Huffpost Spain

La bella Italia y Giaccherini pinchan el globo belga (0-2)

Publicado: Actualizado:
ITALIA
Imprimir

Italia volvió a ser bella y Bélgica, una profunda decepción. La Nazionale, patrimonio del fútbol competitivo, pinchó el globo de los diablos rojos, que acumulan tanto talento como falta de un plan. Su debut resultó un bluff, todo lo contrario que el de la histórica escuadra azzurra, que terminó en pleno éxtasis en Lyon. Cuando Graziano Pellé hizo el 0-2 en el descuento, explotó Italia sobre el pitido de Clattenburg. Lo había merecido. Jugó con determinación y frescura, exploró las debilidades de Bélgica y se dio un baño de autoestima. Ahora que todos hablaban del grupo de la muerte y de la posibilidad de que cayera en la primera fase, reivindicó su condición de patrón histórico y además desnudó a Bélgica, que dio una espantada. Decepcionó como colectivo y también como colección de cracks. De Bruyne y Hazard, sólo por poner un ejemplo, estuvieron lejísimos del nivel que se les supone. Y que empieza a echarse de menos en los grandes días. El partido invirtió los papeles de las dos selecciones. Italia, con piel de cordero y casi condenada por los expertos a irse rapidito de Francia, asoma como un equipo que juega con pasión y con ganas de reivindicarse: el actual finalista con un entrenador, Conte, que aplastó a Wilmots en los detalles tácticos. Italia tenía entrenador y Bélgica no. Después de lo de la noche de Lyon, a los diablos rojos les va a ser muy difícil quitarse el papel de florida aspirante y álbum bonito de cromos. Así no llegará demasiado lejos.

Lee el artículo completo en AS