos minutos, Carmona le ofrece que una concejal socialista converse con Pineda sobre el asunto:

Carmona: "¿Te puede llamar la concejala de cultura nuestra, que es muy amiga mía?"

Pineda: "Totalmente".

Carmona: "¿Te parece bien?"

Pineda: "Vale, que me llame y yo le doy... Lo digo porque la rematáis. Porque es el tema de consumo de cláusula de suelo, de preferentes, de Bankia, ¿me explico?"

Carmona: "Vale, vale, uno más, perfecto, por supuesto".

Poco antes de que finalice la conversación, Carmona le deja claro a Pineda el afecto que siente hacia él y su disposición para reunirse con el presidente de Ausbanc, en prisión desde el 18 de abril: "Oye, eh... que te quiero ¿eh? que lo sepas".