Huffpost Spain

La explicación a los comentados gritos de Carolina Marín en sus partidos

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Carolina Marín, doble campeona de Europa y del mundo, se clasificó para las semifinales de bádminton de los Juegos después de barrer a la surcoreana Sung Ji Hyun por un contundente 21-12 y 21-16 en un partido que se prolongó 45 minutos.

Marín, que este martes hace justo un año que logró su segundo título mundial en Yakarta, doblegó a su rival con una exhibición de fuerza y precisión en el pabellón 4 de Ríocentro y espera oponente para las semifinales, que tendrá que disputar dentro de dos días.

La española empezó muy fuerte, rápida y precisa y llegó a ponerse con un 6-1 en cinco minutos, pero la asiática reaccionó para ajustar el marcador y colocarse a un punto (10-9) siete minutos después.

En las redes sociales, la palabra bádminton se convirtió en lo más comentado de la noche y muchos usuarios destacaron los feroces gritos que daba Marín cada vez que lograba un punto. En cambio, la surcoreana permanecía impasible ganase o perdiese, sin pronunciar palabra. Algunos criticaron a la española por ello al entenderlo como un desprecio al rival, mientras que otros aplaudieron el gesto al considerarlo una muestra de entusiasmo y fuerza.

Pero lo cierto es que esos gritos tienen una razón de ser, como explicó la propia Carolina Marín en 2013 en una entrevista con Diario Sur. "Siempre analizo a mi rival antes de jugar. Por ejemplo, a las chinas les influye mucho cuando les gritas porque ven que sigues ahí luchando, que no te rindes. Si no lo haces, piensan que estás apagada y se refuerzan", explicó. Quizá era también el caso de su rival de este martes, el surcoreana Sung Ji Hyun.

Close
Carolina Marín revalida su título de campeona mundial de bádminton
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Carolina Marín: "Las mujeres hemos dado el paso de ir a por nuestros objetivos"

- Carolina Marín revalida su corona europea

- La alegría de la campeona del mundo de bádminton, foto a foto