Huffpost Spain

Mobiliario urbano sostenible o cómo bancos y semáforos pueden ser respetuosos con el medio ambiente

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Junto con la vegetación, el mobiliario urbano es responsable de que una plaza, un paseo o cualquier espacio de una ciudad sea cómodo, útil, agradable y sostenible. Además de práctico debe ser duradero y estar concebido para todos, respondiendo así a una sociedad que demanda ciudades inclusivas y resilientes, donde las zonas de esparcimiento y trabajo permitan desarrollar una vida más sostenible.

El crecimiento de la población en las ciudades es continuo, según la ONU el 54% de la población mundial actual reside en áreas urbanas y se prevé que en 2050 sea el 66%. En el caso de España un 79% de sus habitantes vive en ciudades, que son las responsables del consumo del 75% de la energía y de la emisión del 80% de CO2 que hacen necesaria la adaptación de los elementos de mobiliario urbano de manera respetuosa con el medio ambiente, con el objetivo de conseguir un ahorro energético al planeta y económico para las arcas municipales.

Según Miren Jiménez, presidente de la Asociación de Fabricantes de Mobiliario Urbano y Parques Infantiles, AFAMOUR, "venimos de un momento complicado donde el precio primaba sobre cualquier otra cosa y los gobiernos municipales no prestaban apenas atención a los criterios ecológicos".

Hoy ya es posible mejorar la eficiencia del mobiliario urbano, se puede fabricar con materiales reciclados y reciclables por industrias cercanas y comprometidas con el medio ambiente.

Últimamente la tendencia ha cambiado. Los ciudadanos cada vez están más preocupados por la conservación del medio ambiente. La innovación de las empresas ha irrumpido con fuerza y los Ayuntamientos están experimentando una paulatina recuperación. Hoy ya es posible mejorar la eficiencia del mobiliario urbano, se puede fabricar con materiales reciclados y reciclables por industrias cercanas y comprometidas con el medio ambiente, que incorpore la aplicación de nuevas tecnologías y materiales para mejorar la eficiencia, potenciar el ahorro energético y minimizar la contaminación y el volumen de residuos generados. Y por supuesto, todo ello sin merma estética, ni perjuicio de su calidad ambiental.

PAPELERAS URBANAS

También conocidas como contenedores de residuos urbanos las podemos ver distribuidas por toda la ciudad. Sólo Madrid tiene más de 60.000 papeleras. Las hay de todos los colores, formas y materiales. Plastic Omnium ha desarrollado un modelo de polietileno de origen vegetal cuyas prestaciones son similares a las del derivado del petróleo, pero su efecto sobre el medio ambiente es distinto. Se trata de un material 100% verde, totalmente renovable, en cuya transformación se logran reducir en un 85% las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera.

MARQUESINA DE AUTOBÚS

Protegen a los usuarios los días de frío, viento y lluvia pero su diseño no debe estar reñido con el medio ambiente. Por eso, la empresa española SmartCities Lab ha ido un paso más allá y ha creado la Smartquesina que ofrece funcionalidades como la compra de abonos de transporte en la propia parada con una app propia, la planificación de la ruta en su pantalla digital o la consulta y descarga de información interactiva. Todo ello con energía autogenerada de manera limpia gracias a sus estaciones minieólicas y fotovoltaicas incorporadas en la parte superior de la estructura.

FAROLAS

La iluminación de las calles, plazas o avenidas durante la noche supone un gasto elevado para la administración local, pero totalmente necesario por razones de seguridad. Las farolas son el elemento urbano con más vocación de sostenibilidad. En Madrid hay más de 250.000 y en Valencia más de 106.000. La eliminación de farolas, como las tipo globo, evitaría el despilfarro energético. La incorporación de las bombillas LED (que consumen ocho veces menos que las incandescentes) y el uso de farolas solares, con un panel fotovoltaico que recoge la luz solar durante el día y la almacena en una batería para liberarla durante la noche, propiciaría un considerable ahorro para las arcas municipales.

SEMÁFOROS LED

Según el Ministerio de Industria, el consumo de electricidad de los semáforos desde que utilizan la tecnología LED, se ha reducido en 85.760 MWh anuales con una reducción de emisiones a la atmósfera de 622 toneladas de CO2 en España, gracias a los programas que puso en marcha en 2008 y 2011 el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

PARQUÍMETROS SOLARES

Los parquímetros para regular las plazas de estacionamiento en el centro de las ciudades son otro elemento que requiere de energía para funcionar. Con modelos solares se eliminaría además la necesidad de mano de obra de excavación, enterrando y dando mantenimiento de los cables eléctricos a lo largo de calles y aceras.

APARCA BICI

Forman el conjunto de elementos de señalización, protección y amarre que posibilita estacionar la bicicleta. El servicio de BiciMad en Madrid dispone de 4.116 anclajes y 165 estaciones, que proporcionan un elemento alternativo de transporte limpio y saludable al ciudadano y fomentan el uso de la bicicleta en la
ciudad.

PARQUES INFANTILES SOSTENIBLES

Desde Afamour recomiendan que las zonas de recreo sean auténticos espacios donde los más pequeños puedan disfrutar al tiempo que se produce un intercambio generacional. De los columpios y toboganes de metal se ha pasado a espacios con atracciones de plástico proveniente de material reciclado y suelo antigolpes con losetas y piezas de caucho reciclado. Además, varias ciudades ya han inaugurado sus parques infantiles sostenibles, construidos con materiales reciclados y respetuosos con el medio ambiente, tanto en su fabricación como en su mantenimiento. Es el caso del parque llevado a cabo por el Centro Comercial Vallsur, que está compuesto por elementos reciclados, y el Plaza Green Capital de la ciudad de Vitoria-Gazteiz, ecodiseñado con análisis de la huella de carbono.

BANCOS PARA EL DESCANSO

Se pueden ver en los parques y en las calles de las urbes. Los hay de todos los tipos, formas y colores. Para todos los gustos estéticos y de comodidad. La empresa Sintala, radicada en Segovia, crea mobiliario con madera sin cortar un solo árbol. Con la madera procedente de podas o ramas caídas de forma natural fabrican bancos, papeleras o parques infantiles y le solucionan a los ayuntamientos el problema del tratamiento de ese residuo que supone la madera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Close
Cosas curiosas hechas con material reciclado
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen
Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest