Huffpost Spain

Por qué nunca deberías dejarte puesto el bañador mojado

Publicado: Actualizado:
TANNED BODY
PeopleImages via Getty Images
Imprimir

Ah, los días de verano… Esa época del año en la que es perfectamente aceptable pasarse la jornada en bañador y a remojo.

No obstante, quedarse con el bañador mojado no es tan glamouroso como hacen creer las Kardashian. Y aunque hemos oído mil veces que llevar un bañador mojado durante demasiado tiempo puede provocar desde hongos hasta infecciones del tracto urinario, todo el mundo hace la vista gorda alguna vez.

"Los hongos y las bacterias proliferan en lugares húmedos y oscuros, como un bañador mojado o la ropa del gimnasio húmeda", explica a la edición estadounidense del HuffPost Alyssa Dweck, profesora clínica auxiliar, obstetra y ginecóloga en la Facultad de Medicina del Monte Sinaí. "Así que, si se es propenso a este tipo de infecciones [por hongos o bacterias], lo adecuado es quitarse el bañador mojado y cambiarlo por uno seco".

Por ejemplo, las mujeres que tienen un sistema inmune más débil, como las que padecen diabetes o las que toman determinados fármacos, tienen más probabilidades de contraer una infección por llevar un bañador mojado más tiempo del necesario.

A continuación se enumera una serie de razones por las que no hay que quedarse con el bañador mojado puesto:

1. Es el criadero de bacterias perfecto.

Así son las cosas: el interior de un bañador mojado está húmedo y calentito, así que, básicamente, es el caldo de cultivo perfecto para las bacterias.

Dentro del agua, el material del que está hecho el bañador tiende a absorber los componentes químicos y las bacterias que se encuentran en el agua de la piscina o del mar. Pero una vez fuera del agua tus partes íntimas están encerradas en el bañador junto con todas esas sustancias asquerosas. Esto puede desestabilizar el equilibrio de bacterias saludables de la vagina o introducir bacterias perjudiciales en la uretra, lo que puede producir varios problemas, como vaginitis e infecciones del tracto urinario.

Signos que indican que puedes tener algún problema: Los cambios en el flujo vaginal (mal olor o color grisáceo), los picores, la hinchazón o la irritación pueden ser síntomas de la vaginitis bacteriana. La necesidad constante de orinar, la sensación de ardor durante la micción, el dolor pélvico y la orina turbia son síntomas de las infecciones del tracto urinario.

Qué se puede hacer: Si tienes síntomas de vaginitis bacteriana, acude a tu médico para que te recete la medicación apropiada. Si tienes síntomas de padecer una infección del tracto urinario, Dweck recomienda avisar al médico de familia lo antes posible, beber muchos líquidos, consumir zumo de arándanos o suplementos vitamínicos y tomar algún fármaco que no necesite prescripción para aliviar el dolor de manera temporal.

2. Puede provocar la infección por cándida.

Como los hongos proliferan en ambientes cálidos y húmedos, la parte de abajo de un bañador mojado puede provocar la aparición de cándida en mujeres, especialmente en aquellas que ya la hayan tenido en otras ocasiones.

Las bacterias que quedan en el bañador pueden provocar un crecimiento excesivo de hongos en la vagina o en la vulva, según University Hospitals; lo que puede llevar a que se experimenten desagradables síntomas como el ardor, la irritación y el flujo vaginal con grumos.

Signos que indican que puedes tener algún problema: Si tienes candidiasis, es posible que experimentes estos síntomas: picor intenso (externo o interno), flujo vaginal blanco y espeso y con un olor distinto. Las mujeres que padecen diabetes o que toman ciertos medicamentos que controlan el sistema inmune son más propensas a coger esta infección, según Dweck.

Qué se puede hacer: Dweck recomienda combinar fármacos que no necesitan prescripción médica y cremas vaginales antifúngicas. Si los hongos no desaparecen, consulta a tu médico.

3. Puede provocar erupciones.

Has oído hablar del pie de atleta, ¿verdad? Bien, pues sentarse con un bañador mojado puede provocar una infección muy similar en los genitales denominada "tiña inguinal".

Si llevas el bañador mojado y entras en contacto con los hongos tipo moho llamados dermatofitos, estos pueden extenderse por la piel de la zona de los genitales, las ingles y el trasero, según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia y la Clínica Mayo. Su crecimiento produce erupciones y rojeces en forma de ronchas.

"Es muy similar a la infección por cándida porque también la provoca un hongo, aunque es un hongo de una cepa algo diferente", explica Dweck.

Incluso aunque no haya infección fúngica, las personas con la piel sensible tienen más probabilidades de que se les irrite la piel por llevar prendas mojadas. "A algunas mujeres se les irrita la piel debido a la humedad constante", aclara Dweck, "así que estarán más cómodas si se cambian el bañador mojado por uno seco".

Signos que indican que puedes tener algún problema: Los síntomas de la tiña inguinal incluyen desde erupciones en los pliegues de la parte alta del muslo hasta grietas en la zona de los genitales, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. También aparecen zonas enrojecidas, hinchadas y escamadas, en ocasiones supurantes, que producen picor y ronchas con la parte externa roja y la parte central del color de la piel.

Qué se puede hacer: Dweck recomienda utilizar cremas o polvos antifúngicos específicos para los genitales, que no necesiten prescripción médica. Si necesitas algún otro medicamento, contacta con el médico de cabecera para que te recete productos antifúngicos.

Ahora que ya conoces la cruda realidad, es el momento de pasar a la acción. Cámbiate el bañador mojado lo antes posible si no quieres arriesgarte a pasar unos días de incomodidad. Tu cuerpo te lo agradecerá.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Playas donde olvidarlo todo (hasta el bañador)

- ¿Tiene una niña pequeña que llevar bikini?

- Ocho datos curiosos que probablemente no sabías del bikini

- Cómo lavar el bañador: trucos para que no pierda color ni forma

- Bikini nuevo: los riesgos al probarte un bañador en la tienda

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.