Huffpost Spain

Corre como un zombie por el medio ambiente

Publicado: Actualizado:
GREENPEACE ZOMBIES
Imprimir

Correr como un zombie para salvar el planeta. Esta es la idea de Greenpeace, que organizará cinco carreras populares de temática zombi junto a cinco centrales nucleares españolas durante la víspera del Día de todos los Santos, el próximo 30 de octubre. La iniciativa pretende hacer visible el lado más oscuro de la energía nuclear, mediante un acto lúdico, deportivo y visual, para todos los públicos.

La actividad Nuclear Running Dead se realizará de forma simultánea el 30 de octubre en Miranda de Ebro (Burgos), l'Ametlla de Mar (Tarragona), Gárgoles de Abajo (Guadalajara), Saucedilla (Cáceres) y Cofrentes (Valencia). La ONG considera que la nuclear es una energía "acabada, a pesar de los esfuerzos del sector y sus beneficiarios para mantenerla viva".

Los participantes podrán participar previa inscripción en la página de Internet del evento y se deberán abonar cinco euros, de los que uno se destinará a la asociación Chernobil Elkartea, una organización que lleva desde 1995 trabajando por el bienestar de los niños y niñas que aún sufren las consecuencias del desastre nuclear de Chernóbil.

Los participantes podrán competir en dos categorías, en las distancias de 10 kilómetros y 4 kilómetros y, aunque no es obligatorio, podrán ir disfrazados de zombi. Greenpeace pondrá a disposición de todos los corredores un servicio de maquillaje en cada carrera con elementos zombis.

La ONG quiere que el parque nuclear sea sustituido por energías limpias cuando termine su vida útil, algo que sucederá al principio de la próxima década.

Finalmente, advierte del "legado tóxico de toneladas de residuos radiactivos y que permanecerán durante miles de años como una amenaza para las personas y el medio ambiente".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Greenpeace y la carta de los Nobel

- Un centenar de premios Nobel acusan a Greenpeace de "crímenes contra la humanidad" por su bloqueo a los transgénicos

- Sevilla, Londres, China... destrozadas por el cambio climático: así imagina Greenpeace el futuro