Huffpost Spain

La visita periódica al pediatra

Publicado: Actualizado:
IRSEDEMADRE_2
DKV
Imprimir

Las visitas al pediatra... Estas son una cita semanal obligada durante el primer año de vida de nuestros bebés. Porque entre revisión y revisión, virus, ansiedad paterna y malas noches nos convertimos en los mejores "clientes" de los médicos de nuestros pequeños.

Uno de los más angustiosos capítulos que vivimos los progenitores son las revisiones. Como si nos enfretásemos a un éxamen, vamos deseosos de escuchar, tras la toma de medidas y peso: "Este niño está en un percentil 95". ¡Bravo, bravo! Gritamos para nuestros adentros, convencidos de que la talla del niño depende de lo bien que lo estás haciendo, y no de la genética y la naturaleza del bebé.

¡Y cómo cambia la cosa cuando te anuncian que el niño ha perdido algo de peso o no ha crecido tanto como en la última revisión! Ganas te dan de llorar, aunque la experta en salud de niños te diga que es normal y que son etapas... Sin escucharla, te juras y perjuras que, a partir de ahora le darás más de comer.

Así, entre en instrumental necesario, gritos de los bebés, preguntas desesperadas de los papás y "lecciones" de los abuelos, el pediatra, armado de paciencia, comprueba el estado de salud de su mini-paciente que... en casi todos los casos es completamente normal.

De la mano de la monologuista Sara Escudero, seguros DKV nos presenta la serie Irse de madre, que en cada capítulo analiza, en clave de humor, los avatares de la maternidad/paternidad, haciéndonos reír con situaciones cotidianas que todos los que somos padres conocemos de sobra.