Huffpost Spain

"Necesitamos un socialismo de oportunidades y una aristocracia del mérito"

Publicado: Actualizado:
MARINA ENTREVISTA
José Antonio Marina. | EFE
Imprimir

Aprenderse de memoria la lista de los reyes godos puede ser un indicador de nuestra inteligencia, pero no de nuestro talento. ¿De qué nos sirve, acaso, acumular conocimientos si no sabemos aplicarlos a la vida? Sobre ello reflexiona el filósofo José Antonio Marina en su último libro, ‘Objetivo: generar talento. Cómo poner en acción la inteligencia’.

¿El inteligente nace o se hace?

La inteligencia, como competencia, es innata, pero el desarrollo y el buen uso de ella, a lo que llamamos talento, es aprendido. La inteligencia puede ser estupenda al nacer y quedarse inútil si no se recibe educación de vida. El talento es, pues, la inteligencia triunfante.

Hay quien confunde el talento o la inteligencia con la mera acumulación de conocimiento.

Es un error. El conocimiento puede ser inerte, que no sepas qué hacer con él. El talento aparece en el uso que hagas de ese conocimiento. Has aprendido destrezas para usar esos conocimientos. En el fondo, nuestra inteligencia es la suma de biología más memoria. La memoria es lo que aprendemos: datos, hechos, operaciones, conceptos, actividades… Puede que sepas mucho de todas las cosas pero no sepas qué hacer con ellas. La memoria es el órgano del aprendizaje, está presente en todos los actos que hemos aprendido. Aprendemos a inventar, a pensar. Siempre que aparece la palabra aprender, por debajo está la memoria. En último término, es la capacidad que tiene el cerebro de cambiar de acuerdo con la experiencia; su plasticidad. La fuente de todo.

Lee el artículo completo en ETHIC