Huffpost Spain

Guía para pasar un día perfecto en Río de Janeiro

Publicado: Actualizado:
Imprimir
cristo redentor
Más de un millón de turistas viajarán a Río de Janeiro este verano con motivo de los Juegos Olímpicos de 2016.

A Río de Janeiro se la conoce por el asombroso Cristo Redentor, por la montaña Pan de Azúcar y por la playa de Copacabana. Pero esta ciudad tiene muchas más cosas que explorar y experimentar: desde el centro de la ciudad, que está lleno de vida, hasta lugares históricos, pasando por sorprendentes nuevos museos.

La edición brasileña del HuffPost ha elaborado un itinerario para un día lleno de actividades en la Ciudad Maravillosa.

Comienza el día con un delicioso desayuno en la pastelería y cafetería más popular de Río de Janeiro, la Confitería Colombo. En una sala llena de espejos y vidrieras, se pueden pedir tostadas, tartas o canapés para comer acompañados de un té o un café en este establecimiento con más de un siglo de historia.

confiteria colombo
La histórica Confitería Colombo abrió en Río de Janeiro en 1894.

A unas manzanas de distancia se encuentra el Real Gabinete Português de Leitura [el Real Gabinete Portugués de Lectura]. Si te interesa la arquitectura, la decoración vistosa o la literatura portuguesa, este es tu sitio. Esta biblioteca de estilo neomanuelino alberga más de 400.000 libros y todos ellos están a tu disposición.

Después de esta visita, toma la calle 7 de Setembro y llega a la Praça XV, una plaza pública que se encuentra en el distrito centro de Río de Janeiro. En ella podrás observar más edificios históricos: la iglesia Nossa Senhora do Carmo da Antiga Sé [Nuestra Señora del Monte Carmelo], el Paço Imperial [Palacio Imperial] y el Centro Cultural Banco do Brasil, que siempre acoge interesantes eventos y exposiciones de arte.

palacio imperial rio
El Palacio Imperial es uno de los muchos edificios históricos que hay en Río de Janeiro. Se construyó en el siglo XVIII como residencia de los gobernadores del Brasil colonial. Hoy en día es un centro cultural.

Ahora sería un buen momento para comer en la histórica calle Ouvidor. Asegúrate de pedir feijoada, un plato típico brasileño hecho a base de guiso de judías y carne de cerdo y de vacuno. Lo más probable es que este plato se sirva junto a una copa de caipirinha, el cóctel nacional de Brasil, mientras suenan chorinho o samba de fondo.

feijoada
La 'feijoada', un guiso de judías y carne de cerdo y de vacuno, es un plato típico portugués.

Al acabar de comer, dirígete a Cinelândia, una plaza céntrica de Río de Janeiro, para ver uno de los teatros más bonitos de la ciudad, el Theatro Municipal do Rio de Janeiro. También puedes ir al Museo Nacional de Bellas Artes, que está a unos pocos minutos.

Cuando te alejes un poco de estos históricos edificios, llegarás a la renovada zona del puerto, el Porto Maravilha. Este puerto, que fue el más grande de Brasil en el siglo XIX, ha formado parte de uno de los proyectos de desarrollo más importantes de la nueva Ciudad Olímpica. No te quedes sin ver el espectacular Museu do Amanhã [Museo del Mañana] cuando te encuentres por esa zona.

museo mañana brasil
El Museo del Mañana, que se ha abierto recientemente frente al puerto Pier Mauá, ha sido diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava.

Una buena manera de acabar el día sería en el barrio de Lapa, conocido por su animada vida nocturna. Recomendamos visitar Rio Scenarium, uno de los clubs nocturnos más concurridos de Río de Janeiro.

barrio lapa rio
El barrio de Lapa, que se encuentra en el centro de Río de Janeiro, es famoso por sus clubs de samba y por su vida nocturna.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Seis consejos de salud para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

- Los cinco motivos por los que Brasil es el país más sensual del mundo

- Río 2016 admite que la Villa Olímpica está sin terminar a 10 días del inicio de los Juegos

- Río se declara en bancarrota para pagar los Juegos Olímpicos

- Esta foto en Pedra da Gavea debe ser la más escalofriante de todos los tiempos

Este artículo fue publicado originalmente en la edición brasileña de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.