Huffpost Spain

El Madrid es inmortal

Publicado: Actualizado:
SUPERCOPA
EFE
Imprimir

Fue un triunfo de autor, Zidane, y de arrebato, que está en el himno del Sevilla y en la historia del Madrid. Un gol de Ramos, en el minuto 93, y otro de Carvajal, en eslálom furioso y con remate sutil, llevaron al equipo blanco a la Supercopa. Un título por vía heroica y con una alineación casi desafiante del técnico francés, con los que vio mejor a 9 de agosto de 2016, olvidando la hoja de servicios. Y olvidando a James, un mensaje para el futbolista y para el club. No estuvo entre los once elegidos en un equipo con la baja de siete titulares. La Champions ha investido de autoridad al francés y está dispuesto a ejercerla con firmeza. El Sevilla defendió con dignidad su modelo, que le ha divinizado. Su fin de trayecto fue la fe inquebrantable del Madrid.

Aún no es primavera en el Sevilla, sobre el que los agoreros apuntan un cierto proceso de desnaturalización. La plantilla ha acabado siendo una plaza de toros portátil, que se monta y se desmonta cada poco sin que se altere su apariencia. Pero todo ensamblaje lleva tiempo. Sampaoli tuvo la pelota, el primer mandamiento de su dirección de laboratorio, y le faltó un poco de lo demás: la presión en las barbas de Casilla, ese punto de fiereza que ha hecho del Sevilla un equipo indestructible en Europa y cierto golpe de fortuna.

Lee el artículo completo en AS.COM